Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La Liga Árabe es una representación de oportunidades desperdiciadas

Los miembros de la Liga Árabe posan para una foto durante la 28 Cumbre de la Liga Árabe en Amman, Jordan el 29 de marzo 2017 (Salah Malkawi / Agencia Anadolu)

Más de 20 de los hombres más poderosos del mundo se reúnen en Ammán para la cumbre anual de la Liga Árabe. En el papel, estos reyes, emires y dictadores tienen la autoridad de utilizar su influencia y sus miles de millones de dólares para ayudar al mundo árabe; y, de hecho, a todo el planeta. Sin embargo, las expectativas son bajas respecto a lo que se pueda conseguir en la capital jordana.

La incómoda verdad es que estos líderes autodenominados están demasiado ocupados preservando el futuro de sus dinastías como para preocuparse del caos en Oriente Medio, producido por sus amigos de Occidente. Es más, su propia negligencia lo ha empeorado.

Se culpa a estos líderes árabes de que, casi 70 años después desde la creación de Israel en su territorio, la mayoría de los palestinos aún vivan como refugiados, ya sea en campamentos miserables en los países vecinos y en los territorios ocupados o en la diáspora global. Mientras que estos líderes hacen poco más que publicar retórica sin sentido, Israel sigue robando terrenos palestinos y empujando agresivamente con programas ilegales de viviendas, mientras mantiene una de las ocupaciones militares más brutales del mundo.

Por supuesto, la “cuestión” palestina fue creada, más o menos, por Occidente, y es fácil señalar al culpable con el centésimo aniversario en noviembre de la infame Declaración Balfour británica. Sin embargo, el problema podría haber sido resuelto si la Liga Árabe tuviera unos fundamentos y hubiese estado preparada para defender a Palestina y a su pueblo con más que palabras. La organización y sus miembros tiene influencia como para ejercer el poder en Occidente, donde lo que importa es el dinero. Su innegable influencia podría cambiar las percepciones de Occidente si la Liga Árabe realmente quisiera conseguir la paz y la unidad en Oriente Medio.

Con la notable excepción de Qatar, los árabes líderes reunidos en Jordania consideran que la gestión de un país es un trabajo de por vida, ya que ninguno de ellos parece preparado para dejar pasar a talentos más jóvenes o permitir a su pueblo elegir a su líder mediante un proceso democrático abierto y justo. ¿Y dónde están las mujeres en posiciones de líder? Representan más de la mitad de la población regional y dieron a luz a la otra mitad, pero no están representadas en ningún nivel alto del gobierno. A menos que este círculo se rompa, tengo pocas esperanzas puestas en el progreso de Oriente Medio.

Además, mientras que los palestinos confíen en los donativos de la Liga Árabe, nunca se resolverá su futuro. No hay ninguna iniciativa o proyecto de paz sobre la mesa, y nada nuevo por parte del impopular presidente palestino, Mahmoud Abbas, que preside uno de los regímenes más corruptos de la región.

Si el pueblo palestino quiere cumplir su sueño de tener su propio Estado, tendrá que encontrar una manera de evitar el egoísmo de la Autoridad Palestina y de los oficiales de Fatah que la controlan. Además, si la Liga Árabe quiere hacer algo más que hablar, los líderes tendrán que preocuparse por los refugiados palestinos de sus países, tratándolos con respeto y compasión.

Al parecer, uno de los pocos temas a discutir en la cumbre de Amman es la lucha contra el terrorismo. Como hemos visto en Siria y Egipto, esto se suele utilizar como excusa para callar las voces disidentes con el fin de preservar el estatus quo. La realidad es que los líderes árabes nunca se pondrán de acuerdo sobre qué hacer respecto al Daesh hasta que varios de ellos dejen de financiar al grupo extremista.

Es una vergüenza decirlo, pero la última cumbre de la Liga Árabe no está yendo a ninguna parte y está haciendo aún menos. Como dijo una vez un diplomático israelí, “los árabes nunca desperdician una oportunidad de desperdiciar una oportunidad.” La cumbre de la Liga Árabe lo demuestra; la organización sólo representa oportunidades desperdiciadas.

Categorías
ÁfricaArabia SauditaArgeliaArtículosArtículos de OpiniónBahrainEgiptoEmiratos Árabes UnidosIrakJordánKuwaitLíbanoLibiaMarruecosMauritaniaOmánOriente MedioPalestinaQatarRegiónReportajes y AnálisisSiriaYemen

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines