Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Israel confirma al BDS como amenaza estratégica al arrestar a su cofundador

Omar Barghouti, el cofundador palestino del movimiento BDS, ha sido castigado con una prohibición de viajar de facto. El domingo, otro ministro israelí anunció que se creará un grupo de trabajo para "apuntar" a los activistas del BDS con ciudadanía extranjera y expulsarlos del país.

Ha pasado una semana desde que las autoridades israelíes arrestaron a Omar Baghouti, cofundador del movimiento de Boicot, Sanciones y Desinversiones (BDS) en Palestina. Su detención llega tras años de intimidación y amenazas por parte de varias agencias estatales. Si su objetivo es aislar y silenciar a Barghouti, su detención ha sido contraproducente. El BDS ya es un movimiento global de inspiración palestina que será imposible de detener.

Aunque el presidente israelí, Reuven Rivlin, describió el movimiento en Mayo de 2015 como una “amenaza estratégica”; cuando comenzó en Julio de 2005, los oficiales subestimaron la campaña, vista como un pobre intento de imitar el boicot internacional que fue fundamental para desmantelar el régimen de apartheid en Sudáfrica. Esa creencia despectiva ya no existe. El mero hecho de que el país esté gastando millones de dólares mensuales en recolectar datos y contrarrestar al BDS en el interior y el exterior del país, demuestra que ahora los israelíes se lo toman en serio.

“Al recurrir a tácticas de represión e intimidación, Israel está haciéndole mal a su propia causa. Sin quererlo, con estas medidas ha creado las condiciones perfectas para el crecimiento del BDS y para atraer partidarios de todo el mundo, ya que no se necesita mucho para convencer a personas de mente abierta acerca de la necesidad del BDS.”

Las políticas que niegan las libertades y derechos básicos son contrarias al sentido de la justicia de los seres humanos razonables.

Hoy en día, lo que motiva a los partidarios del BDS son los valores de igualdad y equidad, así como el reconocimiento de una humanidad compartida. Por eso encuentran tan repugnante que se niegue la plena igualdad a los ciudadanos palestinos de Israel; por eso piden el fin de la ocupación militar de los territorios palestinos ocupados en 1967; y por eso se preguntan por qué los palestinos expulsados por las milicias judías en 1948 no están autorizados a ejercer su derecho legal de regresar a su hogar. No es ninguna conspiración. Es un hecho reconocido internacionalmente.

La continua negación por parte de Israel de los derechos de los palestinos es lo que ha alimentado el movimiento BDS. En todos los continentes, las comunidades minoritarias y desfavorecidas, las iglesias, sindicatos y organizaciones por los derechos humanos apoyan esta campaña pacífica, ya que están convencidos de que ayuda a su propia preservación.

Atrás quedan los días en los que famosos, artistas y deportistas daban su apoyo incondicional a Israel. Hoy en día, este apoyo es condicional; sólo se dará cuando Israel respete la dignidad del pueblo palestino. Los famosos de hoy en día no pueden verse, bajo ninguna circunstancia, apoyando o legitimando abiertamente la discriminación, independientemente del autor. Simplemente no existe ninguna justificación legal o moral para cualquier tipo de discriminación, y menos aún la manifestación sancionada por el Estado que vemos en Israel.

Por muy cruel que suene, la detención de Omar Barghouti era inevitable; no por ninguna actividad criminal, sino por las amenazas contra él. El año pasado, Amnistía Internacional expresó su preocupación por su seguridad y libertad después de que varios ministros israelíes lanzaran amenazas contra Barghouti en una conferencia anti BDS celebrada en Jerusalén el 28 de marzo.

Una amenaza especialmente grotesca fue la del ministro de Transporte, Información y Energía Atómica, Yisrael Katz, que pidió que Israel llevara a cabo “eliminaciones civiles contra objetivos” de los líderes del BDS, con la ayuda de sus agencias de inteligencia asesinas. Amnistía dijo que el término aludía a “asesinatos selectivos”, término utilizado para describir la política de Israel de atacar a miembros de los grupos armados palestinos.

El Comité Nacional de BDS Palestino (BNC) no duda sobre el motivo de la detención de su cofundador; represión. El BNC señaló que la investigación actual no es coincidencia; ocurre tan sólo unas semanas antes de un viaje a Estados Unidos previsto por Barghouti para recibir el Premio Gandhi de la Paz, junto a Ralph Nader, en una ceremonia en la Universidad de Yale.

¿Se derrumbaría el movimiento BDS si Omar Barghouti fuera encarcelado o asesinado? Claro que no. Las similitudes políticas, legales y humanitarias entre la realidad palestina y la del apartheid de Sudáfrica son tan obvias que no pasarán desapercibidas en el mundo civilizado.

Hasta la fecha, ninguna de las medidas tomadas por Israel para combatir al BDS ha funcionado. Aunque prohíba a sus activistas entrar en Palestina, cree unidades especiales para desacreditar a los activistas, o los encarcele; todos son métodos que se usaron en Sudáfrica y que demostraron ser inadecuados e intrascendentes. Por el contrario, sólo consiguieron atraer más atención hacia la naturaleza injusta y criminal del sistema de apartheid.

Tenga la seguridad de que los resultados serán los mismos en Palestina, con o sin la presencia física y la labor de Omar Barghouti. Al convertirlo en una causa célebre, Israel ha demostrado que la campaña de Boicot, Desinversiones y Sanciones es realmente una amenaza estratégica.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestinaRegiónReportajes y AnálisisSudáfrica
Dr Daud Abdullah

El Dr. Daud Abdullah es el director de Middle East Monitor/Monitor de Oriente

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines