Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Morir de hambre para vivir: Las mujeres árabes hablan sobre los trastornos alimenticios

Muchas niñas y mujeres suelen verse obligadas a escuchar comentarios violentos sobre sí mismas y a lidiar con las secuelas mentales que ello conlleva, pero son ignoradas cuando sufren los resultados de esta presión.
[Santiago Alvarez/Flickr]

Durante mucho tiempo, los trastornos alimenticios han afectado a la vida de niñas y mujeres de todo el mundo. La idea de que una niña de 11 años se prive de comer a sí misma ya no es tan descabellada, sino más bien una triste realidad a la que se ven avocadas millones de personas. Sin embargo, en Oriente Medio, donde niñas y mujeres son rutinariamente cuestionadas por su peso y su apariencia en general, hay poca conciencia acerca de a lo que tienen que llegar estas mujeres para cumplir con los estándares de belleza de su sociedad.

La escasa cantidad de estudios sobre los trastornos alimenticios en Oriente Medio es sorprendentemente desproporcionada respecto al efecto real de estos trastornos en esta región. Como la mayoría de las enfermedades mentales, los trastornos alimenticios son considerados un tabú en las comunidades árabes. Sin embargo, la obsesión con el peso y la apariencia física de las chicas es un tema muy recurrente. Muchas niñas y mujeres suelen verse obligadas a escuchar comentarios violentos sobre sí mismas y a lidiar con las secuelas mentales que ello conlleva, pero son ignoradas cuando sufren los resultados de esta presión.

En 2013, un estudio de la Universidad Zayed en Emiratos Árabes Unidos reveló que el 75% de las chicas estudiantes están descontentas con su cuerpo, y casi un cuarto del total estaban en riesgo de desarrollar un trastorno. Los expertos que dirigieron el estudio culparon en gran parte a “los ideales y estándares de belleza occidentales.”

“Francamente, culpo a los estándares de belleza tanto occidentales como árabes”, dice Samira – no es su nombre real –, una ex paciente de trastornos alimenticios de Arabia Saudí que habló con MEMO.

“Cuando era más pequeña sufrí de un trastorno alimenticio causado por dos cosas: una fue mi repentina exposición a Hollywood tras haber sido monolingüe de árabe durante los primeros 13 años de mi vida. La segunda fue la mujer de mi hermano, una mujer muy árabe, sin ninguna influencia de Occidente, pero con una obsesión por la perfección”.

“Me intimidaba y me acosaba mucho acerca de mi cuerpo”, nos cuenta.

“La gente no entiende que los trastornos alimenticios son un problema psicológico, no sólo físico. Asumen que es una elección, lo cual es muy triste”, cuenta a MEMO Dana Al-Jawini, también de Arabia Saudí. Hace poco estalló en una entrevista tras la muerte de su hermana a los 22 años tras luchar contra la anorexia.

Métodos extremos

Los métodos extremos para perder peso se están haciendo cada vez más populares en el mundo árabe. Cada vez más mujeres recurren a procedimientos para perder peso, como sellarse la mandíbula para autoimpedirse masticar o inyectarse bótox en el estómago para engañar al cerebro para que piense que el estómago está lleno.

“Es muy seguro, e incluso puede usarse para mantener tu peso”, dice el doctor Nader Saab. Es uno de los cirujanos plásticos más famosos de Líbano, y está entre los principales instigadores de estos procedimientos. Incluso ha dicho en un vídeo publicitario que inyectarse bótox en el estómago no tiene “ningún efecto secundario.” Por supuesto, hizo estas declaraciones sin ningún respaldo científico.

El 74% de las mujeres encuestadas en Jordania han cambiado su modo de vida debido a su familia y a la presión de los medios de comunicación. Sin embargo, la anorexia y la bulimia siguen siendo muy comunes, sobre todo entre las adolescentes. Un estudio llevado a cabo en Jordania en 2014 en el que se encuestó a estudiantes de entre 18 y 27 años concluyo que el 71% se han saltado al menos una comida, y que el 86% cree que las mujeres jordanas están descontentas con su imagen. Un 72% cree que los trastornos alimenticios entre las mujeres son un problema en Jordania, sin embargo, tan sólo un 18% considera que está debidamente informada sobre dichos trastornos.

Las mujeres árabes se defienden

A pesar del patriarcado y los estigmas que rodean los trastornos alimenticios y la salud mental en general, las mujeres árabes se niegan a rendirse y siguen luchando para que se escuchen sus voces y se conozca su lucha.

“Sin duda, debemos ser francas”, dice Dana. Para ella, fue su experiencia personal la que le animó a dar un paso adelante. “No podía sentarme y callarme acerca de lo que le pasó a mi hermana, porque no quiero que le pase a nadie más.”

Dana está firmemente convencida de que el apoyo mutuo entre las mujeres remediará este problema.

“Si alguien ve que una amiga, una hermana o incluso una desconocida están pasando por algo así, creo que es nuestro deber, como mujeres árabes, ayudarla.”

Para Samira, lo que la inspiró para centrarse en la positividad respecto a su imagen fueron sus nuevas amigas. “Conocí a nuevas personas, hice nuevas amigas que me ayudaron a cambiar mi perspectiva respecto a lo que significa estar viva”, explicó.

“En general, en el mundo árabe se elogia la pérdida de peso y nadie se para a pensar en cómo y por qué alguien ha perdido peso”, añadió. “A medida que te curas, te das cuenta de que hay mucho más que una experiencia humana en todo esto.”

Sara Sherbaji, una activista por la salud mental natural de Emiratos Árabes, está trabajando con un equipo para establecer equipos de ayuda psicológica en el mundo árabe. Ella y su equipo están produciendo un documental acerca de la salud mental en la región, y consideran el tema de los trastornos alimenticios como una parte de un mayor estigma sobre la salud mental.

“Queremos establecer una plataforma que esté siempre disponible para apoyar a las personas con enfermedades mentales y ofrecer tanto información como vínculos con servicios profesionales. Ahora mismo estamos trabajando con un equipo de profesionales y una clínica establecida aquí para conseguirlo”, explica a MEMO.

Su equipo también está intentando iniciar una campaña de un año sobre de la salud mental en Emiratos Árabes Unidos, lo cual es algo relativamente nuevo. “Nuestra principal preocupación es que no se hacen muchas campañas en el país”, señala Sara. A pesar de todo, destaca el apoyo que ella ha recibido, y nos explica que uno de los principales medios de noticias en inglés de Emiratos les ha incluido varias veces en sus campañas.

Si bien sigue habiendo una larga batalla por delante para desestigmatizar la salud mental y los trastornos alimenticios en el mundo árabe, las mujeres árabes se niegan a callarse. Su espíritu de lucha se ve motivado por su amor a la justicia y la necesidad de sobreponerse a las barreras culturales, lo cual solo se puede lograr mediante la unidad. Apoyándose y escuchándose las unas a las otras, están provocando lenta pero eficazmente un cambio en sus comunidades.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- Estilo de vidaEmiratos Árabes UnidosJordánOriente MedioRegiónReportajes y Análisis