Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La denegación a solicitudes de asilo nuevo récord alemán

refugiados sirios que cruzan la frontera de Hungría y Austria en su camino hacia Alemania, 6 de septiembre de 2015 [Mstyslav Chernov / Wikipedia]

El año pasado, Alemania deportó a unos 800.000 inmigrantes, y esta cifra volverá a aumentar en 2017 a medida que la canciller Angela Merkel pretende volver a ganarse a los votantes conservadores antes de las elecciones de septiembre.

Peter Altmaier, jefe de personal de Merkel, contó al periódico Bild am Sonntag que casi la mitad de las solicitudes de los 700.000 inmigrantes fueron rechazadas en 2016, marcando un nuevo récord de deportaciones.

Para aplacar a los conservadores decepcionados por la decisión de Merkel en 2015 de abrir las fronteras alemanas a los refugiados, los líderes del partido Cristiano Demócrata (CDU) han intentado deportar a más inmigraciones cuyas aplicaciones se han rechazado o a extranjeros que hayan cometido crímenes.

Altmaier declaró que es importante devolver a estas personas a sus países rápidamente para mantener el apoyo público al sistema de asilo.

Alemania ha acogido a más de un millón de inmigrantes en los últimos 18 meses; la mayoría huyendo de la guerra en Siria, Irak y Afganistán.

Aquellos que busquen asilo tienen que demostrar que son realmente perseguidos en su país. Muchos solicitantes rechazados han podido quedarse temporalmente, una práctica con la que quieren acabar los conservadores de Merkel.

“El año pasado enviamos a su país a 80.000 inmigrantes cuyas solicitudes fueron rechazadas – es un récord”, dijo Altmaier. “Y la cifra aumentará. En 2016 hubo unas 700.000 solicitudes de asilo y se rechazaron casi 300.000. Enviaremos a estas personas a sus países rápidamente, ya que, si no lo hacemos, dañaremos nuestra credibilidad como Estado basado en las órdenes de la ley.”

Merkel ha sostenido siempre que el país ha de mantener sus puertas abiertas para aquellos que huyen de la persecución, mientras que su partido bávaro hermano, la Unión Social Cristiana (CSU), quiere establecer un tope de 200.000 refugiados al año.

Merkel ha rechazado esta cifra límite, y los dos partidos han sufrido una disminución de sus apoyos como resultado de sus disputas, poco antes de las elecciones del 24 de septiembre.

Una encuesta de Bild am Sonntag demostró que los Demócratas Socialistas (SPD) de centro-izquierda se anteponen al bloque conservador por primera vez desde 2006. Algunas encuestas sitúan al partido de extrema derecha y anti inmigrantes Alternativa para Alemania en tercera posición.

Altmaier contó que espera que el Parlamento, donde el SPD y los Verdes pueden bloquear el gobierno, se pongan de acuerdo rápidamente para cambiar el estatus de Túnez, Argelia y Marruecos para permitir que se produzcan rechazos automáticos de las solicitudes procedentes de estos países. También declaró que los solicitantes rechazados pueden establecerse con seguridad en algunas zonas de Afganistán.

Categorías
AlemaniaEuropa y RusiaNoticiasOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines