Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Se está acabando el idilio entre Al-Qaeda e Israel en Siria?

Soldado israelí con su equipo de combate completo [foto de archivo]

 Durante los últimos años, Israel ha mantenido una alianza táctica con los “rebeldes” de Al-Qaeda en la zona suroeste de Siria, conocida como Altos del Golán. Ha proporcionado apoyo logístico e incluso militar al grupo armado anteriormente conocido como Jabhat Al-Nusra, afiliado oficial de Al-Qaeda en Siria. En julio del año pasado, el grupo pasó a llamarse Jabhat Fateh Al-Sham (Frente para la Conquista de la Gran Siria), y declaró que había acabado con su alianza formal con la organización liderada por Ayman Al-Zawarhiri (la mano derecha de Osama Bin Laden).

A pesar de que este intento de inclinarse por el apoyo occidental convenciese a algunos de que se había producido un cambio genuino en el grupo, la alianza de Israel con Al-Qaeda en Siria es sólo un ejemplo de una mayor alianza de potencias occidentales con estos fundamentalistas religiosos, los mismos que atacaron Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001. En ambos casos – Israel y Occidente – se ha llevado a cabo una cínica estrategia de “dejarlos sufrir”, a medida que destruyen al gobierno sirio, al tiempo que no se preocupan en absolutos por los civiles sirios que se han visto encerrados en el conflicto.

En mayo del año pasado, Efraim Halevy, antiguo líder de Mossad, confirmó a Al-Jazeera la información que contienen los extensos archivos sobre la alianza. Admitió que Israel proporciona ayuda logística a Al-Qaeda en el Golán. Dicha ayuda llega en forma de tratamientos a militantes extremistas en un hospital del sector dominado por Israel en los Altos del Golán. Frente a la propaganda israelí acerca de sus supuestas “razones” humanitarias para estas acciones, los militantes de Al-Qaeda, una vez recuperados, vuelven a ser enviados a luchar en Siria.

Los soldados heridos de Hamás o de Hezbollah no son liberados de las prisiones israelíes de la misma manera. “Tenemos un trato diferente para ellos”, explicó Halevy.

Sin embargo, los soldados de Al-Qaeda son enviados desde las instalaciones militares israelíes a luchar en Siria. Esto sucede debido a que, a pesar de la ocasional retórica anti-Israel de varios líderes de Al-Qaeda – como Bin Laden -, el grupo nunca ha estado realmente en contra de Israel.

Como dijo Halevy en la entrevista con Al-Jazeera, “Que yo sepa, Al-Qaeda aún no ha atacado Israel”. Sin embargo, se vio obligado a admitir que existen ciertas consideraciones “tácticas” respecto a la alianza israelí con Al-Qaeda (aunque, por supuesto, no lo describió así).

La alianza táctica de Israel con Al-Qaeda en Siria ya está bien establecida y es admitida por los principales oficiales israelíes, pero se hace poco al respecto de lo que debería ser un gran escándalo para los medios de comunicación occidentales. Después de todo, muchas agencias de inteligencia occidentales están involucradas en asuntos similares, y la mayoría de los medios sirven a sus gobiernos respectivos.

Sin embargo, ahora parece que la alianza de Israel con las fuerzas violentas anti semitas, representadas por Jabhat Fateh Al-Sham, podría estar llegando a su fin. El romance se ve amenazado por un nuevo frente de la guerra siria.

El pasado domingo, Haaretz informó de que el régimen sirio ha iniciado una nueva ofensiva contra los grupos rebeldes del Golán, incluido Al-Qaeda, y que ha reestablecido el control en una zona al norte de la carretera noroeste que va de Al-Qunaitra (donde hay un cruce hasta el sector del Golán ocupado por Israel) a Damasco, la capital.

Según varias fuentes pro-régimen, Al-Qaeda ha respondido intentando recuperar las zonas controladas por el régimen cercanas al cruce que conduce a las bases militares israelíes. Según fuentes tanto pro-Israel como pro-gobierno sirio, así como por la AP, Israel bombardeó una posición del ejército sirio la noche del viernes. Cuando se trata del Golán, Israel parece estar actuando como la “fuerza aérea” de Al-Qaeda, como lleva diciendo el régimen sirio desde hace un tiempo.

El corresponsal de Haaretz que informó de lo sucedido el domingo lo resumió así: después de que Al-Qaeda entrase en el Golán hace varios años, Israel se dio cuenta enseguida de que había “ciertas ventajas en la nueva situación”, y aprovechó su presencia como amortiguador frente al ejército sirio y sus fuerzas aliadas, como Hezbollah o sus asesores militares iraníes.

La batalla por la zona aún continúa, pero, según un reciente informe de Reuters, “prácticamente cada noche, cuando está oscuro”, varios hombres llegan heridos desde Siria a hospitales israelíes, y después vuelven a ser enviados a luchar a través del cruce.

El informe afirma que los heridos son familias, y no dice nada acerca de soldados o militantes. Pero, dadas las admisiones de Halevy y demás oficiales israelíes, creo que tiene sentido suponer que ingresan a militantes de Al-Qaeda.

Los informes dicen que Israel no concede asilo a los sirios heridos, por lo que parece probable que los militantes vuelvan a ser enviados a Siria junto a los civiles. Por lo tanto, parece que el romance con Al-Qaeda aún no se ha acabado, y que Israel aún no ha renunciado a su socio en Siria. Sin embargo, este curioso matrimonio de conveniencia está seriamente amenazado.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónInquiryIsraelOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSiria
Asa Winstanley

Editor asociado con The Electronic Intifada, Asa Winstanley es un periodista de investigación que vive en Londres y que visita Palestina regularmente desde 2004

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba