Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Cientos de miles de londinenses se unen en contra de la prohibición contra los musulmanes

En la manifestación hablaron personalidades como Shami Chakrabati y la primera ministra Diane Abbot, a quienes apenas se oía por encima de la ruidosa muchedumbre.
Miles de personas se han reunido frente a 10 Downing Street en Londres esta noche para protestar contra la "islamofobia" del presidente estadounidense Donald Trump y el fracaso de Theresa May en condenar la medida [Jehan Alfarra / Monitor de Oriente]

Cientos de miles de personas se concentraron ayer en Downing Street para protestar por la represión del presidente estadounidense Donald Trump contra inmigrantes y refugiados, y por la invitación que se le ha ofrecido a visitar Reino Unido.

“Sin odio, sin miedo, aquí los refugiados son bienvenidos”, y “Theresa May, debería darte vergüenza” fueron los cánticos que se escucharon mientras la multitud llenaba la calle entre Whitehall y Trafalgar Square, acordonada por la policía.

Se organizaron manifestaciones en todo Reino Unido: Manchester, Glasgow, Cardiff, Leeds… Protestaban por la aprobación de Trump de la ley y para condenar los mediocres intentos de Theresa May de cuestionar las últimas órdenes de Trump.

“Hoy nos reunimos aquí para demostrar cuánta unidad hay en Londres”, contó un manifestante a MEMO. “Me alegra ver cuánta gente ha venido y ha mostrado sus emociones y su apoyo en este momento tan catastrófico de la historia.”

En la manifestación hablaron personas como Shami Chakrabati o la MP Diane Abbot, a quienes apenas se podía oír por encima de la ruidosa muchedumbre. “Donald Trump sólo lleva unos días como presidente, y mirad lo que está haciendo”, dijo Abbot. “Tenemos que evitar la islamofobia y no hacer de a los musulmanes el chivo expiatorio; tenemos que resistir, sea en Estados Unidos o aquí, en Reino Unido.”

El periodista Owen Jones organizó la protesta, llamada “Manifestación de emergencia contra la ley de Trump y la complicidad de Reino Unido” en las redes sociales, el día antes de celebrarse. La llamada a protestar tuvo un rápido éxito; más de 30.000 personas se mostraron interesadas en unirse a la protesta.

“Hoy decimos con determinación que no nos callaremos ante la injusticia, nos mantendremos fuertes y se escucharán nuestras voces”, dijo Jones ante una multitud de decenas de miles. “Nuestra primera ministra… es aliada del presidente más despreciado de la historia de Estados Unidos. Ella no sólo ha fallado a la hora de solidarizarse con los musulmanes del mundo; tampoco ha conseguido hablar por su país y defenderlo.”

La visita de la semana pasada de May a la Oficina Oval, destacada por su excesiva amistad con el presidente, ha sido duramente criticada, y la gente ha considerado sus acciones como una muestra de complicidad respecto a la prohibición de inmigrantes que afecta a los refugiados provenientes de países musulmanes como Irán, Irak, Siria, Libia, Somalia, Sudán y Yemen. May también fue muy cuestionada por su incapacidad de condenar los recientes comentarios de Trump acerca del uso de torturas en las operaciones contra el terrorismo.

Una petición en contra de la visita de Trump a Reino Unido ha reunido casi dos millones de firmas.

“Siento que es importante que yo esté aquí hoy para demostrar mi apoyo a mis compañeros musulmanes”, contó un manifestante musulmán a MEMO. “Mi familia ha vivido en EE.UU. toda su vida y cuentan con tarjetas verdes, pero, como son de Libia, no pueden volver. Es terrible como un solo hombre puede arruinar la vida de tanta gente.”

Las manifestaciones de Londres son parte de un gran movimiento de protesta que se extiende por Estados Unidos. Multitud de personas se congregaron en el aeropuerto de JFK, Nueva York, así como en los de Dalas, Tejas y San Francisco este fin de semana. La gente se congregó al enterarse de que las personas provenientes de los países señalados estaban siendo detenidos por las fuerzas de seguridad, cumpliendo con las órdenes de Trump.

Aquellos con tarjetas verdes o doble nacionalidad, lo que también afecta a los británicos, también fueron detenidos en los aeropuertos durante varias horas. Los abogados de inmigración trabajaron incansablemente para liberar a los retenidos.

“Si pasa algo así y nuestro gobierno no hace nada en contra, somos nosotros los que no vamos a ignorarlo, y no vamos simplemente a verlo pasar sin que se tenga en cuenta”, explicó un manifestante de Downing Street.

Un húngaro que llegó a Reino Unido hace tres años dijo que era importante acudir a la manifestación, ya que “si yo no protesto, ¿quién protestará por mí?”

Los hastags #MuslimBan (“prohibición a musulmanes”) #RefugeesWelcome (“refugiados bienvenidos”) y #NoBanNoWall (“no a la prohibición, no al muro”) fueron tendencia en las redes. Muchos usuarios compartieron imágenes, vídeos e historias sobre las protestas en todo el mundo. Los famosos también se han pronunciado en contra de la prohibición y han mostrado su apoyo en las redes y en plataformas públicas, así como varios líderes estatales, como Justin Trudeau, primer ministro canadiense, quien invitó a los refugiados a establecerse en Canadá.

@JustinTrudeau: A todos aquellos que huyen de la persecución, el terror y la guerra; los canadienses os recibiremos sea cual sea vuestra fe. La diversidad es nuestra fuerza. #BienvenidosACanadá

Sin embargo, las palabras de Trudeau fueron golpeadas cuando un terrorista de derechas, radicalizado por Trump y Marine Le Pen, atacó una mezquita el sábado, matando a seis personas e hiriendo a docenas en lo que Trudeau calificó de “ataque terrorista”.

“No queremos a Trump aquí, es un racista y está en contra de los musulmanes… No debería estar donde está”, explicó una manifestante a MEMO tras preguntarle por qué protestaba.

“Me disgustó mucho que nuestra primera ministra, Theresa May, viajase a Estados Unidos y no hablase de la prohibición contra los musulmanes”, explicó otra.

Entre los críticos con esta prohibición “no americana” se encuentran personas con historiales cuestionables: la ex secretaria de Estado de EE.UU, Madeleine Albright, twitteó que se registraría como musulmana en respuesta al registro de musulmanes que propone Trump. Sus declaraciones fueron rápidamente criticadas, ya que en 1997 dijo que la muerte de medio millón de niños iraquíes debidas a las sanciones de Estados Unidos “merecían la pena”.

Madeleine Albright (@madeleine): Me crie católica, me convertí en episcopal, y después descubrí que mi familia es judía. Estoy lista para registrarme como musulmana en #solidaridad.

Brian Chesky, uno de los fundadores de Airbnb, web de alquiler de alojamientos, también twitteó en contra de la prohibición, y afirmó que los alojamientos de la web estarán disponibles para refugiados de forma gratuita. Sin embargo, Airbnb fue criticado por permitir que varios alojamientos en asentamientos israelíes ilegales estuviesen incluidos en su web.

Brian Chesky (@bchesky): Airbnb ofrece alojamiento gratis a todo aquel a quien no permitan entrar en Estados Unidos. Manténganse alerta para más información y contacten conmigo si necesitan alojamiento urgente.

“Lo que está sucediendo en Estados Unidos es atroz”, declaró a MEMO un manifestante. “No podemos sentarnos y no hacer nada. Si lo único que podemos hacer es salir a las calles, es lo que debemos hacer.”

Categorías
Asia y AméricaNoticiasRegiónUSVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba