Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Egipto y la primavera árabe

Imagen de la revolución egipcia que tuvo lugar el 25 de enero de 2011 [Egipto es el regalo del Nilo / Facebook]

Por tercer año consecutivo, a las fuerzas revolucionarias de Egipto les preocupan las sospechosas diferencias internas que tienden a aparecer apenas semanas antes del aniversario de la revolución de enero de 2011. Es la temporada de peticiones por la renovación de la revolución, un momento que el gobierno post-revolución teme, por si acaso la gente se echa a las calles de nuevo.

Las diferencias entre las fuerzas de la oposición son la principal razón por la que el gobierno de Abdel Fattah Al-Sisi ha sobrevivido con cierta estabilidad y firmeza. Los últimos cuatro años, ha conseguido despojar a los egipcios de cualquier liderazgo popular eficaz, y ha fragmentado y dividido a las fuerzas de la oposición. Hay que tener en cuenta que estas mismas fuerzas lucharon juntas en la Plaza de Tahrir en 2011 hasta acabar con el régimen de Mubarak, antes de que la revolución colapsara y se convirtiese en lo que es hoy.

Los Hermanos Musulmanes son la principal de estas fuerzas, pero ya no cuentan con mucha fuerza; mientras que la izquierda, los sindicatos y las fuerzas populares también se han visto divididas. Cada año, varias personas tratan de unir a las fuerzas. Estos intentos suelen suceder a finales de cada año, pero, por alguna razón, suelen fracasar y ser superados por las diferencias. Mientras tanto, el pueblo no tiene ningún líder y ningún movimiento real de oposición del que depender, incluso aunque so objetivo no sea renovar la revolución o el activismo popular.

Todo el mundo sabe que los Hermanos Musulmanes son ahora más de una organización; cada una va por su cuenta. ¿Es una coincidencia que las diferencias internas de los Hermanos Musulmanes salgan a flote, se hagan públicas y sean consideradas por los medios ahora, pocas semanas antes del aniversario de la Revolución de enero? ¿Qué hay detrás de estas diferencias? ¿Cuál es el secreto de esta coincidencia? ¿Qué significa que un conflicto ocurra tres años consecutivos, en el mismo momento, cuando el portavoz de los Hermanos Musulmanes no declara nada más en todo el año? ¿Qué significan las disputas sobre las reuniones y decisiones de la Oficina de Orientación, si sabemos que los principales líderes están encarcelados? ¿Cuál es el objetivo de la oficina de gestión de conflictos siempre vuelve a surgir? ¿Cuál es el objetivo de la “Oficina del Extranjero Egipcio”, si ni siquiera pueden controlar a los egipcios del país?

Las diferencias dentro de los Hermanos Musulmanes no son lo único que preocupa a los egipcios y que frustran su revolución. Por ejemplo: ¿pretende la Iniciativa Washington unir a las facciones de la oposición? Apareció de pronto y desapareció así. ¿Qué pasó con sus diez cláusulas? ¿Dónde están los que redactaron esas cláusulas? ¿Qué pasó con la “Declaración de febrero” de los jóvenes, que apareció pocos meses antes que la Iniciativa Washington? Los jóvenes egipcios querían que esta declaración les uniese y acabase con el conflicto y la división, pero, a pesar de que consiguieron reunir a todos los grupos en la Plaza de Tahrir en 2011, ya no pueden promover una iniciativa que una a las distintas facciones. Tampoco pueden revivir el espíritu de unidad, aunque siempre habían sido un ejemplo de ello en el mundo árabe.

Aparte de los intentos de expulsar al gobierno y recuperar la revolución, las diferencias y conflictos entre las fuerzas políticas del país representan la mayor amenaza para Egipto y para su pueblo, ya que los principales grupos de la oposición son vitales para mantener al gobierno a raya. Es lo que hizo la oposición egipcia durante el mandato de Mubarak, protegiendo a su pueblo de aún más tiranía por parte del régimen. Sin embargo, hoy en día Egipto ya no cuenta con ninguna fuerza política capaz de salir a las calles.

Categorías
ÁfricaBlogsBlogs- PolíticaEgiptoRegión
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines