Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Cuidado con la "solución de dos Estados"

Mahmoud Abbás y Benjamin Netanyahu en Septiembre de 2010.

"El mañana será muy diferente... y este mañana está ya muy cerca". Esa fue la respuesta del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu a la recién concluida conferencia de París por la paz en Oriente Medio, que denunció como "fraudulenta".

El líder israelí ve conspiraciones en todas partes, incluso por parte de sus aliados más cercanos. El mes pasado, ya acusó al presidente Obama y al gobierno británico de estar detrás de la Resolución nº 2.334 del Consejo de Seguridad de la ONU, que condena las actividades de construcción de asentamientos de Israel en los Territorios Palestinos Ocupados. Esta colonización lleva siendo ilegal durante décadas, pero Netanyahu mira con indiferencia a la legalidad internacional.

Ahora, sin embargo, se ha vuelto contra los franceses. Al acoger la conferencia internacional, éstos han cruzado, bajo su propio riesgo, una línea roja. Netanyahu afirma que la conferencia fue "manipulada por los palestinos bajo los auspicios franceses para adoptar posturas anti-israelíes". Claramente el líder hebreo está depositando sus esperanzas en Donald Trump, que se convertirá en el 45º Presidente de los Estados Unidos de América al final de esta semana . Sus esperanzas están bien fundadas: Trump no sólo pidió al gobierno de Obama que vetara la votación del Consejo de Seguridad el mes pasado, sino que también prometió en uno de sus famosos tweets el 23 de diciembre que, "en cuanto a la ONU, las cosas serán diferentes después del 20 de enero".

Mientras diplomáticos gubernamentales y grupos de la sociedad civil de más de 70 países se reunían en París y afirmaban su oposición a la acción unilateral de cualquiera de los bandos, palestino o israelí, el presidente electo Trump ha dejado claro que tomará en consideración las demandas de Israel para que la embajada estadounidense sea trasladada a Jerusalén, desafiando el derecho internacional. Esto es un mal presagio para todos y cada uno de los actores políticos de la región.

Además, como se esperaba, la elección de Trump ha liberado un torrente de retórica extremista en los más altos niveles del gobierno israelí. Naftali Bennett, el ministro de Educación y líder del partido judío de extrema derecha, Israel Beitenu, "Israel es Nuestro Hogar", junto con otros líderes políticos, escribió al primer ministro israelí instándole a la anexión de Cisjordania (lo que ellos llaman "Judea y Samaria") y la fusión con Jordania de lo que quede de Palestina.

Su ambición es claramente convencer a Trump de aceptar la idea de que "Jordania es Palestina"; Esta novedad absurda no es nada nuevo. Es un esquema maquiavélico que ha estado en circulación durante mucho tiempo y que podría volver a aparecer con el nuevo presidente de Estados Unidos. Después de todo, hay un electorado pro-israelí en Washington que también aboga por esta idea. Elliott Abrams, por ejemplo, sirvió como asesor adjunto de seguridad nacional de George W. Bush; Él argumentaba así en la conclusión de su libro "Tested by Zion": "Si los palestinos de ambos lados del río Jordán se convencieron de que esta fórmula sería la mejor para proporcionar seguridad, así como un gobierno decente, legítimo y eficiente, el tabú desaparecería lentamente".

En consecuencia, si -de darse el caso- los funcionarios israelíes hablan de "dos estados" hoy, deben ser llamados a explicar en detalle exactamente lo que quieren decir con ello. Nada debe darse por sentado. Una vez que los asentamientos masivos de colonias de Cisjordania de Maale Adumim, Gush Etzion y Ariel se anexionen a Israel, como se propone ahora, sus tierras representarían el 9 % del territorio ocupado. Los otros asentamientos más pequeños alrededor de Jerusalén y el Valle del Jordán, de los cuales Israel también quiere mantener el control, representarían otro 38%. Así, en el mejor de los casos, lo más que los palestinos pueden incluso comenzar a esperar es el 54% por ciento de Cisjordania. En el caso de que esto sea lo que sucede, el "Estado de Palestina" independiente se convertiría así en un mero 11,8% de la Palestina histórica. Para poner esto en perspectiva, el Plan de Partición de la ONU de 1947, frecuentemente citado como la fuente internacional de la legitimidad de Israel, asignó el 46% de Palestina a un "Estado árabe" (aunque los árabes palestinos poseían el noventa y seis por ciento de la tierra). Piense en esto cuando Netanyahu insista en negar más "concesiones" a los palestinos.

Un Estado construido sobre menos del 12% de Palestina puede ser una solución, pero está claramente lejos de ser justo. Como tal, no lleva consigo ninguna promesa de paz o el fin del conflicto. No es de extrañar, por lo tanto, que la dirección del viaje se dirija ahora hacia un Estado federado Jordano-Palestino. Los palestinos y los jordanos, sin embargo, han rechazado esto al unísono, comprensiblemente, insisten que Jordania es Jordania y Palestina es Palestina.

Además, uno de los resultados fácilmente previsibles de tales maquinaciones es que la anexión de Cisjordania conduciría a la expulsión de más palestinos de sus tierras; así, la limpieza étnica de Israel contra la población indígena continuaría con rapidez. Parece que los israelíes quieren realizar su sueño de "Gran Israel" a expensas no sólo de los palestinos, sino también de los países vecinos.

Sin embargo, habría que hacer una pregunta a quienes esto puede parecer atractivo en Occidente, aquellos que respaldan a Israel incondicionalmente. Así como los políticos israelíes están exigiendo a la comunidad internacional que reconozca su conquista de Cisjordania, también están exigiendo un reconocimiento similar de su anexión de los Altos del Golán sirio. Entonces, ¿dónde terminará la ocupación israelí?

Dado su gusto por el espectáculo y su afinidad ideológica con el proyecto sionista, el Presidente Trump podría presionar y trasladar la embajada de Estados Unidos a Jerusalén, y respaldar la anexión del 46% de Cisjordania, forzando a los jordanos y palestinos a aceptar tal hecho consumado. Sin embargo, no debe dudar de que esto será contraproducente para Israel y sus aliados, ya que supondrá la anulación de todos los acuerdos con los palestinos, en particular los Acuerdos de Oslo.

Los palestinos y los jordanos tienen cartas fuertes que pueden usar para influir en su favor mientras Trump sopesa sus opciones. Hay llamamientos dentro de Fatah y de la OLP para retirar su reconocimiento de Israel, por ejemplo. Se pueden escuchar llamadas similares en Jordania para la derogación del Tratado de Paz de Wadi Araba con Israel. No es probable que se materialicen en un futuro próximo, pero tampoco es imposible si Israel continúa con su política temeraria.

Aquellos que todavía insisten en pedir una solución de dos Estados deben hacer una comprobación de los hechos y discernir exactamente qué es lo que están pidiendo. La noción de Netanyahu de "mañana" implicará problemas, pero no sólo para los palestinos; así que, cuidado con la "solución de dos Estados".

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaBlogs- PolíticaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónUS
Dr Daud Abdullah

El Dr. Daud Abdullah es el director de Middle East Monitor/Monitor de Oriente

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines