Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Irak, las mujeres y la guerra

Mujeres y niños refugiados ( foto de archivo)

La exposición a violencia continua, la ausencia de asistencia gubernamental y un tejido social que está fuera de control han hecho que las mujeres de Irak se enfrenten a algunas de las tasas de divorcios más altas del mundo, y además un número espantoso de ellas enviudan diariamente debido a la ofensiva del gobierno iraquí para tratar de recapturar Mosul de Daesh.

Como parte de una encuesta de seguridad alimentaria realizada por la Organización Central de Estadística (CSO) oficial iraquí, un informe mostró que casi dos millones de mujeres iraquíes estaban divorciadas o eran viudas.

El lunes, Abdulzahra Al-Hindawi, portavoz del Ministerio de Planificación iraquí, fue citado por Alkhaleej Online confirmándolo.

Al-Hindawi sugirió que este número podría ser significativamente mayor, ya que "la encuesta no incluyó las dos provincias de Ninawa y Anbar, así como varios distritos de Kirkuk y Salahuddin".

Las cuatro provincias mencionadas por el portavoz oficial son parte de las que han sido testigos de algunos de los enfrentamientos más intensos entre las tropas del gobierno iraquí respaldadas por Estados Unidos y los yihadistas aliados de los chiíes, por un lado, y los extremistas de Daesh por el otro.

En estas y otras áreas, los militantes chiíes que luchan bajo el paraguas de la organización paramilitar de las Fuerzas de Movilización Popular (PMF), la policía y el ejército, han cometido graves crímenes de guerra contra la mayoría de los civiles árabes suníes.

Un ejemplo de esto son los casi 640 hombres de Saqlawiyah secuestrados cerca de Faluya, que aún no han sido registrados al completo, después de que militantes respaldados por Irán los secuestraran el verano pasado durante una ofensiva del gobierno iraquí.

Aparte de los enfrentamientos militares y el terrorismo, Irak también está enfrentando el aumento de las tasas de violencia doméstica contra las mujeres. Las mujeres suelen estar en desventaja en Irak, y su estatus en la sociedad ha disminuido sustancialmente desde que la invasión liderada por Estados Unidos derrocase a Saddam Hussein en 2003.

El nepotismo desenfrenado, la corrupción y la mala gestión crónica han llevado a una economía iraquí que está sufriendo, particularmente con la drástica reducción de los precios del petróleo en los últimos años. Los problemas sociales relacionados con el desempleo y la pobreza han dado lugar a rupturas de matrimonios ya un aumento de la incidencia de la violencia contra la mujer.

Categorías
IrakNoticiasOriente MedioRegión

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines