Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El embajador israelí apoya la promesa de Trump de desplazar la embajada estadounidense a Jerusalén

Ron Dermer insistió en que desplazar la misión diplomática de EE.UU. sería "un gran paso hacia la paz".

El embajador israelí en Estados Unidos emitió el pasado martes un apasionado comunicado acerca de la promesa del presidente electo Donald Trump de desplazar la embajada estadounidense a Jerusalén, una medida que marcaría un antes y un después en la política exterior de EE.UU.

Ron Dermer, el enviado israelí a Washington, publicó el comunicado menos de una semana después de que Trump anunciase su decisión de nombrar embajador de Israel a David Friedman, un entusiasta pro-Israel que apoya la construcción de asentamientos judíos y el desplazamiento de la embajada en Tel Aviv.

En una fiesta de Hanukkah en la embajada israelí, Dermer insistió en que desplazar la misión diplomática de EE.UU. serían "un gran paso hacia la paz", en lugar de enfurecer al mundo árabe y otros aliados reales de la causa palestina, como han advertido los críticos con esta medida.

Tanto Israel y los palestinos, quienes quieren su propio Estado, declaran Jerusalén como su capital. Sucesivas administraciones de Estados Unidos han declarado que el estatus de la ciudad ha de negociarse. Si Trump cumple su promesa, pondría a prueba a décadas de política estadounidense y provocaría la condena internacional. Jerusalén es un lugar sagrado para judíos, musulmanes y cristianos.

Saeb Erekat, alto funcionario palestino, advirtió el viernes que desplazar la embajada a Jerusalén significaría la "destrucción total del proceso de paz." Las últimas conversaciones respaldadas por EEUU acerca del Estado palestino terminaron en 2014.

Sin mencionar a Trump o a su embajador designado, Dermer dijo que el traslado de la embajada "debería haber sucedido hace tiempo".

Entre las principales razones, dijo ante una audiencia que incluía diplomáticos extranjeros y líderes de comunidades judío-americanas: "Enviaría un firme mensaje contra la deslegitimación de Israel."

Dermer declaró que espera que el año que viene, cuando el nuevo embajador estadounidense encienda las tradicionales velas de Hanukkah en su embajada, lo haga en Jerusalén.

Los comentarios de Dermer parecían más apasionados que los realizados por el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu, quien prometió hace tiempo mantener a Jerusalén como la capital indivisa de Israel.

Netanyahu, quien mantuvo una frágil relación con el presidente Barack Obama, ha recibido alegremente la elección de Trump, pero parece estar esperando a ver qué políticas implementa.

Según varios informes, el primer ministro conservador se mostró complacido con el nombramiento de Friedman, un abogado y cercano amigo de Trump sin experiencia diplomática, y miembros de su gobierno de derechas también han aprobado su elección.

Friedman fue presidente de un grupo estadounidense que recaudó dinero para la construcción de un asentamiento, y ha defendido la anexión de Cisjordania a Israel, como hizo con Jerusalén oriental tras su ocupación en la guerra de Oriente Medio de 1967, algo no reconocido internacionalmente.

Activistas judío-americanos liberales se han opuesto rotundamente al nombramiento de Friedman, y están instando al senado estadounidense, controlado por los republicanos, a no confirmar su nominación.

Categorías
Asia y AméricaIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaUSVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines