Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Es el embajador de Israel en EE.UU. un teórico de la conspiración?

Frank Gaffney [getty]

Llamar a Frank Gaffney un hombre radical del movimiento neoconservador es un eufemismo. Como muchos neoconservadores, comenzó su carrera como ayudante en la oficina del senador demócrata Henry "Scoop" Jackson, quien póstumamente inspiró la nueva corriente británica de pensamiento islamófoba, la Henry Jackson Society.

Mientras trabajaba con un Jackson fervientemente anti-comunista, Gaffney conoció a otro empleado, Richard Perle, hombre de negocios y activista político que, indecentemente, se acabó beneficiando de la guerra de Irak. Juntos se fueron moviendo por Washington. Por aquel entonces, se ignoraba que la Unión Soviética soportaba protestas populares en Polonia, una cara y desastrosa guerra en Afganistán, y una economía en declive; mientras se extendían teorías conspiradoras sobre el control comunista de EE.UU. y la necesidad de programas de defensa militar carísimos para contrarrestar la amenaza comunista, que hacía tiempo que había desaparecido ya cuando Ronald Reagan se trasladó a la Casa Blanca.

Gaffney era excepcional a la hora de difundir esta clase de teorías de la conspiración. Al final, acabó como Subsecretario de Estado para la Defensa antes de que una conspiración - esta vez, real - se materializase en el Pentágono a finales de 1987, con el fin de expulsarle por su incompetencia y enagenaciones. Que te expulsasen de la administración de Reagan por ser agresivo y fanático de la guerra era todo un logro, pero, de algún modo, Gaffney se las arregló para conseguirlo

Ahora, con 63 años, Gaffney lleva desde 2001 inventándose el mismo tipo de teorías conspiranoicas sobre musulmanes como las que hacía antes de los comunistas. Una organización reconocida como experta en teorías conspiradoras acerca de minorías religiosas es la Liga Anti-Difamación, un organismo americano de vigilancia antisemita, que sería brillante de no ser por su creencia de que criticar a Israel es equivalente a ser antisemita.

Como era de esperar, Gaffney se toma la causa pro-Israel muy en serio, así que también sería de esperar que se tomase igual de en serio las declaraciones de la Liga, pero puede que no. La organización ha descrito en varias ocasiones a Gaffney como un "teórico de la conspiración" en un detallado perfil publicado a principios de noviembre. "Gaffney ha promulgado varias teorías conspiranoicas islamófobas durante varios años", dicta el perfil. Continúa, "Gaffney ha articulado una visión de la Quinta Columna Islámica en Estados Unidos... trabajando desde dentro para criticar el país”."Gaffney ha pasado por las teorías "birther", señalando que ha puesto en duda si Barack Obama "es un ciudadano nacido en los Estados Unidos." La Liga habló de cómo su programa de radio semanal - Secure Freedom Radio - se "dedicaba a propagar estas teorías."

Por lo tanto, es sorprendente que el embajador israelí en EE.UU., Ron Dermer - originario de un país fundado a raíz de las teorías de conspiración sobre judíos - estuviese la semana pasada completamente satisfecho con recibir un premio "Freedom Flame" por parte de la corriente de Gaffney, el Center for Security Policy; una organización dedicada a extender estas teorías sobre musulmanes.

Como diplomático, Dermer fue precavido al decir que el propio "Islam" no es una amenaza, el problema es el "Islam militante" (sea lo que sea eso). Elogió al dictador y asesino egipcio Abdel Fattah Al-Sisi; y habló de Gaffney como un "amigo leal de Israel"; el embajador le agradeció "habernos defendido". Este es Gaffney, el hombre que ridículamente cree que el nuevo emblema de la Agencia de Defensa de Misiles estadounidense se parece un poco a una media luna islámica, y que eso es prueba de la Quinta Columna Islámica, de la que es incapaz de dejar de hablar. Al aceptar este premio, el embajador israelí también parece un conspiranoico.

Dermer no ha alcanzado su tan codiciada posición en Washington después de hacer una carrera profesional en el ámbito diplomático; ha sido patrocinado por el primer ministro Benjamin Netanyahu. Bibi es, por supuesto, un loco de las teorías de la conspiración. Cree que el Holocausto no fue idea de Hitler, sino del Gran Mufti palestino de Jerusalén. Hay quien le apoya; los propagandistas de la organización americana CAMERA, que lo ven como su derecho a censurar a la prensa (incluso aquí, en Reino Unido) mediante acciones coordinadas de acoso a los medios; hace poco defendieron patéticamente esta negación ridícula del Holocausto.

En las últimas elecciones, Netanyahu también cree que hubo una conspiración "mundial" para desbancarle como primer ministro, que los medios internacionales se estaban aliando en su contra.

Hay un deprimente motivo histórico para todo esto. No tengo duda de que si Gaffney hubiese estado vivo en América o Europa antes de la II Guerra Mundial, los musulmanes no serían el objetivo de sus teorías, sino los judíos. En lugar de ser ultra islamófobo, sería un fanático antisemita. Así como siempre ha habido gente entusiasta de las amenazas comunistas, esta misma gente - la paranoica - fue entusiasta hace tiempo acerca de los judíos y su supuesta amenaza a la forma de vida americana. Puede que ahora Gaffney sea un amigo fiel de Israel, pero, ¿quién dice que un Gaffney de principios del siglo XX no hubiese sido un amigo fiel de Adolf Hitler?

Hay una buena razón para creerlo: dice las mismas mentiras acerca de los musulmanes que se decían de los judíos - que los musulmanes apoyan en masa el terrorismo, que los musulmanes en general son incapaces de "integrarse", y que los musulmanes están intentando infiltrarse en masa en los gobiernos occidentales. La historia se repite a sí misma. Es inaudito que Israel apoye la misma conspiración anti minorías religiosas cuando, de todos los países, debería ser el que más cuidado tuviese con ella. La mala noticia es que Gaffney vuelve a estar cerca del poder por primera vez desde la época de Reagan, como consejero informal de Donald Trump.

Fue alrededor del momento de su nombramiento cuando surgió la idea de un "registro musulmán". ¿Fue Gaffney el responsable de esta idea? Puede que nunca lo sepamos. Sin embargo, aún es una idea que se toma en serio. Además, si surgió de su mente retorcida, es, sin duda, una política que sugiere que Frank Gaffney, en efecto, hubiese sido muy bien recibido en Berlín allá por 1939.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaRegiónUS

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines