Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Palestina en 2030

Los niños palestinos trabajan en condiciones difíciles debido al embargo israelí sobre Gaza durante el Día Mundial de la Infancia, el 20 de noviembre de 2016 en la Ciudad de Gaza, Gaza [Ali Jadallah / Agencia Anadolu]

El Fondo de Población de las Naciones Unidas (FPNU) publicó hace algunos días un estudio muy importante titulado "El Cambio Demográfico de Palestina en 2030: Oportunidades de Desarrollo". Este estudio - que espero que lea todo interesado en la política, desarrollo y autoridad de Palestina - muestra los cambios demográficos actuales de Palestina y predicciones de cuál será la población en 2030 y 2050.

El estudio predice que la población de Cisjordania, incluyendo Jerusalén, pasará de los 4,7 millones de 2015 a 6,9 millones en 2030 y 9,5 millones o más en 2050. La sorpresa está en que se espera que la población en 2050 de la Franja de Gaza sea mayor que en Cisjordania: 4,8 millones en Gaza, comparados con los 4,7 millones de Cisjordania.

Si asumimos que la tasa de crecimiento de la población palestina en los territorios ocupados será la misma que en 1948, o incluso algo más baja; el número de palestinos en la Palestina histórica en 2030 no bajará de los 9 millones. Esto es significativo desde el punto de vista israelí: a pesar de trabajar día y noche para eliminar la idea de un Estado palestino, no habrá otra alternativa más que crear un único Estado democrático para todo el mundo entre el río Jordán y el mar Mediterráneo.

La cantidad por sí sola no es suficiente, ya que la calidad de la economía, el desarrollo y el empleo de la mano de obra disponible también son factores importantes. El estudio sugiere que no se dará ningún desarrollo hasta que la ocupación y los asentimientos israelíes desaparezcan y se logren la verdadera independencia y soberanía.

El crecimiento de la población determina la necesidad de desarrollo de los palestinos en tres áreas indispensables: salud, educación y encontrar oportunidades de empleo para la mano de obra joven. Esto supondrá que la mayor parte del desarrollo ha de centrarse en proyectos educativos y sanitarios, así como en crear empleo.

Quizá uno de los indicadores más importantes del estudio es la suposición de que la mano de obra crecerá más rápido que la población, especialmente gracias al aumento del porcentaje de mujeres con educación, que podrán trabajar. Este crecimiento de la mano de obra reducirá el nivel de dependencia, y es algo que todo los países del mundo esperan y que es un resultado de la juventud de la sociedad palestina. Esto significa que el porcentaje de personas capaces de producir crecerá y será, en última instancia, superior el número de aquellas que dependen de ellos.

Tal tesoro humano podría servir de empuje para el desarrollo humano y económico. Sin embargo, también podría convertirse en una catástrofe si no se ponen en marcha inmediatamente las políticas que garantizan la reducción de la tasa de desempleo y la creación de oportunidades de trabajo para los jóvenes educados en Cisjordania, Jerusalén y la Franja de Gaza.

Esto supone cambiar todas las políticas y presupuestos basados en el fomento del consumo y de los sectores no productivos como la construcción, los servicios al consumidor y las agencias gubernamentales; y, en su lugar, fomentar sectores que aumenten la estabilidad y creen empleos productivos, oportunidades que podrían aumentar para las próximas generaciones.

En 2030 contaremos con 400.000 universitarios, y no puedo imaginarme cómo las universidades podrán acogerlos a todos, o cómo sus familias podrán pagar su educación sin el "Fondo Nacional para la Ley de Educación Superior", que ha esperado su activación durante una década.

El número de estudiantes en la escuela llegará a los 2 millones. Imagínense la cantidad de escuelas que se necesitarán, teniendo en cuenta que también requeriremos de 32.000 profesores más, 23.000 solamente en la Franja de Gaza.

Según el estudio, actualmente contamos con 767 centros de atención sanitaria primaria, y necesitaremos 1.114 centros en 2030; en total, 350 centros más. Esto es lo que tienen que entender algunos oficiales, a los que les da igual la importancia de preservar y desarrollar los centros sanitarios existentes.

No podemos cumplir con las necesidades educativas y sanitarias, ni siquiera mantenerlas, sin la cooperación efectiva entre el gobierno y las instituciones sociales civiles.

Los indicadores más preocupantes del estudio son los crecientes niveles de pobreza en Jerusalén debidos a las restricciones de Israel y a la falta de políticas centradas en apoyar a los jerosolimitanos y en mejorar sus condiciones de vida.

En resumen, el estudio presenta cuatro puntos principales:

  • Israel ha fracasado, y seguirá haciéndolo, en su intento de eliminar la existencia palestina en Palestina.
  • Un desarrollo auténtico es imposible si no se acaba con los obstáculos políticos causados por Israel. Por lo tanto, la tarea de luchar por eliminar la ocupación y la persecución racial es un elemento clave para lograr el desarrollo.
  • Las políticas públicas han de cambiar rápidamente y centrarse en la sanidad y en la educación, así como en la creación de oportunidades de empleo.
  • Palestina cuenta con una mina de oro de potencial humano, pero esta mina podría convertirse en un desastre si no nos centramos inmediatamente en resolver el problema del desempleo que sufre la juventud educada en Cisjordania, Jerusalén y la Franja de Gaza.

 

Traducido de Arab48, 12 de diciembre de 2016

Categorías
Artículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestina

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines