Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

99 años desde la caída de Jerusalén

Poco después de que la Declaración de Balfour fuera firmada el 2 de noviembre de 1917, prometiendo el establecimiento de una patria judía en Palestina después de la Primera Guerra Mundial, las tropas británicas, encabezadas por el general Edmund Allenby, marcharon hacia Jerusalén

¿Que pasó?
Poco después de que la Declaración de Balfour fuera firmada el 2 de noviembre de 1917, prometiendo el establecimiento de una patria judía en Palestina después de la Primera Guerra Mundial, las tropas británicas, encabezadas por el general Edmund Allenby, marcharon hacia Jerusalén. La batalla por Jerusalén tuvo lugar durante la campaña del Imperio Británico por el Sínai y Palestina en contra el Imperio Otomano.

La caída de Jerusalén

Los otomanos entregaron Jerusalén a Gran Bretaña el 9 de diciembre de 1917. El ejército otomano retiró sus tropas y entregó la Ciudad Santa al mando británico con una carta del gobernador de la ciudad:

“Durante los últimos dos días, las bombas han estado lloviendo en Jerusalén, santo para todas las comunidades. Por lo tanto, el gobierno otomano, con el fin de proteger los lugares religiosos de la ruina y la destrucción, ha retirado sus fuerzas de la ciudad y ha encargado a los funcionarios que protejan los lugares religiosos como el Santo Sepulcro y la Mezquita de Al-Aqsa. Esperando que su futuro tratamiento también sea similar…”

Dos días más tarde, Allenby entró a la Ciudad Santa a pie a través de la puerta de Jaffa, convirtiéndose en el 34º conquistador de Jerusalén. La lucha comenzó el 17 de noviembre y continuó hasta el 30 de diciembre, tres semanas después de la rendición de Jerusalén.

A la entrada de Allenby, fue leída una proclamación declarando la ley marcial para toda Jerusalén en inglés, francés, árabe, hebreo, ruso y griego, en la cual Allenby aseguró al pueblo que Gran Bretaña no haría daño a Jerusalén, sus residentes o sus lugares sagrados.

“Puesto que su ciudad es considerada sagrada por los adherentes de tres de las grandes religiones de la humanidad y su suelo ha sido consagrado por las oraciones y peregrinaciones de multitudes de personas devotas de estas tres religiones durante siglos, les hago saber a ustedes que todo edificio sagrado, monumento, lugar santo, santuario, sitio tradicional, donación, legado piadoso o lugar de oración consuetudinario de cualquiera de las tres religiones será mantenido y protegido de acuerdo con las costumbres y creencias existentes de aquellos a cuya fe son sagrados”.

Allenby declaró que “las guerras de las Cruzadas están ahora terminadas”, y luego el Primer Ministro británico David Lloyd George, describió la captura de Jerusalén como “un regalo de Navidad para el pueblo británico”.

Categorías
Artículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaEuropa y RusiaOriente MedioPalestinaRegiónReino UnidoTurquíaVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba