Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Mientras las bombas caen en Alepo, el mundo calla

ESTAMBUL, TURQUÍA - 8 DE DICIEMBRE: Manifestantes tapan sus bocas con cintas negras mientras representan ponen una performance con muñecas pintadas de rojo, simbolizando los niños y bebés asesinados, durante una manifestación, condenando las masacres y ataques en Alepo de Siria sobre civiles durante la guerra civil. El 8 de diciembre 2016 delante del instituto secundaria de Galatasaray en la calle de Istiklal en Estambul, Turquía. (Berk Özkan - Agencia Anadolu)

"La lucha de los opositores contra el ejército sirio dentro de las murallas asediadas de Alepo proviene principalmente de milicianos nacidos del propio pueblo sirio, y no de combatientes extranjeros, como suele ser retratado en los medios de comunicación occidentales", según afirma un periodista atrapado en el lugar más peligroso del planeta. El neoyorquino Bilal Abdul Karim entró en Alepo hace cuatro meses durante una breve tregua en el asedio, pero su misión de tres días se ha extendido a cuatro meses; es imposible marcharse a menos que sea capaz de pasar desde los barrios controlados por la oposición hacia aquéllos en manos de las fuerzas gubernamentales sirias.

"Soy un negro con barba", me contaba. "No creo que durara mucho tiempo en manos del régimen". Abdul Karim se refería a los informes de la ONU que afirman que numerosos hombres desaparecieron durante la semana pasada después de cruzar hasta el territorio controlado por el gobierno.

El periodista fue muy contundente respecto al futuro. En una entrevista exclusiva concedida para conmemorar el Día de los Derechos Humanos, admitió: "Estamos viviendo tiempos oscuros, pero todavía hay oportunidades de que el bien prevalezca".

Aunque la situación parece estar en su fase final, ahora que las fuerzas del gobierno sirio han capturado alrededor del 85% de las zonas orientales de la ciudad que estaban en manos de los rebeldes en las últimas semanas, Abdul Karim cree que es vital que la gente en todo el mundo no se lleve a engaño con lo que está sucediendo sobre el terreno en Alepo. Aún quedan cerca de 300.000 sirios atrapados allí, explicó, pero sólo unos 10.500 de ellos decidieron abandonar la ciudad durante la pausa humanitaria del jueves pasado. El número de los que salieron la semana pasada ha sido confirmado por todas las partes, incluidos los funcionarios rusos y los observadores de la ONU; sin embargo, las estimaciones de los que quedan atrás varían entre 100.000 a 300.000.

"Si tantas personas deciden permanecer en una situación de asedio sin comida ni servicios básicos y prefieren enfrentarse a las bombas de barril, proyectiles y misiles", preguntó, "¿qué te dice eso del régimen de Bashar Al-Assad?" Nadie, insistió, se vio obligado a quedarse. "El hecho es que, de los que se fueron, cientos de hombres han desaparecido. Eso habla mucho de las actividades de las fuerzas gubernamentales sirias.

Los temores de Abdul Karim por la seguridad de los hombres que abandonaron el Alepo rebelde son los mismos de Rupert Colville, portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos: "Dado el terrible historial de detenciones arbitrarias, torturas y desapariciones forzosas por parte del gobierno sirio, estamos muy preocupados por el destino de estas personas". Colville ha recibido informes de que hombres entre 30 y 50 años de edad fueron separados de sus familias, mientras que otras personas desplazadas informaron que habían sido interrogadas y sus tarjetas de identidad confiscadas.

Otro mito que Abdul Karim está dispuesto a refutar es el hecho de que la presencia de combatientes extranjeros sea tan significativa como se dice. "He conocido a tres egipcios y a uno de Uzbekistán, pero la mayoría de los hombres que se interponen entre las fuerzas de Bashar Al-Assad y el pueblo de Alepo son hombres locales de Alepo, así como sirios del Ejército Sirio Libre".

Él mismo reconoció que no ha hablado con todos los combatientes sobre el terreno, pero asegura que ha tenido la oportunidad de conocer a mucha gente y cree que la amplia mayoría los rebeldes son locales. "Cuando los he entrevistado, señalan sus hogares o las calles donde vivían. Hay una narración establecida de que los rebeldes son combatientes extranjeros y que todos los combatientes son terroristas; eso simplemente no es cierto. Los únicos terroristas en Siria son Daesh y éstos no tienen una presencia significativa en Alepo".

Cuando Rusia entró la guerra el año pasado, Putin anunció que era para luchar contra Daesh, me recordó Abdul Karim . "Si ese es el caso, ¿por qué los rusos están bombardeando a los hombres, mujeres y niños de Alepo?" EE.UU., él cree, también han jugado su parte en la desinformación y piensa que está bastante claro que Washington está usando Daesh para tener una mayor presencia en la región. "¿Tan difícil sería para los aviones de guerra británicos y estadounidenses dejar caer alimentos y medicinas en Alepo?", se pregunta. "Si pueden lanzar bombas sobre Daesh, también podrían bombardearnos con ayuda humanitaria".

Durante la entrevista, se filtró la noticia sobre el activista de derechos humanos Peter Tatchell, que interrumpió un discurso pronunciado en Londres por el líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn. Mientras Corbyn empezaba a hablar sobre los derechos humanos, los manifestantes se pararon frente al podio y levantaron carteles pidiendo que se repartiera de inmediato la ayuda alimentaria en Siria. Tatchell ha criticado al líder de la oposición, así como al movimiento contra la guerra de Gran Bretaña por no hablar en voz alta contra Rusia, que está apoyando la brutal dictadura de Assad.

Mientras los otros manifestantes se paraban en silencio frente a Corbyn, Tatchell gritó: "Lo que está sucediendo en Alepo es un Guernica moderno. No hemos oído al líder del Partido Laborista alzar la voz lo suficiente para exigir que los aviones británicos dejen de asediar a civiles que están muriendo por miles".

La noticia de la protesta fue bienvenida en Alepo, dijo Abdul Karim. "Realmente aplaudo sus esfuerzos y estoy muy contento de que no haya guardado silencio en el Día de los Derechos Humanos sobre lo que está sucediendo en Siria. No estoy de acuerdo con todo lo que hace y dice, pero creo que las personas que tienen el coraje de defender a los oprimidos en todo el mundo merecen nuestro reconocimiento".

"Yo les pediría a las personas de izquierdas y a los movimientos contra la guerra esto: ¿Cómo pueden ustedes ser defensores de los derechos humanos si guardan silencio cuando Rusia manda aviones de guerra lanzando bombas y os oponéis a que otras potencias manden ayuda humanitaria y medicinas o al establecimiento de una zonas de exclusión aérea?"

Abdulkarim exhortó a otros activistas por la paz de todo el mundo a que defiendan al pueblo de Alepo y a toda Siria llevando a cabo protestas y manifestaciones fuera de las embajadas sirias, rusas y chinas y presionando a sus propios gobiernos para que apoyen y actúen en favor del pueblo de Alepo.

"China puede no tener una presencia material sobre el terreno, pero está bloqueando los intentos de imponer sanciones de la ONU y otras iniciativas útiles y significativas. Yo insto a la gente a comenzar a boicotear productos y bienes chinos. Que el coro de las voces se unan y aumenten el volumen para el pueblo de Alepo, Idlib y otras áreas de Siria".

El periodista de Nueva York descarta las conversaciones de paz entre Moscú y Washington: "¿Quién está negociando en nombre del pueblo sirio? Si los sirios no están dispuestos a aceptar un alto el fuego,¿crees que la mayoría de ellos aceptarían la continuidad de Bashar al-Assad en el poder? En Alepo hay sectores de la población que están hambrientos; sin comida ni agua y viviendo diariamente bajo el temor de bombas de cañón, cohetes e incluso ataques químicos, y sin embargo prefieren quedarse que abandonar las áreas controladas por los rebeldes".

Aunque la llegada inminente de Donald Trump en la Casa Blanca no inspira confianza en la posibilidad de encontrar una solución, concluyó, nadie estaba tampoco entusiasmado con Hillary Clinton. "Era como elegir entre lo malo y lo peor", asevera.

Justo cuando la entrevista con Bilal Abdul Karim estaba llegando su fin, también nos llegó una noticia de una iniciativa de Turquía de mandar convoy terrestre dirigido por Humanitarian Relief Foundation, conocido por sus siglas en turco, IHH. El convoy planea partir a las 11 de la mañana del 14 de diciembre desde Estambul con la participación de todas las áreas de Turquía, incluyendo Sakarya, Ankara, Konya, Kayseri y Kahramanmaraş. También habrá participación del extranjero. En su camino hacia Siria, explicó IHH, el convoy alentará las protestas locales contra el bombardeo de Alepo.

Está claro por la composición internacional de este convoy y la oposición masiva a lo que está sucediendo a sus hermanos en Alepo a través de las redes sociales que la gente común de todo el mundo quiere que sus gobiernos actúen ahora para salvar a los sirios inocentes de la muerte y la destrucción. La gran pregunta es, ¿por qué son tan reacios a actuar esos gobiernos -en particular en Estados Unidos y Europa?

*Bilal Abdul Karim es uno de los fundadores de On the Ground News("Noticias sobre el terreno"), un portal independiente de noticias establecido en Siria.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaChinaEuropa y RusiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisRusiaSiriaUS

La periodista y autora británica Yvonne Ridley ofrece análisis políticos sobre asuntos relacionados con el Oriente Medio, Asia y la Guerra Mundial contra el Terrorismo. Su trabajo ha aparecido en numerosas publicaciones de todo el mundo, de Oriente a Occidente, desde títulos tan diversos como The Washington Post hasta el Tehran Times y el Tripoli Post, obteniendo reconocimientos y premios en los Estados Unidos y el Reino Unido. Diez años trabajando para grandes títulos en Fleet Street amplió su ámbito de actuación a los medios electrónicos y de radiodifusión produciendo una serie de películas documentales sobre temas palestinos e internacionales desde Guantánamo a Libia y la Primavera Árabe.

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines