Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

MEMO entrevista al viceprimer ministro de Turquía, Numan Kurtulmus

El viceprimer ministro Numan Kurtulmus accedió a conceder una entrevista en exclusiva con MEMO la semana pasada en la Embajada de Turquía en Londres.

En un tiempo en el que Turquía se enfrenta a graves crisis internas e internacionales, se ha dicho mucho sobre su historial en relación con su conflictiva relación con la Unión Europea, su participación en la guerra civil siria o las percepciones occidentales de que en Turquía se está discriminando a la población kurda. Pero, ¿son ciertas estas percepciones que aparecen en la prensa con bastante frecuencia? ¿Cuál es la versión del gobierno turco?

Los detractores del gobierno conservador de Erdogan dicen que Turquía se está volviendo cada vez más autoritaria y transgrediendo las normas internacionales en materia de derechos humanos y democracia. Sin embargo, aquellos que defienden el punto de vista del gobierno turco apuntan a la doble moral y la hipocresía de Occidente, y el hecho de que Turquía no sólo es una democracia y economía líder en Oriente Medio, sino que también está jugando un rol fundamental en las cuestiones humanitarias más candentes, al acoger, como lo está haciendo, a más de tres millones de refugiados sirios que huyen de la violencia infligida por el régimen sirio del presidente Bashar Al-Assad y los diversos grupos terroristas que operan en el país, como Daesh o el Frente Al-Nusra.

Para aclarar algunas de estas cuestiones, el viceprimer ministro de Turquía Numan Kurtulmus accedió a conceder una entrevista en exclusiva con MEMO la semana pasada en la Embajada de Turquía en Londres.

Turquía, demasiado tiempo en la sala de espera de la UE

En los últimos meses, la Unión Europea (UE) y sus Estados miembros han emitido con frecuencia críticas acaloradas contra la deriva de Turquía, particularmente, contra la iniciada a raíz del fracasado intento de golpe de Estado del pasado mes de Julio. El golpe fracasado se ha relacionado con el movimiento Hizmet, liderado por Fethullah Gülen, un clérigo musulmán exiliado en los Estados Unidos y que está considerado "terrorista" por el Estado turco.

A principios de esta semana, el Parlamento Europeo votó a favor de aprobar una resolución no vinculante que instaba a la UE a congelar las negociaciones de adhesión con Ankara, alegando presuntos abusos y sugiriendo que Turquía está actuando de una manera incompatible con los valores europeos.

 

"Esta resolución es una decisión no vinculante... no tiene ninguna consecuencia política", recuerda Kurtulmus. "No es ni aceptable ni razonable, por lo que no tiene ningún valor desde la perspectiva turca".

Hablando sobre la percepción de la doble moral de la UE, el Viceprimer Ministro también se refirió al hecho de que la Unión había hecho muy poco en lo que respecta al cumplimiento de los acuerdos con Turquía, incluidas las conversaciones de adhesión que han estado en marcha durante décadas.

"Llevamos teniendo relaciones diplomáticas con la Unión Europea desde 1963", dijo Kurtulmus, lamentando el hecho de que Turquía "lleva en la sala de espera de la UE durante demasiado tiempo".

Hay un sentimiento de decepción palpable en el hecho de que la relación de décadas entre Turquía y la UE no es vista como algo que valga la pena mantener por los Estados europeos, que dan a Turquía la impresión de que se consideran superiores, mientras que a Turquía siempre se le intenta dejar en una posición suplicante y subordinada, indica el ministro turco.

Kurtulmus lamenta que la buena fe de Turquía rara vez haya sido respetada y creída por los líderes europeos en sus acuerdos: "Siempre vimos el doble rostro (...) de los políticos europeos [algo que] refleja el doble estándar de la Unión Europea".

Uno de los acuerdos entre ambas partes que ha obtenido mayor cobertura internacional fue el tratado alcanzado a principios de este año con respecto a la crisis de migrantes y refugiados en Europa. Según los términos del acuerdo, Turquía supervisaría mejor sus fronteras terrestres y marítimas, para lo cual recibiría asistencia financiera, también para atender a los millones de refugiados sirios que viven en su territorio.

El acuerdo ha sido tildado de exitoso en lo que respecta al control de la migración masiva a Europa. Sin embargo, Turquía siente que la UE ha renegado de sus promesas, y por lo tanto ha violado los términos del acuerdo.

"Como todo el mundo sabe, Turquía constituye una barrera para la inmigración ilegal procedente de Asia, Oriente Medio o África del Norte (...) en realidad Turquía es una especie de protector para (...) la Unión Europea", explica Kurtulmus.

"Hicimos un pacto con la UE y acordamos (...) la liberalización de los visados a países europeos para los ciudadanos turcos y simultáneamente [impedir] la inmigración ilegal desde Turquía a [Europa]. Cumplimos con nuestras responsabilidades, pero lamentablemente la parte europea no cumplió las suyas".

El riesgo de las promesas incumplidas y la ira que la resolución de la UE ha generado en Turquía podría ser grave. El presidente Recep Tayyip Erdogan ha reaccionado a la votación amenazando con abrir las puertas a los inmigrantes y refugiados para que inunden Europa, lo que sugiere que la UE debe hacer más para respetar a su vecino turco, si no quiere arriesgarse a sufrir las consecuencias de estos desencuentros.

Alepo, una situación de emergencia

Pasando al tema de los refugiados sirios, Numan Kurtulmus quiso referirse a Siria y a la tragedia humana en curso allí.

Desde 2011, el régimen de Assad ha estado reprimiendo brutalmente a la población siria en el contexto de guerra civil abierto en el país. En las últimas semanas resulta de particular preocupación la ciudad de Alepo, cuyo barrio oriental, en manos de la oposición, ha sido bombardeado durante meses por el régimen de Assad.

"El pueblo de Alepo [vive en] una situación de emergencia humanitaria", dijo Kurtulmus, destacando el hecho de que la escasez de suministros va camino de causar una auténtica catástrofe. "Necesitan ayuda humanitaria, alimentos, suministros sanitarios y medicinas".

Turquía también estará trabajando en coordinación con su antiguo enemigo, Rusia, para entregar estos suministros. "Estamos trabajando con los rusos para proporcionar ayuda humanitaria al pueblo de Alepo muy pronto (...) estamos dispuestos a cooperar con los rusos para proporcionar esta ayuda a la gente de Alepo".

Rusia es uno de los principales valedores internacionales del presidente sirio Bashar Al-Assad, y ha sido acusada de "crímenes de guerra" por Estados Unidos tras bombardear contra objetivos civiles a lo largo y ancho de Siria en su proclamada guerra contra el "terrorismo".

En declaraciones sobre cómo la propia intervención militar de Turquía en Siria, denominada "Escudo del Eufrates", podría contribuir al alivio de la situación de los civiles en la sitiada ciudad norteña de Siria, Kurtulmus negó categóricamente que su país tenga la intención de hacerse con el control de partes de Alepo en la actualidad.

"Esta operación militar no tiene como objetivo asegurar algunas partes de Alepo. Esa es otra cuestión".

"La operación está funcionando muy bien, tal y como estaba planeado al comienzo de la misma", asegura Kurtulmus a MEMO. Entonces, ¿qué espera lograr Turquía con la Operación "Escudo del Eúfrates"?

"Los objetivos principales de esta operación militar turca son [limpiar] 5.000 kilómetros cuadrados [de territorio] de organizaciones terroristas, a saber de Daesh y el PYD (o "Unidades de Protección Popular", la guerrilla independentista kurda). Estados Unidos prometió a Turquía obligar a las fuerzas del PYD a mantenerse al este del Éufrates, así que nuestro objetivo es [despejar] esta tierra de Daesh y del PYD ".

Turquía considera al PYD sirio como una organización hermana del Partido de los Trabajadores del Kurdistán, más conocido por sus siglas en kurdo, PKK. El PKK tiene una larga trayectoria de insurgencia armada en las regiones kurdas de Turquía, luchando para establecer un Estado kurdo independiente. El PKK ha sido designado como "organización terrorista" por Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea, ya que l aorganización ha venido empleando una estrategia de confrontación armada que ha ocasionado la muerte de miles de personas, muchas de ellas civiles, en las últimas décadas.

Turquía es "el mayor Estado kurdo del mundo"

A pesar de las actividades del PKK, la mayor parte del oprobio de los medios de comunicación occidentales ha recaído sobre los hombros de Turquía, algo que el viceprimer ministro turco considera "injusto". Los medios de comunicación y el establishment político en Occidente sufren del "mal de la doble moral", según Kurtulmus.

Recordando las estadísticas que indican que la mayoría de los kurdos que viven en Turquía tienden a votar por el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP por sus siglas en turco, el partido de Erdogan), Kurtulmus va más allá y cree que Turquía es, de hecho, el "Estado kurdo más grande del mundo".

"No estamos en contra del pueblo kurdo y tampoco estamos en contra de los kurdos del norte de Siria o Irak", aseveró el reputado político para tranquilizar al mundo respecto a las intenciones de Turquía, añadiendo: "En realidad, Turquía es el Estado kurdo más grande en el mundo."

Según Kurtulmus, Turquía no combate a los kurdos como pueblo, sino contra las "organizaciones terroristas" como el PKK. De hecho, el gobierno turco goza de buenas relaciones comerciales y políticas con el Gobierno Regional de Kurdistán iraquí, encabezado por Masoud Barzani, un antiguo guerrillero kurdo que ha dado el paso a la política.

Sin embargo, Turquía está preocupada por el hecho de que el PKK y el PYD estén tratando de establecer una "nueva entidad territorial autónoma" en el norte de Siria, algo que Ankara percibe como una entidad potencialmente racista dirigida por militantes "etno-nacionalistas".

Kurtulmus dijo a MEMO que su gobierno se oponía a la creación "de un nuevo territorio en el norte de Siria bajo la bandera y dirección del PYD (...) Kurdos, turcos, turcomanos, árabes y otros pueblos han convivido juntos durante muchos siglos en la región, y así debe continuar".

Al señalar que los militantes del PYD y otros militantes kurdos podrían pretender llevar a cabo una limpieza étnica en ciertas áreas, según ha denunciado Amnistía Internacional, Kurtulmus concluye diciendo:

"Nuestra principal objetivo es preservar los derechos de los diferentes grupos étnicos y religiosos de la región (...) la gente debe poder vivir en su patria (...) Nuestra principal responsabilidad como país vecino es proporcionar un ambiente pacífico para los diferentes grupos étnicos y religiosos de la región"

Categorías
EntrevistasEUEuropa y RusiaIrakOrganizaciones InternacionalesOriente MedioRegiónSiriaTurquíaVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines