Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

De racismo e incendios en Palestina

Sólo hay un grupo de personas en la Palestina ocupada con un largo historial de quemar personas, tierras y animales; y no son los palestinos.
Aviones de bomberos israelíes tratan de extinguir el fuego en un bosque, tras la ola de incendios que asola a Israel y Palestina. (Muammar Awad/ Agencia Anadolu)

Independientemente de si Netanyahu, su gobierno y los jefes de las agencias de seguridad de Israel han dicho la verdad sobre la causa de los cientos de incendios forestales que recorren estos días de norte a sur el país, y su acusación de que los árabes residentes en Israel son los responsables de estos incendios provocados, deberían dimitir. En cuatro días, cientos de incendios han asolado todo el país. Según las declaraciones oficiales, no había información previa sobre ninguno de ellos; todos los fuegos, al parecer, aparecieron por sorpresa.

Resulta obvio que para poder organizar tantos episodios simultáneos de incendios intencionales, debe haber una preparación anticipada durante meses, tal vez incluso años, en la que cientos de personas participen en completo secreto. Los lugares tendrían que ser determinados; éstos no deberían tener cámaras de vigilancia; y debieron hacerse numerosas visitas preparatorias. Mientras todo esto se hacía, otras personas habrían tenido que preparar los materiales inflamables, y su transporte hacia y desde los sitios tendría que haber estado así mismo bien organizado. Entonces, por supuesto, alguien tendría que encender los fuegos. Todo ello habría tenido que hacerse bajo un liderazgo fuertemente coordinado para llevar a cabo una operación de tal envergadura.

La dirección del operativo habría tenido que esperar a que se dieran las condiciones climáticas ideales y luego ordenar el inicio de la operación. Así, los que participaron atacarían primero la localidad de Zikhron Ya’akov desde varios puntos. Después de esto, tendrían que cambiar sus objetivos y pasar a otras áreas con el fin de agotar y confundir al servicio de bomberos.

Entonces, se habrían dado instrucciones para encender fuegos a través de la ciudad de Haifa, comenzando con un intento de quemar los camiones de bomberos de la ciudad, y después moverse a los distintos barrios y comenzar los incendios allí. Los pirómanos habrían tenido que observar la dirección de los vientos para dirigir los fuegos contra las áreas adecuadas.

Las siguientes instrucciones serían regresar a las afueras de Jerusalén para prenderles fuego una vez más, luego dirigirse a los asentamientos de Cisjordania, y después a Hebrón. Los organizadores, mientras tanto, seguirían emitiendo sus órdenes e instrucciones.

El establecimiento de una organización de estas características y la preparación de las operaciones de incendios masivos, ejecutadas por cientos de personas coordinadas, fue -según lo que nos quieren hacer creer Netanyahu y sus compinches-, realizada en completo secreto, burlando totalmente a los servicios de inteligencia israelíes. Los miembros de la organización trabajaron aparentemente como fantasmas y lograron engañar a las agencias de seguridad israelíes mientras llevaban a cabo el peor episodio de incendios simultáneos de la historia del país. El éxito de la operación es el completo y absoluto fracaso del gobierno y la inteligencia israelíes, que fueron sorprendidos por las operaciones y permanecen indefensos y desconcertados.

Si el escenario que Netanyahu y su gobierno describen es cierto, entonces éste es su mayor fracaso y el mayor escándalo para Israel desde la Guerra de Yom Kuppur de 1973. Como tal, el primer ministro y los jefes de todas las agencias de seguridad y de inteligencia deberían renunciar a sus cargos.

Por otra parte, si el escenario no es cierto y lo que ha pasado no se trata de una cadena de ataques incendiarios sistemáticos, entonces el gobierno de Netanyahu también debería dimitir, porque la campaña fascista de criminalización que ha lanzado contra los ciudadanos árabes ha llegado hasta el punto de la incitación al asesinato en discursos oficiales. El gobierno ha asegurado a los judíos israelíes que los árabes están tratando de quemarles vivos en sus hogares. Esta peligrosa propaganda es similar a la que usaron los nazis en Europa hace ochenta años para propagar el odio y el deseo de venganza. Los ministros israelíes describen los acontecimientos como una “intifada de incendios intencionados” realizada por aquellos que no aman al país y no tienen relación con él. Además, los ministros del gabinete se comprometen a imponer los castigos más duros a los “terroristas” responsables de los incendios, y amenazan con revocar sus derechos de ciudadanía y residencia.

Sin embargo, esta ola de incendios no ha afectado exclusivamente a las localidades judías. Por el contrario, éstos se han producido sobre todo cerca de las ciudades árabes de Galilea, el triángulo norte (las localidades de mayoría árabe del norte de Israel)  y la Cisjordania ocupada. Cuando los incendios se encienden cerca de las ciudades árabes éstos reciben poca o ninguna cobertura mediática; y es que esto es algo que sólo se produce cuando el fuego amenaza las áreas judías, como si la propiedad y la vida árabes no valieran nada.

El gobierno israelí es experto en aprovechar las oportunidades que se le presenten para incitar al odio contra los ciudadanos árabes. Lo hace con el fin de desviar la atención de los crímenes que comete contra ellos, incluyendo la demolición de aldeas en los valles del Néguev y del Jordán, así como la aprobación de legislación neofascista, como la ley para prohibir la llamada a la oración musulmana o la legalización del robo de tierras privadas. Así, los papeles parecen invertirse, afirmando que los judíos israelíes son las víctimas, inocentes perseguidos por los palestinos que quieren quemarles vivos, y por lo tanto, piden la ayuda del mundo civilizado para hacer frente a estos actos inhumanos.

Cuando quede claro para todo el mundo que esta propaganda es falsa y que no hay organización secreta alguna que haya planeado el incendio del país, y que todo lo dicho por Netanyahu y su gobierno proviene de su propia imaginación colectiva enferma, entonces también tendrían que dimitir.

Para terminar, recordemos otros ataques incendiarios ocurridos en el pasado reciente, a los que nadie se está refiriendo en estos días. ¿Recuerdan los ataques que mataron a Mohammad Abu Khdeir y a la familia Dawabsheh, y destruyeron sus olivos? ¿Y los incendios provocados en la Mezquita Al-Aqsa, la Mezquita de Toba, la ciudad de  Umm Al-Fahm o la Iglesia de Tabgha? Las únicas personas que recuerdan estos ataques son los rabinos que afirmaron que el incendio fue un castigo divino por la decisión de evacuar el asentamiento ilegal de Amona.

Los aviones que estos días arrojan agua sobre los incendios forestales nos recuerdan a otros aviones muy similares que hace poco rociaban a los beduinos y sus cultivos con pesticidas químicos tóxicos para obligarlos a abandonar sus tierras. Las montañas de humo negro nos recuerdan lo que el ejército israelí está haciendo en el norte del valle del Jordán, donde los soldados queman lo que llaman “reservas naturales” para impedir que los palestinos pastoreen su ganado allí; además de que el ejército está matando ciervos, conejos y pájaros en este proceso.

Sólo hay un grupo de personas en la Palestina ocupada con un largo historial de quemar personas, tierras y animales; y no son los palestinos. Por lo tanto, Netanyahu y su gobierno deben detener ya la retórica racista.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaIsraelOriente MedioPalestina
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines