Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Tortura en Túnez: ‘Su objetivo era asegurarse de que los presos quedaban mentalmente trastornados’

Basma Balie en una audiencia de la Comisión de Verdad y Dignidad de Túnez [image: ictj.org]

La luchadora Tunecina Basma Balia dio su testimonio en una audiencia organizada para las víctimas del régimen despótico de Túnez. Éste se  considera como uno de los muchos pasos hacia la transición a la justicia, seis años después de la revolución que puso fin al gobierno de Zine El Abidine Ben Ali.

Balie, quien también fue testigo de la tortura sufrida por los militantes Rached Al-Shmakhi y Faisal Barakat, cuya sangre fue obligada a limpiar después de su asesinato bajo tortura.

Señaló que, cuando tenía 17 años, empezó a militar por el bienestar social y el trabajo islámico y se unió al movimiento Ennahda. Fue entonces cuando comentó a enfrentarse a varios problemas y a sufrir tribulaciones de parte de la policía secreta y política, que no paraba de interrogarla.

Explicó que fue detenida en su casa, en el distrito de Nabbe, en 1987. Fue torturada física y emocionalmente (golpeada, abusada verbalmente e insultada), además de torturar a sus compañeros y abusar de ellos.

En 1991, fue víctima de abuso de las agencias de seguridad debido a sus actividades políticas. Usaron a su hermana como peón para presionarla para entregarse a las autoridades. Al hacerlo, la sacaron de la capital, donde se estaba escondiendo, y la llevaron a su lugar de nacimiento en un viaje que describió como un “trayecto de humillación, insultos y abuso”, el viaje más largo de su vida.

Dentro de los cuarteles de la División de Búsqueda e Inspección del infame distrito de Nable, que fue testigo de la muerte de muchas personas bajo la tortura; fue donde estuvo detenida junto a sus hermanas sin ninguna orden jurídica durante más de dos meses. Fue torturada, humillada y acosada. También la amenazaron con violarla y fue obligada a limpiar las sábanas empapadas de sangre que cubrían a los detenidos. Pasó un año entero detenida por estar involucrada en un partido ilegal y por distribuir folletos.

Después de su tiempo detenida, en el que también fue detenido su hermano, que fue condenado a cuatro años de prisión; fue liberada sólo para ser sometida a una observación administrativa durante un periodo superior a 10 años, aunque la sentencia emitida contra ella no incluía este castigo.

Al ser perseguidas y detenidas, ella y sus hermanas ,la gente se alejó de ellas por miedo a ser detenidos. Por esta razón, ni ella ni su hermana pudieron casarse.

Con los ojos llenos de lágrmias, Basma dijo: “Cada día me destroza no haber podido cumplir mi sueño de convertirme en madre, al igual que haber perdido a mi padre, que murió sólo un día antes de que yo saliese de prisión; y mi madre, que murió de un derrame cerebral causado por la presión y el acoso diario al que se sometía a mi familia”.

Basma y su familia también fueron objeto de difamación y estigmatización. Según las conclusiones de la Comisión por la Verdad y la Dignidad, varios testigos han confirmado que los habitantes del distrito de Bouzelfa cotilleaban que había sido violada.

Ella y sus hermanos y hermanos no se casaron, y se les negó la renovación de sus pasaportes y sus carnets de identidad.

Varios observadores y expertos han declarado que los islamistas eran contenidos en celdas asignadas homosexuales, que les acosaban sexualmente. Las condiciones que sufrían eran más brutales que aquellas de las que informaban los medios mundiales acerca de la cárcel de Abu Gharaib (en Irak).

También dijeron que uno de los detenidos, llamado Sami, sufrió un ataque nervioso agudo debido a esto, y fue trasladado a un centro médico en el que un doctor le aplicó una solución química en sus genitales en un intento de castrarlo. Un enfermero intervino, advirtiendo al doctor que eso podría matarlo. El doctor le gritó: “¿Y qué? Déjalo estar. ¿Por qué querría seguir viviendo?”

Según testigos y observadores, el objetivo de la administración de la cárcel era que los detenidos fuesen progresivamente abandonando la prisión o trastornados mentalmente o sufriendo araques nerviosos que podrían causar la pérdida de la capacidad de llevar una vida normal o de asesinar su espíritu de masculinidad, determinación y afán de participar en actividades públicas en el futuro.

Traducido de Arabi21, 20 de noviembre de 2016.

Categorías
ÁfricaArgeliaNoticiasRegión
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines