Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Kurdos, la guerra continúa

Sykes-Picot, el origen del mal

El desarrollo de los acontecimientos en Oriente Medio viene siguiendo una trayectoria dramática desde hace cientos de años. El último detonante ha sido la denominada “primavera árabe” que ha arrastrado a Siria, Irak y Yemen, entre otros países, a una guerra internacional disfrazada de guerra civil. Esta guerra, en la cual todas las potencias regionales y mundiales han tomado parte, ha supuesto que millones de refugiados hayan abarrotado el Mediterráneo y los Balcanes hasta llegar al corazón de Europa. Los “yihadistas” han destruido el patrimonio, las infraestructuras y los Estados pero, si bien éstos se pueden arreglar con expertos, dinero y material, además han destruido algo más importante: el frágil equilibrio intercomunitario en esta delicada región del mundo.

Los kurdos son un pueblo que vive repartido, después del tratado de Sykes-Picot de 1916 por le que se trazaron las fronteras de los actuales países de Oriente Medio, entre los Estados-nación de Turquía, Irán, Irak y Siria. Un pueblo distribuido en cuatro países sin poseer Estado propio, en el que han florecido las tendencias independentistas. Durante muchos años, el grupo armado kurdo PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán) ha atentado en Turquía, así como durante muchos años los Peshmergas kurdo-iraquíes lucharon contra el gobierno panarabista de Bagdad, pero nunca lograron sus objetivos.

Hoy, el autodenominado Estado Islámico, el enemigo más tenaz que al que los kurdos hayan hecho frente nunca, ha resultado, paradójicamente, ser su gran aliado, ya que luchando contra ellos han mostrado al mundo su causa, como por ejemplo durante el sitio de Kobane, que demostró su tenacidad y valor frente al terrorismo internacional. Han logrado apoyos, redes de contacto internacional, financiación, armamento y el mejor entrenamiento para los soldados, la guerra.

Hoy Daesh, que sigue dando sus coletazos en Alepo y en Mosul, sabe que tiene las horas contadas y, por eso, están haciendo las maletas para asentarse en un sitio menos conflictivo que Oriente Medio desde dónde poder llevar a cabo sus macrabos proyectos, y los kurdos están heredando la fuente del conflicto.

Los distintos gobiernos implicados -turco, sirio o iraquí- de hecho, han fantaseado con la posibilidad de que los kurdos se debilitasen haciendo frente a las distintas facciones yihadistas, por lo que se han realizado acusaciones contra estos Estados de haberles dejado solos frente a aquéllos o incluso haber arrojado a los terroristas contra ellos.

Ahora los kurdos están fuertes y tienen el apoyo de Israel, pecado mortal para la opinión pública en el mundo islámico, por lo que no ha sido casualidad que hayan volado las balas entre kurdos y árabes sirios, kurdos y árabes iraquíes, o kurdos y turcos . Todos saben que la derrota del Daesh hará que las zonas kurdas liberadas no sean reintegradas en los países a los que pertenecían, sino que, probablemente, se constituyan como zonas independientes y eso Bagdad, Ankara y Damasco no lo van a tolerar, de modo que, lamentablemente, parece que aún queda mucha guerra por librar en Oriente Medio.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEscritores InvitadosEuropa y RusiaOriente Medio
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines