Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El día que se le arrebató el poder

El 11 de noviembre llegó; el día que llamaron a la gente a salir a las calles en una revolución llamada la “Revolución de los Desfavorecidos”. Nadie sabe qué fuerza llamó a esta revolución, especialmente desde que todos los partidos y poderes nacionales lo negaron. Esto sólo ha hecho aumentar las sospechas de que la inteligencia está detrás de ella, evidenciado por el hecho de que el gobierno no era consciente de esta llamada y aumentó la libra egipcia y subió el precio de la gasolina, lo que causó el aumento de los precios de las materias primas. Algunos también han confirmado que el gobierno lo hizo para cazar a los rebeldes y retirarlos de las calles, frustrando al pueblo, y enviando el mensaje de que será inútil protestar contra la subida de los precios impuestas por las fuerzas que extienden su poder en Egipto. Este día fue precedido por una campaña de arresto generalizada, vehículos blindados fueron enviados a cerrar las plazas, y consiguieron provocar un estado de terror e intimidación entre la gente.

Los Hermanos Musulmanes emitieron una declaración anunciando que se lanzarían a las calles ese día, y si no fuese por la presencia de las ‘fuerzas políticas’ en el terreno, este día habría estado vacío, ya que los desfavorecidos y los pobres no se presentaron. ¡Fue como si no hubiese más personas pobres en Egipto, y todo el mundo se hubiese hecho rico de repente! Todas las fuerzas políticas desaparecieron, todos los portavoces de izquierdas que dicen defender a los pobres se callaron, y toda la juventud desapareció y en su lugar publicó en Facebook y Twitter.

Los Hermanos Musulmanes confirmaron que fueron la única fuerza en el terreno, y que no pueden ser ignorados o excluidos de la ecuación política de Egipto, y que, de hecho, son los que salvaron este día con su gran participación. Sus juventudes, hombres y mujeres, demostraron que son héroes que no temen a la muerte, que más bien se enfrentan a la muerte con el pecho desnudo.

Este día no se salvó de la detención de algunos jóvenes, y el día terminó de una manera que no cumplió los deseos de la gente sentada en su casa mirando los sucesos del día en la televisión. No se atrevieron a salir a las calles, y, en su lugar, esperaron que los rebeldes recuperasen sus calles. Deseaban que el movimiento revolucionario continuase en las calles hasta el derrocamiento del golpe, como pasó el 25 de enero. Olvidaron o ignoraron el hecho de que la Revolución del 25 de enero incluyó a todas las fuerzas revolucionarias del espectro, desde el extremo derecho al izquierdo. Todos estaban unidos, musulmanes y cristianos, y por eso fue un éxito. No hay ninguna manera de reproducir esta revolución, dada la actual fragmentación de las fuerzas revolucionarias y las acusaciones entre ellas. Una le dice a la otra que les vendió a Raba, mientras que la otra responde que ellos les vendieron en el incidente de Mohammed Mahmoud y en el de el Consejo de Ministros.

En resumen, el golpe logró profundizar la división entre ellas empleando la política de división y conquista. Este golpe opresor sólo puede ser enfrentado si superamos nuestras diferencias, vendamos nuestras heridas y olvidamos el doloroso pasado. Esto es lo que han estado intentando durante años varias figuras políticas, pero, desgraciadamente, no han conseguido curar las heridas del pasado.

Aunque el 11/11 no dio los frutos deseados ni el efecto que esperábamos, actuó como un nuevo punto de partida que renovó el movimiento popular después de un largo periodo de ociosidad. Además, todos los medios internacionales hablaron acerca de este tema y, aún más importante, los sucesos del día encendieron una chispa de miedo en el gobierno. Esto fue evidente debido al hecho de que el ejército y sus tanques fueron desplegados en las calles en grandes cantidades, lo que expuso a Al-Sisi y sus élites al mundo entero, y reveló la fragilidad de su gobierno. Quizás esto es suficiente como para considerar este día un éxito, aunque no todo lo que esperábamos se consiguiese. Aún así, las revoluciones tienen una serie de olas, y podemos considerar que esta fue una de ellas.

Categorías
ÁfricaArtículos de OpiniónBlogsBlogs- PolíticaEgiptoReportajes y Análisis
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines