Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Lieberman: “La próxima guerra en Gaza será la última”

El ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, ha advertido que la próxima guera en Gaza será la última, en una entrevista con el periódico Al-Quds.

La entrevista en sí ha sido objeto de críticas, algunos palestinos han dicho que el periódico no debería haber concedido a Lieberman una plataforma para exponer sus puntos de vista.

Lieberman ha afirmado que “no tenemos ninguna intención de iniciar una guerra con nuestros vecinos en la Franja de Gaza, Cisjordania, Líbano y Siria”. Sin embargo, agregó, “las intenciones de la Franja de Gaza, son, al igual que las de los iraníes, eliminar al Estado de Israel “.

Continuó: “Incluso aunque no tengamos la intención de tomar la iniciativa en un nuevo conflicto con ellos en la Franja de Gaza, si se involucran en una nueva guerra contra Israel, será la guerra final para ellos. Quiero reiterar que será la guerra final para ellos, porque los vamos a destruir por completo”.

La amplia entrevista abarcó una variedad de temas, incluyendo la visión de Lieberman para un acuerdo permanente con los palestinos.

Lieberman aseguró que ha “adoptado la solución de dos estados y, personalmente, soy receptivo a esta solución”, pero que “el problema radica en la dirección palestina”. Y agregó: “Yo no creo en la ocupación inteligente y creo que es mejor para los dos pueblos separarse”.

Abundando en lo que quiere decir con una solución de dos estados, Lieberman dijo que “cree que el principio del derecho no es la tierra de la paz; yo prefiero el intercambio de tierras y habitantes”. En concreto, Lieberman declaró que los principales asentamientos ilegales como “Ma’ale Adumim, Givat Zeev, Gush Etzion y Ariel “serán parte de Israel” en “cualquier tipo de solución”.

Mientras tanto, si Lieberman tiene su solución, los ciudadanos palestinos de Israel en áreas como Umm el-Fahm se encontrarán dentro de un futuro Estado palestino; estas “personas se definen a sí mismos como palestinos” por lo que “habrá que dejarles ser palestinos”, dijo. “Habrá dos hogares nacionales”, afirmó Lieberman, “uno judío y otro palestino, y no un estado palestino y un estado binacional”.

A la luz del hecho de que “es difícil convencer a los palestinos e israelíes para aceptar un acuerdo final”, Lieberman cree que “el primer paso para convencer a la gente de que esto es posible se puede resumir en mejorar la grave situación de la economía y luchar contra el desempleo, la pobreza y la frustración de los palestinos”.

Los israelíes, por su parte, “hay que garantizar la seguridad, sin terrorismo y derramamientos de sangre durante un período específico de tiempo”. Para Lieberman, solo después de “tres años de progreso económico serio para los palestinos y tres años sin el terrorismo y las víctimas israelíes será posible confiar”.

Lieberman, él mismo, un colono de Cisjordania, dijo al periódico: “Tengo muchos vecinos palestinos y hablo con la gente común, como los agricultores, y no con los líderes políticos”.

En los últimos cuatro meses, me encontré con un gran número de palestinos, especialmente hombres de negocios, y eran agradables nuestras reuniones. Me atreví a preguntarles sobre el mayor obstáculo para el desarrollo de su economía, y me dijeron abiertamente que Abu Mazen, Mahmoud Abbas, y los que le rodean son el mayor obstáculo para su economía”.

Lieberman dijo a Al-Quds que hay una necesidad de “empezar desde cero”, y por lo tanto “hay que construir primero la confianza entre ambas partes, no entre los líderes, sino entre las personas”. Y agregó: “El problema es que hay hay confianza entre las dos personas, y una relación entre los líderes por sí sola no es suficiente. Necesitamos más seguridad y los palestinos necesitan más lujo”.

Refiriéndose a la Franja de Gaza, Lieberman dijo que Israel está “dispuesto a aprobar los proyectos de Turquía para la electricidad, el agua, la desalinización, y la destilación.” El “problema”, según el ministro de Defensa “, es que Hamás ha recibido cientos de millones de dólares cuando llegaron al poder y, en lugar de invertir en una planta de energía e infraestructura para el agua invirtieron en armas”.

Cuando se le preguntó si él está dispuesto a hablar con Hamás, Lieberman respondió: “No puedo hablar con alguien que hace una declaración cada día hablando con odio, amenazando con destruir y borrar a Israel del mapa,etc.” Es curioso tales excusas en la boca de un ministro de un país cuyos cimientos son el genocidio y la expulsión.

Añadió que “antes de que Hamás tomase el control, Gaza estaba abierta”, y que “hubo un cruce seguro entre Gaza y Judea y Samaria (Cisjordania)”. Este señor parece no entender que ni Samaria, ni Judea son israelíes,sino legítimamente palestinas. Lieberman continuó su alegato irracional: “cuando veamos que se detienen los túneles y cohetes, estamos dispuestos a abrir las zonas industriales en Erez y Karni. También estamos dispuestos a invertir en el puerto y el aeropuerto”.

En cuánto a los acontecimientos regionales, Lieberman declaró “no tenemos peticiones o demandas de nuestros vecinos. Dimos Sinaí a Egipto, tenemos un tratado de paz con Jordania, y tenemos relaciones diplomáticas con el Líbano, y no tenemos ninguna demanda más”.

Y agregó: “La primavera árabe o invierno árabe ha cambiado completamente la situación en el mundo árabe, y nosotros no tenemos nada que ver con esto. El 99% de todas las víctimas y los derramamientos de sangre se están produciendo entre los propios musulmanes, y no con los israelíes”. Con estás afirmaciones delató a su país y los que se hacen llamar musulmanes (Daesh) entre ellos, ambos terroristas, se protengen y no se atacan.

Categorías
IsraelNoticiasOriente MedioPalestina
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines