Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El legado de Obama en el mundo árabe

Con el mandato del presidente estadounidense Barack Obama llegando a su fin, muchos han comenzado a hablar de su legado y el debate está comenzando a crecer. Sus partidarios tienen mucho que decir acerca de sus logros nacionales, empezando por su sistema de salud, que salvó a unos 46 millones de estadounidenses de las garras de la muerte y el abandono.

También hablan de cómo rescató a la economía de la crisis de las hipotecas y la forma en que redujo la tasa de desempleo, desde la noche en que asumió el cargo con un 9%, a menos del 6%  en la actualidad.

Sin embargo, cuando se trata de evaluar su política exterior, especialmente en relación con el mundo árabe, las justificaciones comienzan. Algunos dicen que el presidente “comenzó como Carter y terminó como Nixon”, lo cual significa que Obama comenzó su mandato promocionando la difusión de la democracia y la protección de los derechos humanos, pero que la situación en la región y el fracaso de las revoluciones árabes, tan cerca de alcanzar sus metas deseadas, le llevaron a terminar finalmente como Maquiavelo.

Esto es lo que ocurrió con Nixon, que puso los intereses de seguridad de Estados Unidos antes de cualquier otra cosa, incluso si eso significaba sacrificar la democracia y el apoyo a los golpes militares, como el de Chile, cuando la inteligencia estadounidense patrocinó el derrocamiento del gobierno electo de Salvador Allende para permitir la dictadura de Augusto Pinochet.

El problema con esta comparación es que no sólo no funciona como justificación debido a la diferencia en las circunstancias y la falta de similitudes, sino que tampoco es exacta y se basa en la falta de memoria. Desde el primer día, Obama ha adoptado una política exterior en la que sólo tiene en cuenta los intereses de Estados Unidos, como se ve por su administración, por lo tanto, Obama no dudó en enterrar las aspiraciones democráticas de los pueblos de la región y aplastar sus sueños de una vida digna cuando esto contradecía a sus intereses.

De hecho, en realidad esto sucedió mucho antes de  las revoluciones de la primavera árabe. Debido al hecho de que quería cooperar con Irán, con el fin de lograr una  estabilidad relativa en Irak que le permitiera mantener su promesa electoral de retirar las tropas del país para el año 2011, Obama se negó a apoyar la revolución verde que estalló en junio 2009, en protesta por la presunta manipulación de las elecciones a favor del presidente Mahmud Ahmadineyad. En ese momento, Obama observó, en llamativo silencio, cómo el Basij y los combatientes Pasdaran aplastaron el movimiento de protesta, llevando sus representantes a la cárcel, incluyendo a Mir-Hossein Mousavi y Mehdi Karroubi, que aún se encuentran bajo arresto domiciliario.

Por la misma razón, al año siguiente, Obama sacrificaba los resultados del “proceso democrático” en Irak y en cambio apoyaba la misión iraní para restaurar Nouri Al-Maliki en el poder. Esto a pesar de que la coalición del Estado de Derecho, liderada por Al-Maliki, perdió las elecciones de marzo de 2010 contra la lista iraquí Ayad Allawi, dirigida por Obama, que no se limitó a tratar de complacer a Irán con su apoyo a la permanencia de Al-Maliki. En cambio, presionó a las fuerzas regionales que se opusieron a esta opción para cambiar su rol. No permitió el regreso del embajador estadounidense a Damasco hasta que el régimen sirio acordó poner fin a su oposición a Al-Maliki, quien había acusado a Damasco de ser responsable de los atentados del “miércoles sangriento” el 19 de agosto de 2009. Obama también pidió que el Consejo de seguridad  creara un tribunal especial para juzgar a los responsables por dichos “delitos”.

En este contexto, la primavera árabe fue una sorpresa desagradable para la administración del presidente Obama. Esto no es sólo porque amenazaba la tranquilidad que esta administración trató de imponer a la región en preparación para retirarse de la zona, sino también debido a las revoluciones, se llevó a un “mal estado” otros acuerdos regionales de la administración. Al presidente Obama se le pidió que tomase una posición clara sobre las revoluciones árabes, y esto se hizo cada vez más difícil, ya que la primavera árabe se movió de un país a otro.

Túnez fue la más fácil de sus paradas, ya que es pequeño y no tiene muchos intereses principales, pero se puso más difícil en Egipto. A pesar de esto, la eliminación de Hosni Mubarak no era un riesgo grave porque el ejército tomó las riendas. En Libia nadie, aparte de posiblemente los rusos, derramó ninguna lágrima por la partida de Muamar el Gadafi. El verdadero desafío estaba en Siria, donde la verdadera posición del presidente Obama en el proceso de transformación democrática en la región árabe se hizo evidente. Fue en este punto que Obama parecío estar interesado en no enfadar a Irán, incluso si eso llevaba a hacer desaparecer del mapa a Siria, incluso después de completar el proceso de retirada de las tropas de Irak. Esto se debe a que el proceso de acordar una solución al programa nuclear iraní se había relegado a un segundo plano, a fuego lento, en Omán.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIrakIránLibiaOriente MedioRegiónReportajes y AnálisisSiriaTúnezUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines