Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El general libio Haftar busca asesoría en los servicios de inteligencia de Al-Sisi

El general libio Khalifa Belqasim Haftar.

El general retirado Khalifa Haftar ha revelado que se mantiene en contacto con las autoridades egipcias bajo el liderazgo del presidente golpista Abdel Fattah Al-Sisi. Durante estos contactos, él recibió informes de inteligencia del régimen egipcio. Estas informaciones fueron reveladas el lunes en una entrevista en El Cairo con el periódico gubernamental Al-Ahram.

“Nosotros tratamos con Egipto en un alto perfil, con un alto grado de transparencia y claridad”, declaró el general, quien, pese a estar “retirado” acaba de ser ascendido a mariscal de campo. “Nos consultamos entre nosotros en todos los asuntos de interés común y cooperamos sin límites por el bien de los intereses de nuestros países”.

El general puntualizó que los países afectados por el terrorismo pueden mejorar sus esfuerzos con inteligencia conjunta a través del uso de tecnologías de control avanzadas. “Los primeros de estos países son Egipto y Francia”.

Los datos que Haftar y sus funcionarios reciben cubren información sobre las actividades de  los grupos terroristas, su localización, capacidades de combate, financiación, liderazgos y movimientos de todo tipo. “También investigamos sus conversaciones y las de aquellos que se comunican con ellos”, explicó Haftar.  Ningún ataque se pone en marcha hasta que se ha determinado adecuadamente qué objetivos han de ser golpeados.

Preguntado acerca de su reciente visita a El Cairo, donde se reunió con el cuñado de Al-Sisi, el Jefe del Estado Mayor egipcio, Mahmoud Hijazi, Haftar le describió como “un íntimo amigo, quien es conocido por ser sereno, sabio y noble”. El general añadió que Hijazi ha hecho considerables esfuerzos por reducir la tensión en Libia y resolver la crisis que atraviesa el país.

“Hemos tratado algunos de los puntos incluidos en el acuerdo político, atendiendo especialmente a la relación entre la institución militar y el poder ejecutivo, así como nuestro deseo de no enredar más el conflicto político sobre el poder”, aseguró Haftar. “Esto es especialmente importante dado el hecho desde que atravesamos un periodo excepcional durante el cual el ejército juega un rol central en el reforzamiento de la estabilidad. Hemos encontrado al general Hijazi completamente comprometido con esta posición”.

El oficial libio aprovechó la entrevista para condenar a los Hermanos Musulmanes, asegurando que toda organización con un brazo armado es una organización “terrorista”. La Hermandad, dijo Haftar, es la fachada de estas organizaciones que confían en una milicia armada para imponerse a sí misma en el poder por la fuerza. “Por lo tanto, se trata de una organización plenamente terrorista, y el pueblo nunca la aceptará como miembro del proceso político en tanto siga siendo lo que es”. La ironía de un líder de una milicia armada diciendo esto se pudo ver en las palabras de Haftar, que no dudó en salir a defender a Abdel Fattah Al-Sisi y a su régimen.

Por otra parte, también atacó al enviado de la ONU Martin Kobler, asegurando que se está metiendo en asuntos sensibles que no tienen nada que ver con sus funciones como jefe de la misión de apoyo de la ONU en Libia. De acuerdo con Haftar, el funcionario de la ONU solicitó un encuentro con él para hablar de la estructura del ejército libio, pero Kobler “cruzó la línea” cuando pidió explicaciones sobre las características de la visita del Jefe del Estado Mayor, Abd al-Razaq Al-Nazuri a la ciudad de Zintan.

En una entrevista el domingo con la agencia rusa de noticias Sputnik, Haftar dijo que el ejército egipcio lleva la mayor carga en la protección de las fronteras libias gracias a su capacitación. Éste, insistió, no puede ser comparado con lo que tienen los libios, tanto en términos militares, como de seguridad personal, armamento o tecnología.

Mientras tanto, el lunes se anunció que Kobler se había reunido en El Cairo con el jefe del Consejo Presidencial Libio, Fayiz Al-Sarraj, y el portavoz del Parlamento libio, Akilah Salih a lo largo del fin de semana pasado. Fuentes locales aseguran que Al-Sarraj, que abandonó El Cairo el domingo con destino a Nueva York para participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde se abordaron los últimos acontecimeintos en Libia, particularmente tras la toma por parte de fuerzas leales a Haftar de la principal región productora del petróleo del país.

Las fuentes añadieron que Al-Sarraj reclamó la pronta formación de un gobierno de unidad nacional que obtuviera la confianza del parlamento. Este mismo asunto fue discutido por Al-Sarraj con el Jefe del Estado Mayor, Al-Hijazi,  quien ha sido designado por Al-Sisi para dirigir el comité egipcio que se dedica a la crisis de Libia.

Ahora se espera que en el encuentro que se tiene que celebrar en El Cairo la semana que viene, aparezcan juntos Al-Sarraj, Salih y Hijazi, una vez que se haya alcanzado un acuerdo que supere los actuales puntos de discrepancia, especialmente en lo relativo a la formación del nuevo gobierno.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoLibiaOrganizaciones InternacionalesRegiónReportajes y AnálisisUN
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines