Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El cine árabe se enfrenta a la censura en casa y a crímenes de odio en Occidente

En junio, el guionista ganador de un Oscar, David Franzoni, anunció su próximo proyecto, la biografía del poeta persa del siglo XII, Rumi, una producción que cree va a contrarrestar la imagen negativa de los musulmanes, presentada en películas occidentales. Sin embargo, a pesar de la premisa de la película, será el nacido en Los Ángeles, Leonardo DiCaprio, quién va a desempeñar el papel principal, con Robert Downey Jr como Shams de Tabriz, el guía espiritual que condujo a la iluminación a Rumi.

Tras el anuncio de Franzoni, casi 7.000 personas firmaron una petición, promovida bajo el hashtag #RumiWasntWhite, llamando a un actor de Oriente Medio, a interpretar a Rumi. Hollywood ha usado una gran cantidad de actores de Oriente Medio para interpretar terroristas, señalaron, ¿por qué debería interpretar un hombre blanco a uno de los más grandes poetas de todos los tiempos, que nació en la actual Afganistán?

Si este casting sigue adelante, DiCaprio y Downey Jr se unirán a otros actores blancos que han caracterizado a personas de una gran variedad de orígenes étnicos en las películas de Hollywood, entre ellos Rooney Mara, que interpretó a la indio americana Tiger Lily en Peter Pan; Angelina Jolie que fue elegida como la Mariane Pearl afrocubana en A Mighty Heart; Joseph Fiennes que interpretó a Michael Jackson; y Ben Affleck fue el mexicano-americano Antonio J. Méndez en Argo.

Incluso cuando las producciones contratan actores y actrices del mundo árabe los personajes que interpretan ayuda a afianzar los ampliamente difundidos, y cansinos, estereotipos sobre la región. Tal vez no haya mejor ejemplo de esto que Homeland  serie de televisión estadounidense protagonizada por Roya Hammad, una periodista palestina que simpatiza con el terrorista palestino Abu Nazir, el líder operativo de Al Qaeda. Abu Nazir bajo el cautiverio de Nicholas Brody (un marine estadounidense que fue capturado en Irak) que lo convierte y lo envía de vuelta a los EE.UU. para llevar a cabo misiones para Al-Qaeda.

Abu Nazir representa al terrorista árabe arquetípico, Roya el terrorista clandestino ocultándose bajo un traje (el mensaje es claro: no confíes en nadie, ni siquiera en los árabes de aspecto occidental). El personaje de Brody (su conversión y afiliación a Al-Qaeda) sugiere que la ideología de los terroristas musulmanes puede infiltrarse en todos los niveles de la sociedad, incluso en las familias de los norteamericanos blancos.

La representación negativa de los árabes en la cultura popular tiene un impacto mucho más allá de nuestras salas de estar. Los discursos de nuestros políticos están llenos de los mismos estereotipos negativos de los árabes y los musulmanes, que no sólo refuerzan, sino deshumanizan a las comunidades musulmanas y árabes, tanto que nosotros, como observadores apenas nos inmutamos por las invasiones militares ilegales en el mundo árabe ni en el aumento de vigilancia en nuestros países.

En junio de este año, el grupo de seguimiento Tell MAMA informó que en 2015 el abuso contra los musulmanes, dirigido en gran medida a las mujeres musulmanas, aumentó un 326 por ciento. A la altura del furor que rodea la prohibición del burkini en Francia, estos crímenes de odio culminaron a finales de agosto, cuando una mujer musulmana de mediana edad en una playa en Francia se vio obligada a quitarse el pañuelo en la cabeza por policías armados. Nadie en la concurrida playa intervino para ayudarla. No hay duda de que la imagen negativa de los árabes y musulmanes en la cultura popular ha contribuido al hecho de que estos crímenes de odio se lleven a cabo, y que últimamente haya aumentado.

En Los árabes en televisión y Reel Bad Arabs, el académico Jack Shaheen argumentó que desde la década de 1920 los árabes han sido representados de tres formas: “terroristas, bailarinas del vientre o multimillonarios”. Con su esposa Bernice, Shaheen documenta la representación de los árabes en la televisión, el cine, revistas, videojuegos, cómics, juguetes y juegos, y juntos han recopilado el Archivo de su investigación J G Shaheen, que ahora se encuentra en la Universidad de Nueva York.

Sobre la base de esta investigación, Shaheen ha llegado a la conclusión de que los estereotipos está en todas partes “como un virus” la repetición de imágenes alienta las suposiciones generalizadas de la gente; ya que las películas a menudo presentan a los hombres árabes como conspiradores o retrógrados y a las mujeres como sumisas, por tanto esto puede constituir la base de nuestras opiniones sobre comunidades enteras, especialmente en tanto que muchos espectadores no han conocido siquiera ningún árabe de primera mano.

“Los estereotipos se alimentan de la ignorancia y prosperan en ausencia de contacto y compromiso”, coincide Rasha Salti, participante destacado del festival este año del Festival de Cine Árabe Contemporáneo Safar, organizado por el Centro Británico Árabe (que tendrá lugar en el ICA de Londres de 14-18 Septiembre). Salti dijo a MEMO que los crímenes de odio y los estereotipos negativos son un tema muy importante: “No niego la realidad de los estereotipos negativos, voy a través del control de pasaportes en los aeropuertos a menudo para conocer las implicaciones de sesgo negativo, dolorosamente de primera mano… los crímenes de odio y los estereotipos negativos vienen de la mano; son diferentes manifestaciones de la misma situación”.

Menos interesados en hacer frente a este estereotipo negativo, Salti quiere comprometerse con el público ” en los términos establecidos por las películas y los realizadores de cine árabe”. Estas “condiciones” se han vuelto más audaces y visibles en los últimos 20 años, no sólo son contrarias a la representación orientalista de los árabes en las películas occidentales, sino también cuestionar la forma en que los dictadores árabes quieren que los países que gobiernan sean retratados.

“Los cineastas árabes están comprometidos políticamente, esto es una realidad”, dice Salti. “Ellos han hecho sus películas contra un sin número de posibilidades, forjando un cine independiente audaz, emocionalmente cautivador y políticamente disidente o subversivo. El cine árabe de los últimos treinta años encarna el archivo contracultural más convincente y fantástico contando historias que las dictaduras árabes querrían silenciar y representando realidades que se mantuvieron intencionadamente invisibles desde la cultura dominante”.

En la programación del festival de este año hay películas sobre el conflicto de Argelia, la revolución en Túnez y una reproducción de la vida cotidiana en el Alepo desgarrado por la guerra. Pero, el programa de Safar no se limita a abordar la política: Before the summer crowds es un drama psicológico establecido en Egipto, mientras que Las fronteras del Cielo cuenta la historia de una familia destrozada por el dolor en Túnez.

 

Lo que las conecta a todas es que son producciones recientes, realizadas en los últimos dos años; que muestran una pluralidad de voces y enfoques; y que no han sido cuidadosamente seleccionados para una audiencia occidental: “Sin lugar a dudas,” respondió Salti, cuando le pregunté si elegiría la misma programación para un festival de cine en Oriente Medio, enfocado para una audiencia de Oriente Medio, “A riesgo de censura.”

Al incluir películas producidas por una gama diversa de directores de Oriente Medio, y que permite al público interactuar con estos realizadores directamente, el festival de cine Safar ayudará a contrarrestar los estereotipos negativos de los musulmanes y gente del mundo árabe.

“Los estereotipos simplifican, aplanan y apelan a la peor disposición psicoafectiva,” dice Salti. “Cuanto más se les dé circulación, exposiciones, espacios de discusión y diálogo, la representación más compleja se comunica, más fuerte es la inmunidad a los estereotipos racistas”.

El festival de cine Safar tendrá lugar en el Institute of Contemporary Art (ICA) del 14 septiembre a 18 septiembre del 2016 en Londres.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioRegiónUS

MEMO Staff Writer

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines