Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Está ya obsoleta la Constitución tunecina de 2014?

Túnez, a menudo elogiado por su desarrollo democrático tras la primavera árabe, está envuelto ahora en una lucha por el poder político y en rivialidades entre trabajadores públicos. Ahora la constitución del país está siendo amenazada.
Foto de archivo de manifestantes tunecinos en el exterior de un teatro en la calle Habib Bourguiba, Túnez, 3 de septiembre, de 2015.

Túnez, a menudo elogiado por su desarrollo democrático tras la primavera árabe, está envuelto ahora en una lucha por el poder político y en rivialidades entre trabajadores públicos. Ahora la constitución del país está siendo amenazada. De hecho, sólo 18 meses después de las elecciones presidenciales en Túnez de 2014, asesores de alto rango del presidente Beji Caid Essebsi empezaron a demandar la modificación de la Constitución.

Ellos creen que el actual régimen político – un sistema político semipresidencial – está llevando al país a un callejón sin salida institucional. La supuesta debilidad del gabinete del primer ministro Habib Essid en la lucha por la seguridad, los asuntos económicos y sociales, así como los limitados poderes del presidente, se señalan como las principales razones de este bloqueo. Los asesores de Essebsi argumentan que la solución clave es aumentar los poderes del presidente mediante la modificación de la Constitución de 2014 en un paso hacia un régimen parlamentario con liderazgo presidencial.

Hasta ahora, los intentos de cambiar la constitución no han tenido éxito, por lo que el presidente ha aplicado un enfoque diferente para lograr sus objetivos. A finales de mayo, declaró que el gabinete de Essid era un fracaso y pidió un nuevo gobierno de unidad nacional. La forma más rápida para la formación de éste sería si el actual gobierno renunciase y se eligiese a un nuevo primer ministro.

Sin embargo, ¿existe en realidad bloqueo institucional en Túnez? ¿Es posible que después de menos de dos años el primer ministro y su gabinete puedan ser declarados nulos por no alcanzar los objetivos en cinco años de la legislatura? Si la respuesta es sí, entonces no se justifica el llamamiento para ser sustituido. Por otra parte, si se necesita un reemplazo, ¿es la Presidencia de la República la institución adecuada, hablando constitucionalmente, para dirigir y orientar el proceso?

 

El presidente de Túnez está descontento con la limitación de sus poderes

En primer lugar, se supone que no hay argumentos sólidos y precisos a favor de la tesis de bloqueo institucional. De hecho, Beji Caid Essebsi simplemente parece estar satisfecho con las prerrogativas limitadas que la Constitución establece para el presidente de la República de Túnez. La convocatoria de una enmienda de la Constitución parece derivar de su deseo de “regir solo y no compartir sus poderes”, como se recordó a los periodistas cuando fue designado como jefe de gobierno en 2011.

En segundo lugar, si es que el gobierno de Habib Essid ha fallado, la responsabilidad de este debe ser identificada de acuerdo con la Constitución. La falta de una estrategia clara y un plan nacional para combatir los ataques terroristas, que tienen fuertes repercusiones en la economía y la sociedad de Túnez mediante la reducción de la inversión y el turismo, así como el aumento del desempleo y de los movimientos sociales, deben ser atribuidos Essebsi y Essid. El artículo 77 de la Constitución establece que el presidente de la República “es responsable de determinar las orientaciones generales del Estado en los ámbitos de defensa, las relaciones exteriores y la seguridad nacional.”

Los desafíos económicos y sociales de Túnez no se resolverán en uno o dos años y requieren, como condiciones previas , la estabilidad política, las prácticas de gobierno reforzadas y un mejor estado de derecho. En su ausencia, incluso un gobierno de unidad nacional no será capaz de llegar a soluciones sostenibles. La transformación del índice Bertelsmann Stiftung de 2016, que analiza el desarrollo de la democracia en todo el mundo, lo deja muy claro en su último informe sobre Túnez: “Para fomentar la inversión nacional y atraer a las empresas extranjeras al país, el Estado de derecho debe mejorar. Concretamente, esto significa garantizar la independencia del poder judicial y la eliminación de la corrupción. Bien dotado de órganos constitucionales independientes, una prensa libre y una sociedad civil fuerte que puedan servir como controles adicionales para los poderosos.

 

El Presidente Essebsi quiere un jefe de gobierno más sumiso

Parece que el llamamiento para la formación de un gobierno de unidad nacional es una herramienta estratégica que permite al presidente Essebsi matar varios pájaros de un tiro. Entre otras cosas, se puede designar a una persona más sumisa como primer ministro y aplacar al Partido secular Tounes Nidaa, así como su hijo, Hafedh Caid Essebsi, que es un líder controvertido en el partido y uno de los más fervientes opositores de Essid.

Si la estrategia del presidente tiene éxito, se convertirá de facto en la pieza central del régimen político de Túnez. Si bien esto aún instalaría un régimen autoritario de pleno derecho, todavía constituye una importante erosión en la separación de poderes, y evoca los fantasmas de presidentes como Zine El Abidine Ben Ali y Habib Burguiba. En esa etapa, se podría pensar en la Constitución de 2014 como obsoleta.

Por último, Essebsi no parece ser la persona adecuada para dirigir Túnez hacia la seguridad jurídica, la gestión eficiente y la estabilidad política. El 4 de julio, confirmó que no tiene intención de acatar las limitaciones constitucionales en sus prerrogativas. También trató de imponer un mecanismo de reconciliación económica inconstitucional que suplanta el mecanismo de justicia de transición y tiende a liberar los hombres de negocios y funcionarios corruptos de la responsabilidad judicial.

También existe gran confusión con respecto a la situación de Essebsi como presidente de la República de Túnez en relación a él que era una figura destacada del Nidaa Tounes. Lo último, pero no menos importante, es que hay un golpe preparándose contra el primer ministro Essid. Por lo tanto, es difícil imaginar que el gobierno de unidad nacional será el bote salvavidas político de Túnez.

Como Hauke Hartmann dijo recientemente, “los países gobernados democráticamente por lo general ofrecen mejores condiciones para la inversión extranjera a largo plazo que los autocráticos – especialmente mayor estabilidad, mayor seguridad jurídica y una gestión más eficiente”. El Presidente Beji Caid Essebsi representa una seria amenaza no sólo al Túnez de la transición democrática y la estabilidad política, sino también a su recuperación económica y la paz social.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónTúnez
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines