Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Dan las purgas de Erdogan una oportunidad a los islamistas para erradicar la laicidad?

El gobierno turco se embarcó en una operación legal contra la insurgencia en 2013, cuando surgieron sus juegos sucios; el último intento de golpe de Estado redoblará los esfuerzos del gobierno para purgar el ejército de rebeldes y traidores
La policía turca arresta a soldados turcos que tomaron parte en el intento de golpe de Estado del pasado 15 de Julio

En la noche del intento de golpe en Turquía, y en su discurso en el aeropuerto de Estambul, Recep Tayyip Erdogan dijo que “es una bendición de Dios, porque nos permitirá purgar el ejército” de amotinados.

Gracias a la valentía y a la lealtad del pueblo turco, el golpe fue frustrado con rapidez; a lo que siguió rápidamente una purga contra un gran número de empleados. Algunos sospechosos se plantearon hacer afirmaciones absurdas sobre que la represión de Erdogan pretende “islamizar” Turquía y deshacerse de todos sus oponentes dentro de la burocracia.

Después de la apelación de Erdogan a que la gente saliera a la calle, miles de turcos se mantuvieron firmes frente a un golpe brutal orquestado por una facción de traidores. La gente agitaba la bandera turca y coreaba diferentes consignas; al hacerlo, heroicamente, frustraron un golpe de estado que se estableció para arrastrar a Turquía a un caos sangriento. Algunos medios de comunicación retratan esta demostración pública de apoyo al gobierno democráticamente elegido como el triunfo de un sistema religioso y conservador y de un partido totalitario en la República de Turquía y también la erradicación de todas las fuerzas seculares en el estado (del AKP).

La victoria del pueblo sobre los conspiradores para derribar su democracia ha sido retratado como un esfuerzo por romper la expresión de la unidad nacional. La expresión de los  deseos de futuro de algunos medios de comunicación es que hay grupos turcos que tienen serias dudas sobre el futuro en un país que aun hoy es oficialmente laico después de la purga tras el golpe.

Aunque videos de personas coreando frases religiosas en árabe llegaron a las redes en la noche del golpe y se distribuyeron ampliamente en internet, se pasaron por alto otras escenas. Las personas estaban también, hay que decirlo, en las calles y cantando el himno nacional turco, mientras que otros gritaban a los soldados a volver a sus cuarteles. “No al golpe de Estado” y “Vamos, Turquía nunca se rinde”.

Los que promovieron estas imágenes “religiosas” quieren distorsionar la resistencia de la gente común en el golpe de estado que estaba formado principalmente por manifestantes pacíficos antes que por islamistas radicales turcos o incluso ligados a la orientación Daesh. Sin ninguna vergüenza, algunas imágenes, son fotomontajes de un soldado antes de ser decapitado por una gran multitud de personas con barba alrededor de su cuerpo ensangrentado. Sin embargo, los analistas políticos señalaron que esta fue la primera vez en la historia moderna de la República de Turquía que las mezquitas y los imanes intervinieron y se unieron a la llamada de Erdogan para resistir exhortando al pueblo a defender su democracia y a un presidente libremente elegido.

 

En un acto individual fuera de lo común, sin embargo, una mujer y un hombre atacaron al muecín (la persona que realiza la llamada a la oración) de una mezquita en la ciudad turca de Izmir. Se esperan incidentes como este cuando los planes se ven frustrados y la gente está cegada por su fanatismo y por el odio a Erdogan y sus políticas. La inmensa mayoría de la población turca, sin embargo, se puso de pie contra el golpe y sus planificadores, incluso aquellos que no son partidarios del AKP. “Protesté [contra] Erdogan durante Gezi”, escribió un usuario de Twitter. “Estaba tras el gas lacrimógeno de su policía. Creo que el AKP es basura. Pero yo los apoyo contra un golpe militar fascista”.

Cuando el opositor Partido Republicano del Pueblo (CHP) llamó a una marcha por la democracia en la plaza Taksim de Estambul, el AKP ha anunciado su intención de participar. Tal acontecimiento no ha ocurrido durante años, nos llevó a preguntar si esta unidad nacional y la realineación del espectro político en Turquía se mantendrán.

Esa es la esencia de la verdadera democracia en Turquía dirigida por un partido islamista. Occidente nos ha bombardeado con clichés atroces que no tienen ninguna conexión a la realidad cuando se trata de países musulmanes. Francia declaró el estado de emergencia después de que 84 de sus ciudadanos fueran asesinados en un ataque terrorista brutal en Niza, y luego, paradójicamente, denunció el estado de excepción de Turquía después de un golpe brutal que se cobró la vida de cientos y que tuvo miles de heridos y traumatizados.

La oposición en Turquía, por supuesto, no se identificará con el gobierno por completo, y es casi seguro que se opone a la reintroducción de la pena de muerte para castigar a los conspiradores y sus colaboradores. Eso podría llevar a tensiones y separaciones en el contexto de un marco democrático.

Las imágenes de los medios de Erdogan de hacer la llamada a la oración por las oraciones del amanecer en la mañana después del golpe, junto con las oraciones que hizo él, no son significativas. De hecho, no son diferentes a las de los líderes occidentales que asisten a los servicios religiosos en los momentos de importancia nacional.

Una respuesta definitiva a aquellos que están tratando de “islamizar” la respuesta democrática contra el golpe sería analizar los presuntos autores de la trama, dice que está afiliado al movimiento Gülen. Este fue originalmente un movimiento social islámico fundado por el predicador musulmán turco Gülen, que tiene su sede en Pennsylvania en los Estados Unidos. Ahora se designa como un grupo terrorista por el gobierno turco y la purga posterior al golpe se dirige a sus asociados dentro del estado que forman lo que se conoce como una “estado paralelo”.

En última instancia, no es un delito, cuando el 97,8 % de la población turca se identifica como musulmán hacer una demostración pública de su lealtad a su fe, elevando el símbolo del Rabaa, el gesto de la mano que apareció por primera vez en manifestaciones pacíficas de Egipto después de la más brutal matanza tras un golpe de Estado de la historia moderna en la plaza Rabaa al-Adawiyya de El Cairo, en agosto de 2013. Erdogan ha utilizado el signo de Rabaa varias veces para recordar al mundo silencioso e hipócrita que los golpes no son aceptados por los musulmanes sinceros, mientras que están muy bien recibidos por las democracias occidentales y sus lacayos de Oriente Medio sólo porque que tienen lugar en la región.

El gobierno turco se embarcó legalmente en una operación contra la insurgencia en 2013, cuando surgieron sus juegos sucios; el último intento de golpe de Estado impulsará los esfuerzos del gobierno para purgar el ejército de rebeldes y traidores. Es dentro de este contexto que las palabras de Erdogan deben ser analizadas y entendidas.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaTurquía
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines