Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Turquía: Una fuerza estable en la región

Marcha en Gaza contra el golpe de Estado en Turquía

El intento de golpe el 15 de julio fue el último intento ilegal contra el gobierno legítimo en Turquía. Durante la última década, el gobierno se enfrentó a varias amenazas por parte de diferentes grupos como los militantes kemalistas laicistas y grupos militares.

Desde 2004 hasta 2006 generales militares de alto rango planearon un sangriento golpe militar contra el gobierno de Tayyip Erdoğan. El intento fracasó debido a que algunos generales no estaban de acuerdo con el plan en sí.

En abril de 2007, el jefe del Estado Mayor emitió un aviso contra el gobierno electo. Después de intentos fallidos contra la democracia por parte de estos grupos, en 2008, el AKP se convirtió en el blanco principal. Para deshacerse de Erdogan trataron de cerrar su partido. En marzo de ese año, solicitaron su cese.

Los Gulenistas (o FETÖ por sus siglas en turco) son una organización que se hizo cargo de la misión de la oposición en contra de la autoridad legal tras el fracaso de las viejas élites en 2012. El primer movimiento realizado por sus miembros fue el intento de detención del director de la Organización Nacional de Inteligencia (MIT), Hakan Fidan, el 7 de febrero de 2012, con los cargos de violar la constitución.

El segundo movimiento realizado por los miembros fue el 17-25 de diciembre con operaciones contra los ministros del gobierno elegido. El incidente se registró en la historia política de Turquía como la crisis del “golpe judicial”. Después de varios intentos fallidos de diferentes maneras contra el gobierno de un cuadro más completo y más oscuro del grupo emergieron como el abuso de poder, escuchas telefónicas legales e ilegales de miles de personas, violaciones de la vida privada, poniendo en peligro la seguridad nacional, filtración dedocumentos estatales, detenciónsobre falsos cargos de asesinato, y así sucesivamente. Había más: También utilizaron su poder en el ámbito judicial, la policía y los medios de comunicación para eliminar a sus rivales.

A partir de estos días, una antipatía grave se formó hacia este grupo conocido como la “formación del Estado paralelo” entre el público. El Presidente Erdogan y el AKP en las administraciones hacían serios esfuerzos con el fin de limpiar el estado de esta “formación paralela de estado”.

 

¿Quién está detrás del golpe?

Está claro que Gülen intentó un golpe de Estado contra el gobierno elegido por la movilización de sus células dentro de las Fuerzas Armadas de Turquía.

El movimiento Gülenista fue fundado por el predicador Fetullah Gülen, que es aceptado por sus seguidores como el Mahdi o el Mesías. Después del golpe de 1980 se hizo más fuerte y dirigido a influir en el sistema político turco. Su estrategia principal, de ideología mesiánica, era poner a sus seguidores en las principales instituciones de la burocracia como el ejército y el poder judicial. Si se controla el poder judicial y militar entonces él podría controlar el sistema político. El intento de golpe nos mostró que sus miembros se mantenían en secreto durante décadas.

FETÖ es una organización terrorista global multidimensional. Tiene células en la burocracia militar y civil, los medios de comunicación, negocios, universidades y en el plano internacional. Por lo tanto, el gobierno de Turquía debe tomar medidas enérgicas para luchar contra ella. El estado de excepción en todo necesita ser entendido en este contexto.

¿Cuál era el objetivo del golpe?

El objetivo principal del intento de golpe fue acabar con la República de las instituciones jurídicas de Turquía y la nación turca, no con el gobernante del AKP. El viernes pasado, la Asamblea Nacional turca (TBMM), las unidades de la policía, el MIT, el complejo presidencial y sus gobernadores fueron atacados. El objetivo era asesinar al presidente Erdogan.

Turquía iba a caer en manos de la junta militar y convertirse en uno de los países más inestables de la región.

¿Quién evitó el golpe?

El pueblo de Turquía impidió el golpe bajo el liderazgo del presidente Erdogan. Cuando los tanques entraron en las calles de Ankara y Estambul, Erdogan y el primer ministro BinaliYildirim llamó al pueblo a levantarse contra las facciones militares tras el golpe de Estado. Los turcos se reunieron y se enfrentaron a tanques, negándose a aceptar un gobierno militar.

La resistencia de los oficiales del ejército y de la policía juega un papel importante en la operación llevada a cabo contra los que tomaron parte en el golpe. Además, casi todas las instituciones de los medios estaban en contra del golpe y difundieron declaraciones en contra durante toda la noche.

El periodo después del intento de golpe

Después del intento de golpe se purgarán la seguridad de Turquía y las instituciones estatales por completo de los miembros de FETÖ. Esta sería la respuesta de cualquier gobierno que se ha enfrentado a este tipo de ataque sobre todo porque los que tomaron parte en el intento de golpe abrieron fuego contra civiles y bombardearon la Asamblea turca.

El gobierno ha hecho hincapié en que la respuesta dentro de su ámbito de competencias por la ley, y cualquier intento de hacerlo de otro modo es dañar al partido AKP.

Se tomaron las medidas necesarias para devolver a Gülen a Turquía. Solicitando su extradición de los EE.UU., donde habita en el exilio autoimpuesto, esto jugará un papel importante en la erradicación de las amenazas contra Turquía.

El equilibrio regional y el intento de golpe

No es posible examinar el intento de golpe de forma independiente a partir de los acontecimientos en la región.

Se puede especular que el gobierno turco legítimo sería derribado utilizando los mismos métodos que utilizó movimiento Ennahda de Túnez que al retirarse, desencadenó la guerra civil en Libia, y expulsó al electo presidente de Egipto, Mohamed Morsi.

Si el golpe hubiera tenido éxito, en lugar de ser un buen ejemplo de una democracia en la región, Turquía se convertiría en la tumba de los sueños de la democracia. La demanda del pueblo por una democracia sería enterrada en una fosa cavada por los golpistas y la región se sumiría en la oscuridad, donde Daesh, el PKK / PYD y Al-Qaeda serían los principales actores.

Al final, el intento de golpe fracasó y Turquía seguirá siendo una fuerza estable en la región. El deseo de la gente de legitimidad, libertad y democracia han sido demostrado una vez más.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaTurquía

Emrah Kekilli trabaja en SETA, una organización turca de investigación sociológica y política

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines