Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La flautista palestina Nai Barghouti: “El arte se ha convertido en un privilegio y no en un derecho”

"Somos palestinos primero y luego músicos, pero tocamos por ambos motivos. Tocamos porque la música es el lenguaje más fuerte, y porque somos personas con talento y futuros brillantes".

 

 

Cuando la madre de Nai estaba embarazada de su segunda hija pidió a sus vecinos que la ayudaran a pensar en un nombre. “Si tuviera una tercera hija la llamaría Nai”, respondió su vecina, y el nombre le convenció. En árabe Nai se traduce como “flauta de madera”, instrumento que aparece frecuentemente en la música de Oriente Medio. El significado adquiriría un gran sentido cuando – a la edad de siete años – los padres de Nai la inscribieron en el Conservatorio Nacional de Música Edward Said, donde aprendió a tocar la flauta durante ocho años.

Doce años después, Nai Barghouti es ahora una estrella en ascenso en la música árabe y ha llegado al Reino Unido para tocar la flauta y cantar junto a la Orquesta Juvenil de Palestina (PYO), otra iniciativa surgida del conservatorio. El Conservatorio Nacional de Música Edward Said se estableció para reunir a músicos palestinos de todo el mundo, tanto los que viven en territorios palestinos ocupados como en la diáspora. Tiene sucursales en Ramallah, Jerusalén, Belén, Nablus y Gaza y lleva el nombre del difunto Edward Said, quien, además de ser un reputado académico, fue un gran pianista clásico. Said ha sido honrado con ser el nombre de la inspiración del desarrollo musical en los territorios ocupados.

El PYO y su director Sian Edwards comenzarán su primera gira por el Reino Unido, con seis actuaciones en seis ciudades de todo el país, el 25 de julio en Perth, Escocia, con una presentación final el 1 de agosto en el Royal Festival Hall de Londres. Los 85 músicos, con edades comprendidas entre 14 y 26 años y que van desde estudiantes a aficionados de alto nivel, se reunieron en Glasgow ayer para comenzar a ensayar, algo que es difícil de hacer en Palestina.

“Hay muchos obstáculos para tocar música dentro y fuera de Palestina. En Palestina, el horrible procedimiento de tener que pasar por los check point, y de ser humillados por el trato que recibimos, hace que sea muy difícil moverse de un lugar a otro”, me dice Nai. “Los palestinos de Cisjordania deben obtener un permiso de trabajo del gobierno israelí con el fin de viajar a varias ciudades. Esto hace que sea tan difícil encontrar un lugar para practicar juntos en paz para todos los músicos palestinos en la PYO. El muro de separación con el que que Israel rodeó Cisjordania y Jerusalén Este, hace que pasar sea extremadamente difícil y peligroso para los palestinos de todas las edades y sexos”.

No se trata sólo de encontrar un espacio de ensayo dentro de Palestina lo que ha demostrado ser difícil – los músicos que viajan al Reino Unido se enfrentan a obstáculos en la frontera, ya sea en el puente de Allenby, o en el aeropuerto de Tel Aviv. “El nivel de los controles de seguridad realmente pone de manifiesto la discriminación contra las personas árabes,” dice ella.

Con diecinueve años de edad, Nai es de la ciudad portuaria de Acre, cerca de la frontera con el Líbano. Nai proviene de una familia de músicos y recuerda las noches pasadas escuchando música y comiendo buena comida a luz de las velas. Su madre, Safa Tamish, comenzó a enseñar sus canciones de música clásica árabe a la edad de cinco años, mientras que su hermana mayor Jenna la inspiró a tocar un instrumento musical: “Me di cuenta de lo importante que era el violín en su vida y de que quería tener un vínculo especial como el que tuvo ella con su violín”, dice ella.

Crecer rodeada de música significó que Nai ha tenido héroes desde una edad temprana. “Mis modelos de conducta desde que tenía cinco años han sido Umm Kulthum, Sayed Darwish, Zakariyah Ahmad Abd Al-Wahab, Ziyad Rahbani, los hermanos Rahbani y Fairuz”, dice ella. “A medida que mi gusto musical se desarrolló con la edad, he desarrollado más aprecio por Fairuz. La diversidad, la pureza y la belleza que lleva en cada canción que canta son sólo pura magia”. Nai traerá estas inspiraciones a la vida cuando actúe en el Reino Unido – la orquesta interpretará obras de Fairuz y Umm Kulthum, así como de Beethoven, Graham Fitkin y Mussorgsky.

Antes de la Nakba, Palestina era un centro para la música clásica y atraía a músicos de todo el mundo árabe, pero 1948 dañó también la escena musical. Nai dice que iniciativas como la Joven Orquesta de Palestina y la aparición de asociaciones de música y fundaciones llevan esperanza a los jóvenes músicos palestinos que se están reencontrando con la música clásica. Pero llevar la música de nuevo a los hogares de la gente “no es un trabajo fácil”, advierte, y agrega que la decadencia política desde 1948 “ha tenido un efecto tremendo en los aspectos sociales, económicos y culturales de Palestina. Por desgracia, el arte se ha convertido en un privilegio y no un derecho”.

A pesar de los contratiempos, Nai dice que está emocionada por cantar con la PYO como parte de su debut en la gira por Reino Unido: “Significa mucho para mí cantar con la Orquesta Juvenil de Palestina y ser parte de esta increíble gira, sobre todo porque me da esperanza. Me recuerda, y a tantas otras personas de todo el mundo, la belleza, el talento, el nivel musical, el compromiso y la dedicación de estos apasionados jóvenes músicos palestinos… No sólo llevamos nuestros instrumentos musicales para resistir y luchar por nuestra libertad y los derechos humanos, sino que también también estamos  jugando a muy alto nivel y con mucha integridad “.

Nai dice que le gustaría que la audiencia pudiera ver primero a la orquesta debido a “la fuerza de la causa que llevamos”. Entonces le gustaría que volvieran a ver a la orquesta nuevamente por lo dotados que son como músicos. “Definitivamente veo a la Joven Orquesta de Palestina como un medio para representar a Palestina y ofrecer una imagen diferente del país de lo que se presenta a menudo por la prensa del Reino Unido,” dice ella. “Los medios de comunicación tienden a presentar una imagen negativa de los jóvenes palestinos, quienes son presentados regularmente como violentos o sin educación. La música que tocamos muestra el valor, la inteligencia, la belleza, el talento, la fuerza y la pasión imparable. Nuestros sueños son los que nos llevan y nuestra causa es lo que nos mantiene. Somos palestinos primero y luego músicos, pero tocamos por ambos motivos. Tocamos porque la música es el lenguaje más fuerte, y porque somos personas con talento y futuros brillantes”.

Categorías
Entrevistas

MEMO Staff Writer

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines