Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La extradición de Gülen será una dura prueba para las relaciones entre EE.UU. y Turquía

Ankara acusa al clérigo, que vive en Pennsylvania, de ser el cerebro del golpe fallido para derrocar al presidente Erdogan, que dejó 208 muertos y cerca de 1.500 heridos.
Ciudadanos turcos se manifiestan frente a la embajada de Turquía en Chicago para expresar su rechazo al golpe militar del pasado viernes

El primer ministro turco, Binali Yildirim confirmó que una solicitud oficial de extradición de Gülen ha sido enviada a los EE.UU. Ankara acusa al clérigo, que vive en Pennsylvania, de ser el cerebro del golpe fallido para derrocar al presidente Erdogan, que dejó 208 muertos y cerca de 1.500 heridos.

Gülen ha negado enérgicamente cualquier implicación en el golpe. Funcionarios y periodistas occidentales también son muy escépticos acerca de la afirmación de Erdogan, algunos hasta el punto de creer las teorías de conspiración que sugieren que el golpe fue un engaño; La versión de Erdogan del incendio del Reichstag, que utilizó como pretexto Hitler para tomar el control absoluto.

Las autoridades turcas han insistido en que las huellas digitales de los “gulenistas” están en todo el golpe. Afirman que los “gulenistas” han construido un estado paralelo; su amplia red de leales seguidores son más que capaces de desestabilizar el Estado y derrocar al gobierno. Un comentarista turco escribió: “El movimiento “gulenista” tiene cientos de miles de miembros, y todos parecen creer que el ex predicador tiene alguna orientación especial divina… lo ven como el ‘elegido’ – Mahdi, la versión islámica el concepto de mesías. Esta creencia hace que la comunidad esté muy unida y con plena obediencia a Gülen. No hay espacio para cualquier disidencia, por no hablar de la crítica”.

“Si los “gulenistas” simplemente hubiesen establecido escuelas, organizaciones benéficas y organizaciones no gubernamentales en todo el mundo, entonces no habría ningún problema”, agregó. “Sin embargo, como numerosos eventos, anécdotas e informes periodísticos muestran,  los “gulenistas” también tienen un lado oscuro: su organización encubierta dentro del estado, un proyecto que ha estado sucediendo durante décadas con el objetivo de establecer un control burocrático sobre el mismo.”

Las tensiones entre Erdogan y Gulen llevaron al presidente turco a la extradición del clérigo en 2013. Sin embargo, esto es la primera petición oficial de extradición presentada a Washington. En los últimos días, las autoridades turcas han ido adquiriendo pruebas que relacionan a Gülen con la trama del fallido golpe para deponer a Erdogan. Cualquier solicitud formal habrá sido acompañada de una orden de detención emitida por un juez u otra autoridad judicial competente; una exposición de los hechos del caso, incluyendo la evidencia que demuestra que Gülen se hace responsable del golpe de Estado.

Turquía tiene la esperanza de que los EE.UU entreguen a Gülen sin mucha complicación al igual que hicieron entrega de Abdullah Ocalan en 1999 después de que fuese capturado en una operación que involucró a la CIA. Turquía es uno de los 157 países con los que los EE.UU. tiene acuerdo de extradición. El Tratado de Extradición y Asistencia Mutua en materia penal entre los Estados Unidos de América y la República de Turquía fue firmado en 1979. Fue ratificado un año después con el tratado que entró en vigor en 1981.

¿Quiere esto decir que los EE.UU se verán obligados a entregar Gülen a las autoridades turcas para que el clérigo frente al procesamiento por la justicia turca? Mucho depende de la interpretación del tratado adoptada por funcionarios estadounidenses en Washington, así como las consideraciones que son externas al tratado. Como tantas cosas en el derecho internacional, las relaciones entre los dos países y los cálculos políticos más amplios influirán en el proceso de toma de decisiones.

Las normas que rigen la extradición entre los países son un complejo laberinto. Como este informe para el Congreso de los Estados Unidos afirma: “Los tratados de extradición están en la naturaleza de un contrato y generan más controversia con respecto a los temas en que la extradición no podrá emplearse. Además de una lista explícita de delitos por los que se podrá conceder la extradición, la mayoría de los modernos tratados de extradición también se identifican los distintos tipos de delitos por los que puede o debe ser negada la extradición. Siendo las más comunes disposiciones que excluyen los delitos puramente militares y políticos; delitos graves; delitos que son punibles con arreglo a las leyes de sólo una de las partes en el tratado; crímenes cometidos fuera del país que pide la extradición”.

Si bien en estos puntos pueden parecer evidente que hay mucho dentro del propio tratado, que será una fuente de controversia y conflicto. Las tensiones se reproducirán al cabo de las próximas semanas y meses, en el que podemos esperar a ver la fuerza de las relaciones entre los dos países exprimida hasta el límite. El tratado de extradición complicada con sus intrincadas capas de lenguaje jurídico y de múltiples excepciones a cada obligación legal proporcionará un amplio margen de maniobra para que ambos países afirmen que su interpretación es correcta.

El fiscal turco tiene la esperanza de que su caso de extradición de Gülen reúne todas las condiciones necesarias establecidas en el acuerdo. Esto incluye proporcionar evidencia de que Gülen ha llevado a cabo una de las docenas de los delitos de extradición que figuran en el tratado. Ellos incluyen asesinato, homicidio, asalto, robo, hurto, robo, malversación, extorsión, así como una serie de otros delitos.

Gulen sin embargo, ha sido acusado de traición y una conspiración para derrocar un gobierno no está clasificado como un delito extraditable. El tratado señala que “no se concederá la extradición si el delito por el cual se solicita la extradición es considerado por la Parte requerida para ser de carácter político, un delito conexo con un delito de ese tipo”. Si el equipo de Obama llega a la conclusión de que de que la solicitud de extradición, de hecho, ha hecho que se procese o castigar Gülen, por un delito de carácter político o en razón de sus opiniones políticas van a argumentar que tienen razones legítimas para rechazar las autoridades turcas su solicitud de extradición.

 

Los funcionarios de Erdogan esperan superar este obstáculo proporcionando evidencias de que Gülen ha intentado acabar con el jefe de Estado. De acuerdo con el tratado “cualquier delito cometido o intentado contra un Jefe de Estado o Jefe de Gobierno o en contra de un miembro de su familia, no se considerará como un delito de carácter político”. Sin embargo, Ankara puede encontrar que esta disposición hace no inclinar la decisión a su favor ya que en última instancia, “el derecho de determinar la naturaleza de la infracción que implica la denegación de la extradición se basa únicamente en la autoridad de la entidad requerida.”

Turquía también tendrá que demostrar que cumplirá con la “Regla de otros”. Esta disposición existe para asegurar que la persona extraditada será juzgada por los delitos para los que se ha concedido la extradición. Incluso si las autoridades turcas proporcionan suficiente evidencia de la implicación del clérigo en el golpe, así como otros casos de extradición, Obama no quiere que aparezca ingenuo al ser burlado por Turquía en la entrega de Gülen sólo para verlo siendo juzgado por otra cosa. Las autoridades estadounidenses pueden sospechar que en Ankara no se puede confiar en el marco del clima actual para asegurar que no se hace una cabeza de turco de Gülen.

Aunque los dos países han sido fuertes aliados en la lucha contra Daesh, encontrarán una gran cantidad de cosas con las que discrepar más allá de la extradición de Gülen. Incluso si Turquía es capaz de proporcionar evidencias sólida de que la mano de Gülen estaba en el golpe, así como los intentos de asesinato contra el presidente, el tratado de extradición puede ser interpretado de manera que puedan justificar la negativa de Washington. Al final, la decisión final de extraditar a Gülen no se dejará llevar por el tratado, y los cálculos políticos más amplios serán el factor decisivo. Esto es seguro para probar la fuerza de las relaciones entre los dos países.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaEscritores InvitadosEuropa y RusiaTurquíaUS
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines