Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Sudáfrica debe impedir que el apartheid de Israel avance dentro de la Unión Africana

El mensaje de Sudáfrica no podía ser más claro. El ANC dice que se mantiene firme en su solidaridad y su apoyo al pueblo de Palestina. "Sabemos muy bien la importancia de la solidaridad en la lucha y la lucha contra el apartheid", insiste el partido.

En la actualidad Israel tiene lazos diplomáticos con 11 de los 54 estados miembros de la UA. Desde hace un tiempo ha estado tratando de asegurar un asiento en la UA junto con países como India, Brasil, Turquía, China y Japón, así como la Unión Europea

Decir la verdad nunca ha sido el fuerte de Benjamin Netanyahu. El ex presidente francés, Nicolas Sarkozy, describió una vez al primer ministro de Israel como “un mentiroso”. Extrañamente, Netanyahu rompió ese molde la semana pasada, cuando le dijo a su homólogo etíope Haile Mariam Desalegne que su visita a África “no era cosa de una sola vez” y que él cree que el continente “tiene un gran potencial”.

A deshoras, Israel se ha unido ahora a una creciente lista de países dispuestos a aumentar su participación en África. A lo largo de la última década, China, India, Turquía e Irán han planteado promover el  desarrollo económico, la seguridad y los objetivos políticos de todo el continente. Sin embargo, la visita de Netanyahu a Kenia, Etiopía, Uganda y Ruanda este mes no estaba destinada sólo a promover dichos intereses. Él quería coronar su viaje como observador de Israel en la Unión Africana. A pesar del apoyo de Kenia y Etiopía, sin embargo, la consecución de este objetivo tiene aún un largo camino por recorrer.

En su declaración conjunta, Netanyahu y Desalegne hablaron acerca de los vínculos entre los judíos y Etiopía, que se remontan a unos 3.000 años en los tiempos del profeta Salomón y la reina de Saba. Mientras que la referencia puede haber resonado entre los judíos de Etiopía en Israel y en la diáspora no evoca una afinidad similar en otras partes de África. Cualesquiera que sean sus reivindicaciones bíblicas, las actuales políticas de apartheid de Israel siguen siendo un obstáculo enorme para su aceptación en el continente africano, donde los recuerdos del apartheid de Sudáfrica siguen siendo tan crudos y fuertes como siempre.

No es de extrañar, por lo tanto, que Sudáfrica se destaque como uno de los principales oponentes en el movimientos para conceder a Israel un asiento en la UA. El mes pasado, la facción Cabo Occidental del partido surafricano Congreso Nacional Africano (ANC) emitió un comunicado condenando la Alianza Democrática del país por su continuo apoyo a Israel. “Estamos más sorprendidos”, decía, “dado que esto está ocurriendo en una provincia donde poco más de 200.000 sudafricanos marcharon contra el apartheid israelí y su opresión contra los palestinos”.

El mensaje de Sudáfrica no podía ser más claro. El ANC dice que se mantiene firme en su solidaridad y su apoyo al pueblo de Palestina. “Sabemos muy bien la importancia de la solidaridad en la lucha y la lucha contra el apartheid”, insiste el partido.

Estos son los antecedentes de intento fallido de Netanyahu de tener una audiencia con el Dr. Nkosazana Clarice Dlamini Zuma. El Presidente de la Comisión de la UA se negó a recibir al primer ministro israelí en la sede de la organización. Una reclamación posterior hecha por Ofir Gendelman, un portavoz del líder israelí, que no visitó la sede de la UA debido a su apretada agenda fue una mentira clásica al estilo Netanyahu. La verdad es que fue rechazado.

En la actualidad Israel tiene lazos diplomáticos con 11 de los 54 estados miembros de la UA. Ha estado durante algún tiempo tratando de asegurar su calidad de observador de la UA junto con países como India, Brasil, Turquía, China y Japón, así como de la Unión Europea. Dos aplicaciones anteriores, en 1976 y 2014 fueron rechazadas, a pesar de sus ofrecimientos de asistencia en agricultura, ingeniería química, minería, irrigación y energía hidroeléctrica.

 

Además de su sistema opresivo de apartheid, Israel tiene que tener en cuenta varias otras políticas controvetidas, antes de que pueda esperar ganar la confianza de África. La proliferación de armas israelíes en los campos de la muerte de Sudán del Sur es un ejemplo de muchos que requieren investigación urgente. ¿De qué sirve la asistencia científica y tecnológica de Israel en África, cuando todos estos beneficios son destruidos en guerras sin sentido usando armas israelíes? En 2009, Israel vendió $ 71 millones de dólares en armas para el continente. Esa cifra se triplicó a $ 223 millones en 2013 y se subió de nuevo a $ 318 millones en 2014.

Por otra parte, ¿qué pasa con la discriminación racial y la brutalidad policial sufrida por los etíopes en Israel? El Presidente, Reuven Rivlin, admite que sus quejas han “expuesto una herida sangrante en el corazón de la sociedad israelí.” Estas iniquidades unidas a la limpieza étnica de palestinos se han combinado para socavar el viaje de Netanyahu.

La visita del primer ministro israelí a África fue la primero de este tipo en 30 años. Su gobierno ha decidido establecer nuevas relaciones en el hemisferio sur y no confiar únicamente en su tradicional apoyo político, militar y económico desde el norte. Los patrones de voto en la ONU muestran que hay una necesidad de reforzar el apoyo de Israel en las organizaciones internacionales. En un momento en que la sociedad civil de todo el mundo ha estado intensificando sus esfuerzos de boicot, desinversión y sanciones contra Israel, que necesita encontrar nuevos aliados para asegurar votos en la ONU y otros organismos.

El nuevo llamado de Etiopía por un asiento de observador en la UA es una especie de victoria, pero siempre y cuando existan las políticas de apartheid y de supremacía racial de Israel en la Palestina ocupada las puertas del continente africano permanecerán cerradas. Sudafricanos sufrieron las peores consecuencias de la brutalidad de su propio apartheid; ahora tienen que tomar la iniciativa para asegurar que Israel no hace ningún progreso en África, siempre y cuando su versión moderna de este ominoso sistema político siga puesta en dentrode sus fronteras.

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioRegiónReportajes y Análisis
Dr Daud Abdullah

El Dr. Daud Abdullah es el director de Middle East Monitor/Monitor de Oriente

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines