Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Nuevos rumbos en la política exterior turca

Estos acontecimientos representan pasos importantes que apuntan a nuevas direcciones en la política exterior turca y las acciones que el gobierno turco considera esenciales para la implementación de dicha política exterior, que ha sido influenciada por los acontecimientos en la región y por la propia realidad interior de Turquía y todas transformaciones acontecidas en el transcurso de los últimos cinco años.

Tanto Israel como Turquía han anunciado recientemente un nuevo acuerdo que pondría fin a la tensa relación entre ambos estdos. También se informó de que el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, envió una carta al presidente de Rusia, Vladimir Putin, pidiendo disculpas por el incidente en el que las fuerzas turcas habrían derribado un avión ruso. Erdogan también envió sus condolencias a la familia del piloto ruso e hizo hincapié en la reconstrucción de las relaciones entre Rusia y Turquía.

Estos acontecimientos representan pasos importantes que apuntan a nuevas direcciones en la política exterior turca y las acciones que el gobierno turco considera esenciales para la implementación de dicha política exterior, que ha sido influenciada por los acontecimientos en la región y por la propia realidad interior de Turquía y todas transformaciones acontecidas en el transcurso de los últimos cinco años. Todos estos factores actúan como detonantes de las nuevas orientaciones de Turquía en política exterior.

Funcionarios del gobierno turco se han comprometido, tanto políticamente como en los medios de comunicación, a la aplicación de posibles cambios en la política exterior del país. Sin embargo, los miembros de los partidos de oposición turcos creen que estos cambios se producen demasiado tarde y que el gobierno turco se ha visto obligado a ir por este camino, en un esfuerzo para proteger la fuerza regional del país y para encontrar una forma de salir del estancamiento político al que le ha llevado asumir este papel. Estos cambios también justifican la decisión del gobierno turco de dar marcha atrás en sus declaraciones anteriores y pueden conducir a la elaboración de nuevas líneas rojas, especialmente en la relación del Partido de la Justicia (AKP) con Rusia, Siria, Israel y Egipto.

Retomando el camino

El camino que Turquía ha tomado con respecto a su política exterior en los últimos cinco años, al menos, ha impedido que el país se haya tomado posiciones memorables en la geopolítica regional, aunque Turquía por sí misma ha tomado decisiones sobre asuntos regionales que difieren en gran medida de sus aliados en la región.

Las revoluciones árabes han dado lugar a muchos cambios geopolíticos importantes en Oriente Medio. Estos cambios en los países vecinos que se han extendido a otras partes del mundo le han afectado en gran medida, debido a su proximidad geográfica con el mundo árabe y sus lazos económicos, culturales, sociales y políticos que lo posicionan más cerca de los países árabes.

La política exterior de Turquía ha adoptado una serie de trayectorias, sobre todo después del estallido de las revoluciones árabes. El poder de Turquía como potencia regional aumentó después del éxito de las revoluciones en Túnez y Egipto al derrocar a los dictadores de ambos países. Los partidos de transición en ambos países trataron de poner en práctica el modelo del AKP para gobernar en democracia y aumentar el desarrollo económico con el ascenso de las facciones islámicas en ambos países. La orientación de los partidos en Túnez y Egipto estaba en la línea del AKP, sin embargo, muchos de los factores que impulsaron a tomar partido por estos partidos árabes también se vieron afectados por las revoluciones, y más tarde fue el poder de las fuerzas contrarrevolucionarias y la interferencia extranjera, lo que dio lugar a cambios en todas las posiciones.

Turquía asumió posiciones que difieren con las de sus aliados de la OTAN, especialmente en lo tocante a la cuestión de Siria, todo lo que sucedió en Egipto, la cuestión palestina y, su postura, la más controvertida al comenzar una guerra abierta contra Partido de Trabajadores del Kurdistán (PKK), a la que considera una organización terrorista. Turquía también reconoce la capacidad del PKK para expandirse mediante la creación de una nueva rama en Siria a través del Partido Democrático Unido. Tal desarrollo que finalmente conduciría a la creación de un estado kurdo que sería dirigido por este partido y sus milicias, que actualmente están disfrutando de los beneficios que conlleva un apoyo militar sin precedentes americano y ruso. Por no mencionar la creciente presencia de ISIS a lo largo de las fronteras de Turquía y la creciente amenaza que supone, ya que continúa amenazando a pueblos y ciudades dentro de Turquía.

Otra fuente de tensión para Turquía es su relación con Rusia, que ha sido exuesta a mucha presión después de que las fuerzas turcas derribasen un avión ruso en el espacio aéreo de Turquía el 24 de noviembre de 2015. Esto ocurrió tras la intervención rusa en la guerra de Siria para defender sus intereses y el régimen de Assad.

Todos estos factores han permitido tanto el AKP como a la oposición pedir un cambio en la política exterior de Turquía, para que se fuese más realista y pragmática, de una manera que “redujese sus enemigos y aumentase su número de amigos” en la región.

Los medios de comunicación turcos han señalado,recientemente, la posibilidad de un cambio de rumbo en la política exterior de una manera “que enderezara el camino en lugar de caminar hacia atrás”, porque los intereses nacionales turcos necesitan este tipo de cambios. De hecho, un funcionario turco señaló que la mejora de las relaciones del país con Rusia, Irán, Irak, Egipto y Siria sería beneficiosa para la economía y los negocios y aportarían unas ganancias en torno a los $ 36 mil millones.

Una de los principales alicientes fue la necesidad de un cambio en la política exterior turca. El canciller turco adjunto, Numan Kurtulmus, ha hecho hincapié en un cambio en el papel de Turquía en el problema sirio, además de sus relaciones con Rusia, la Unión Europea e Israel.

Parece que algunos de estos cambios se producen con rapidez y se basarán en un pensamiento político más pragmático y realista en su tratamiento de los problemas y las crisis regionales dentro de la proximidad de Turquía. La razón que Turquía esgrime para este cambio de rumbo es que el mundo en su totalidad ha entrado en una nueva era de conflicto y que Turquía no es capaz de contrarrestar o hacer frente a estos desafíos por sí sola. En este sentido, “Turquía debe trabajar activamente para tratar de resolver las crisis dentro de su propia zona y en los países en sus proximidades.”

Límites y posibilidades del cambio

No hay duda de que los límites y las posibilidades de cambio en la política turca se limitan y rigen por sus alianzas y las posibilidades de reactivación de las relaciones dentro de la región. Turquía está estudiando la posibilidad de formar nuevas relaciones dentro de la región además de restaurar sus relaciones con antiguos aliados regionales. A día de hoy, Turquía tiene al menos la esperanza de reducir el nivel de tensión con los países fronterizos.

Una muestra de esto es la reciente puesta en marcha de las relaciones entre Turquía y Arabia Saudí. Además, las relaciones turco-emiratíes recientemente volvieron a su curso original. Lo que importa aquí es que el nivel de cooperación entre Turquía y Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos y Qatar, ha mejorado de tal manera que ahora limita la zona de influencia de Irán dentro de la región.

Arabia Saudí también tenía la esperanza de que Turquía restaurase su relación con Egipto; Sin embargo, parece que Ankara sigue siendo inflexible en su posición política con el régimen egipcio considerando “cualquier interferencia en la voluntad del pueblo es nada menos que un golpe de estado”. Sin embargo, esto no impide que Turquía reanude las relaciones económicas con El Cairo. El primer ministro turco declaró recientemente: “Todavía es posible mejorar las relaciones económicas [entre Egipto y Turquía], ya que esto, sin duda, beneficiará a ambos países.”

Parece también, según Turquía, que es Egipto quién ha adoptado una postura de línea dura contra el restablecimiento de las relaciones entre los dos países. Ha habido conversaciones de un nuevo acuerdo entre Turquía e Israel, lo que podría hacer que Turquía dejase de usar su poder de veto para que Israel pudiera participar en la OTAN.

El acuerdo se dice que conduce potencialmente a una reparación y una disculpa formal, a medio camino, y con la condición de levantar el sitio en la Franja de Gaza o al menos hacer un alto en el asedio. Además, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha solicitado que se organice una visita a la Franja de Gaza y que a la ayuda humanitaria se le permita entrar en el territorio palestino a cambio de que Turquía aumente su influencia sobre el líder de Hamás en Turquía.

Algunos analistas políticos han sugerido que existe una relación entre el anuncio de un acuerdo de reconciliación con Israel y la aparición de un acuerdo similar con Rusia. Uno de estos acuerdos se dice que ha despejado el camino para el otro, aunque Ankara dice que ha colocado un acuerdo de paz con Rusia en la parte superior de su lista de prioridades. Esto explica por qué los funcionarios turcos recientemente celebraron el día nacional de Rusia en la embajada de Rusia en Ankara y por qué Erdogan recientemente pronunció un discurso en el que felicitó líder ruso, Vladimir Putin. De hecho, Erdogan expresó su deseo de que “las relaciones entre los dos países lleguen al punto deseado.” La referencia de Erdogan a Putin fue tomada como una señal de que las negociaciones comenzarían entre los dos países y que el ministro de Asuntos Exteriores de Turquía visitaría Moscú a principios de julio.

Otros temas difíciles

Parece que las posibilidades y las limitaciones en los cambios de la política exterior turca incluirán todos los temas que están afectando a Turquía. Dichos cambios serán una serie de acuerdos a medio camino para todas las partes. Por lo tanto hay que preguntarse cuáles son los precios que hay que pagar o los compromisos que debe hacer Turquía para llegar a acuerdos con países como Rusia, Israel, Egipto y Siria.

La importancia de la cuestión de Siria es la fuerza impulsora detrás de estos acuerdos, ya que es el problema más complicado que enfrenta la región. El ministro de Asuntos Exteriores turco ha comenzado recientemente una serie de maniobras políticas que conducen a la salida del estancamiento político en Siria sin presentar ninguna de las condiciones que Turquía ha pedido en el pasado. Además de esto, también ha hecho hincapié en la importancia de poner fin a la guerra en Siria “en la que nuestros hermanos han muerto en los últimos cinco años sin razón.” Sin embargo, a diferencia de años anteriores, no habló de la salida de Assad como una condición previa a la participación de Turquía.

Por otra parte, las autoridades turcas han hecho algunas observaciones sobre la naturaleza de la colaboración que llevará a cabo con Rusia e Irán sobre el tema sirio, en el que Turquía va a insistir en la unificación del territorio sirio y a no permitir la formación de un estado kurdo.

Lo cierto es que los cambios dentro de la política exterior turca garantizarán sus intereses, especialmente en el campo económico y geopolítico. Estos cambios mejorarán la posición de Turquía y reforzarán la solidez de sus relaciones con sus vecinos regionales y con el resto del mundo.

Por lo tanto, estos cambios profundos, no se llevarán a cabo a corto plazo debido a la complicada naturaleza de la situación regional y las amenazas contra la seguridad nacional de Turquía. Por esta razón, ninguno de los cambios que se produzcan serán implementados tras una cuidadosa reflexión y consideración de todos los factores, incluidos los políticos, los intereses de Turquía y su seguridad.

Traducido del Al Jazeera, el 28 de junio de 2016.

Categorías
Artículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelNoticiasOriente MedioPalestinaRusiaTurquía
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines