Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La retórica internacional sugiere que Israel no es un agresor

De acuerdo con el Dr. Mahmoud Matar, que es citado en el informe: "Algunos pacientes siguen sufriendo dos años después de su lesión y necesitan atención médica continua. Otros muchos todavía están esperando sus prótesis. El estado de las prótesis en Gaza es muy precario".

La Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios en el territorio palestino ocupado (OCHA) ha publicado una breve, pero detallada, relación de documentos de la Organización Mundial de la Salud con respecto a la sombría situación en Gaza, dos años después de que Israel se embarcase en una campaña criminal durante la “Operación Margen Protector “.

Ya que se opera bajo restricciones severas debido al bloqueo ilegal impuesto sobre el enclave, la escasez de médicos durante y en el período inmediatamente posterior a la agresión de Israel que se han extendido hasta nuestros días – la diferencia de que en lugar de una multitud de víctimas palestinas sangrando por el suelo, ahora hay un número considerable de palestinos que se han dejado con una incapacidad permanente y se colocan en una lista de espera como resultado de la privación intencional y las infraestructuras dañadas impuestas por Israel.

De acuerdo con el Dr. Mahmoud Matar, que es citado en el informe: “Algunos pacientes siguen sufriendo dos años después de su lesión y necesitan atención médica continua. Otros muchos todavía están esperando sus prótesis. El estado de las prótesis en Gaza es muy precario”.

Menos visible, pero igualmente importante, es la estimación de la OMS de que “el 20 por ciento de la población (360.000 personas) en Gaza pueden haber sufrido trastornos mentales y requieren algún tipo de apoyo psicológico o la intervención psicosocial.”

La combinación de tácticas pasivo-agresivas empleadas por Israel y por la comunidad internacional, asegurando que los palestinos de Gaza estén perpetuamente privados de atención, por no hablar de tratamientos adecuados, se hace evidente en la interferencia y la corrupción que rodea el mecanismo de reconstrucción de Gaza. Lejos de proporcionar al menos un alivio temporal, la ONU ha aumentado la dificultad mediante la promoción de esfuerzos inútiles y propaganda, lo que aumenta la confianza internacional en ilusiones.

La reconstrucción de centros de salud sigue siendo un trabajo permanentemente en marcha y, dado el goteo de ayuda en comparación con los millones prometidos tras la agresión, es poco probable que los servicios de salud en Gaza sea capaces de proporcionar un servicio que atienda las necesidades básicas de salud , y mucho menos el dolor crónico, la discapacidad y enfermedades graves.

La agencia de noticias Ma’an informó que el OOPS atribuyó el deterioro de la situación “en parte por el bloqueo [israelí] que limita las oportunidades de formación fuera, y de la división interna palestina, que ha dejado a los empleados públicos contratados por las autoridades de facto, incluido el personal de salud , sin salarios regulares “.

Las organizaciones internacionales han seguido con su papel tan diligentemente, tanto que la disociación se ha convertido en una parte integral del proceso. La OMS y el OOPS desempeñan funciones diferentes, sin embargo, un reconocimiento de lo que se ha agravado la situación de los palestinos en Gaza habría contribuido a una perspectiva más justa y se añade al contexto de la situación humanitaria en deterioro.

Sin embargo, más allá de la afectación y de remover sombrías estadísticas, esta disociación es precisamente lo que las organizaciones internacionales se esfuerzan por lograr. No es falta de exactitud, o de precisión, sino una verdadera distorsión para oprimir a los palestinos. La negativa a fusionarse en una sola voz unida contra la opresión es otra forma de complicidad para proteger a Israel de cualquier represalia. Después de todo, “la operación Margen Protector” no es lo único de lo que puede culparse al autor de la catástrofe en Gaza. Es Israel, la entidad tan meticulosamente planeada y protegida por la comunidad internacional, quién ha subyugado a los palestinos y profanado su territorio. De hecho, las organizaciones internacionales deberían hacerlo obligatorio para que se abstengan de localizar las manifestaciones temporales y específicos del colonialismo como el culpable y afirmar que la existencia de Israel es el principal instigador del descontento palestino, la privación y la deshumanización.

 

 

 

 

Categorías
BlogsBlogs- PolíticaIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaUN

MEMO Staff Writer

Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines