Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El poeta sirio-kurdo Amir Darwish: “No es una crisis para los sirios, es una crisis universal”

El 10 de julio, Darwish leerá una selección de sus poemas en el Festival de Poesía de Ledbury.
El poeta sirio kurdo Amir Darwish

Amir Darwish me cuenta que la poesía lo eligió a él a los dieciséis años. Natural de Kobani, en el norte de Siria, aunque nació y se crió en Alepo –para él hacer poesía no sólo fue una elección inusual para alguien de su generación, sino también peligrosa. Fueron los años noventa y el régimen de Assad había trabajado durante muchos años, y en muchos sentidos, para acabar con la disidencia política: “No pensé sobre el peligro que entrañaba en el momento, o las consecuencias”, reflexiona. “El camino que me condujo hacia la poesía era mucho más fuerte que cualquier otra cosa.”

El trabajo de Darwish llamó la atención de las autoridades sirias.Cuando escribió un poema sobre el Kurdistán, se informó a la policía, que comenzó a visitar la casa. Esto unido a la presión mental y psicológica a la que se enfrentó en casa, le ayudó a tomar la decisión de abandonar Siria, para establecerse en Dubai y, finalmente, emigrar a Londres, donde solicitó asilo. Allí trabajó como traductor para luego completar su licenciatura en la Universidad de Teesside y hacer a continuación, un máster en Durham. Él continuó trabajando en su poesía a la vez que culminaba sus estudios.

“En ese momento yo estaba conectando con la poesía política, pero desde entonces he avanzado. Ahora mi poesía se centra más en mensajes humanitarios, mensajes más universales. Hay poetas que conectan sus poemas con ciertos problemas, ya sean políticas o sociales, pero en Oriente Medio en este momento, con todo lo que va mal, los mejores mensajes son universales a la par que humanitarios”.

Una de las últimas obras de Darwish, De dónde vengo, es un ejemplo de poema que tiene un mensaje universal en interior. “El poema está conectado a la pregunta que enfrentan los inmigrantes en sus países de acogida”, dice Darwish. Se lee como una serie de respuestas que un inmigrante puede dar cuando se le pregunta, Lo que sigue es un extracto del poema “¿De dónde vengo? ‘:

 Desde la tierra de la que vengo

De la tierra a la que llego

Desde el corazón de África

De los riñones de Asia

Desde la India especias traigo

De la profunda selva amazónica

Desde un prado tibetano vengo

De una tierra de marfil

Desde lejos

 

“Ese mensaje puede ser humano y universal para adaptarse a todas partes, ya venga el inmigrante de Siria o de China o de Estados Unidos”, explica Darwish, “en contraste con un mensaje político, donde, por ejemplo, alguien va a empezar a llamar y clamar por un ideal político para un determinado grupo en Siria y escribir poesía para ese grupo específico y se convertirá en política para ese grupo específico. Todo el mundo va a entender la agonía del ser humano si están cruzando el mar. Ya crucen el Mediterráneo, el Mar Negro, o el Mar Rojo, los seres humanos son todos iguales”.

Esta es una evolución reciente en la obra de Darwish. Uno de sus poemas más ampliamente publicados, Lo sentimos – una disculpa de los musulmanes a la humanidad, tomó una dirección diferente y es un comentario sobre la demonización de los musulmanes en Occidente y el hecho de que están llamados por defecto a disculparse por los ataques terroristas.

 

Perdonadme por las mil y una noches,

Cada vez que vemos una estrella, pedimos disculpas por la astronomía

Sentimos que Mo Farah solicitara asilo aquí y pasase a ser el campeón del mundo para Gran Bretaña

Disculpad el arte no figurativo

Los patrones y la decoración

Perdonad toda la comida que trajimos, desde el atún

Al pollo tikkamasala

El hummus

El falafel

Los albaricoques

El kebab de pollo y el Shawarma (y no os olvidéis del cuscús)

Y si olvidamos pedir perdón por algo, no importa, lo sentimos aún sin saberlo

Pero Darwish ya no se contenta con el poema. “No me refiero a que la identificación de una persona con el otro – nosotros y ellos – la intención no era identificar dos partes. La intención era hablar de discriminación, pero el mensaje que hay dentro del poema, y en particular los pronombres que se usan, ceban mi descontento. Si tuviera la oportunidad me gustaría cambiar todo el poema – Ni siquiera sé si volvería a escribirlo”.

No hay muchas ofertas de trabajo para Darwish en Siria, pero un poema de 2015, Siento que debiera hablar de la ciudad, se lee como un homenaje a su ciudad natal.

 

Es la ciudad, donde los vendedores de pasteles tiran de sus carros y gritan, ‘múevete antes de que te apuñale el vientre’.

De los barberos que se atan hilos en los dedos y  tiran de atrás hacia delante adelante arrancando pelos mientras saludan a los paseantes con un Assalamu Alaikum.

De los niños de Eid y de su ropa de colores; pistolas de juguete; zapatos lustrados; de dos diminutos y bang bang disparan y huyen a la fiesta.

Mi intención era “traer Alepo de vuelta a la vida”, dice Darwish, que explica por qué escribió el poema. La imagen de Alepo que pinta Darwish es tal vez la contrariaa la que un observador podría imaginar de Siria si juzgamos la ciudad por lo que vemos en las noticias – en estos días Alepo es principalmente conocida por el número de ataques aéreos de cada semana. “No lo hice como propaganda o como mensaje político sino para traer de vuelta a la vida Alepo como la conocí, en lugar de sólo ver la destrucción. Mi intención era darle vida de nuevo con todos sus mercados y personas”.

Otro aspecto del conflicto sirio destacado a menudo en las noticias es la brecha entre ciertas comunidades. Pero esto es un “juego” de los medios y del régimen, según cree Darwish. “Consiste enexplotar la situación. La forma en que el régimen y los medios manipulan, pasará a la gente y crearán lo que esperan crear, esto es, propaganda”.

“La sociedad siria siempre ha vivido en armonía, de alguna manera, entre ellos”, continúa, “a pesar del hecho de que las divisiones o la brecha entre nosotros ha sido manipulada desde la década de 1960 por un régimen autoritario y dictatorial. A pesar de todas las divisiones y las facciones, hay algún tipo de armonía y hay una especie de cohabitación entre las personas – que no están tan divididos y es de esperar que lo estarán. Estamos hablando de personas que llevan viviendo allí miles de años juntos. Esto tal vez es diferente para los inmigrantes que llegan en los años 1960 o 1970 y para la ola de inmigrantes que llegaron en la década de los 2000. Estas personas llevaban viviendo juntos por un tiempo muy largo. Se casaron entre sí, compraron cosas el uno del otro; cooperaban”.

Tal vez una narrativa alternativa puede ser presentada documentando las experiencias personales de la gente. Darwish trabaja actualmente para el sitio web Hikayetna que recoge historias de los refugiados que han sido desplazados, y los publica en línea. “Es difícil para cualquier persona ver su país siendo vaciado. Tal vez la búsqueda de esperanza, de cadenas de esperanza para estas personas y el escuchar sus historias, escuchar lo que pueden contribuir a la humanidad, ya que están hablando de sus agonías pueden ayudar a la situación “, dice.

El 10 de julio, Darwish leerá una selección de sus poemas en el Festival de Poesía de Ledbury. Los versos tratan el amor, la paz y la inmigración, que tan importantes son en su trabajo. Se dice que la poesía y este tipo de festivales pueden ayudar a explorar estos tres conceptos y ofrecer una imagen diferente de la guerra, la matanza y la violencia que presentan los medios de comunicación. “Si alguien de la región puede explorar el tema del amor, si alguien de la región puede explorar el tema de la paz, el tema de la humanidad, el tema de los inmigrantes como una crisis universal humanitaria, no es una crisis para el pueblo sirio o una crisis de un determinado grupo. Es una crisis universal”.

Categorías
EntrevistasOriente MedioSiria

MEMO Staff Writer

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba