Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Atentado en Medina: Más pruebas de que el Islam es inocente del horror.

¿Cómo puede alguien que dice luchar por el establecimiento de un califato islámico cometer algo tan vil y monstruoso como un ataque a la Mezquita del Profeta en Medina usando un chaleco bomba?
Mezquita del Profeta en Medina

Una ola de ataques terroristas en Arabia Saudí, por todo Oriente Medio y Asia en la última semana han demostrado una vez más, que el terrorismo no tiene relación alguna con el Islam. He discutido previamente la desviación estos llamados terroristas musulmanes, y demostrado que son propensos a cometer actos rechazados por el Islam, incluyendo el consumo de alcohol y la fornicación, y que se cuentan por lo general entre los menos informados sobre el Islam. Y por tanto, difícilmente pueden ser considerados parte de la fe.

Algunos pueden haber argumentado que, a pesar de su comportamiento, muchos terroristas que reclaman afinidad y afiliación con el Islam se perdieron simplemente por un camino oscuro de desviación y mal. Esta cadena de pensamiento esencialmente dice que, a pesar de sus crímenes son terribles y su conducta inmoral, podrían todavía ser considerados musulmanes en el sentido más amplio de la palabra, y que habría esperanza para ellos para lograr el perdón del Todopoderoso y la humanidad buscando el arrepentimiento y el alejamiento de la violencia injustificable. Presumiblemente, tal arrepentimiento habría sido posible incluso para aquellos que se hacen estallar en los mercados llenos de civiles.

Sin embargo, los ataques de la semana pasada, y sobre todo en la segunda ciudad más sagrada del Islam, Medina, muestran que estos terroristas están completamente desprovistos de cualquier luz islámica, piedad o ética. Están más allá de ser simples desviados, y en su lugar se han abocado a un abismo de maldad, que sólo buscan para dar muerte a la masa de inocentes y de ganar nada más que la maldición de Dios y de la humanidad por igual. No hay paraíso posible para estos demonios en la piel humana, solamente condenación.

Después de todo, ¿cómo puede alguien que dice luchar por el establecimiento de un califato islámico cometer algo tan vil y monstruoso como un ataque a la Mezquita del Profeta en Medina usando un chaleco bomba? Aunque ningún grupo se ha atribuido la responsabilidad, todas las señales parecen indicar por el modus operandi que Estado Islámico, Daesh, está detrás de estos terribles ataques contra el corazón mismo de Islam. El atacante se acercó a los soldados de Arabia Saudí, preguntándoles si podía romper su ayuno con ellos ya que se había planteado la llamada a la oración de la tarde. Ellos gentilmente lo invitaron a unirse a ellos para la comida, sólo para que el terrorista asesinase a sus anfitriones inmolándose.

Supuestamente esto no era más que un ataque contra el aparato de seguridad saudí. Si los terroristas querían hacer eso, hay miles de otras dianas en toda Arabia Saudí. Este fue un ataque contra el Islam y los musulmanes de todo el mundo, y los terroristas querían enviar el mensaje de que incluso el lugar de descanso del propio profeta Muhammad, la paz y las bendiciones sean con él, no es seguro para nadie, y sobre todo no para los musulmanes. Se dice que Aysha, la esposa del Profeta, una vez dijo a los trabajadores que estaban construyendo cerca de la Mezquita del Profeta que no perturbasen al profeta que fue enterrado en su interior. Los terroristas han ido más allá que martillear con clavos, y en su lugar han detonado explosivos y asesinado a las personas justo al lado del más grande y querido lugar de descanso del profeta del Islam.

Hace varios años, cuando Daesh explotó la mezquita y la tumba del profeta Jonás en Irak, recuerdo sufrir un ataque de los trolls en línea de Daesh por condenar tal barbarie sin sentido. Cuando pasamos más allá de  las declaraciones habituales de mi herejía por atreverme a estar en desacuerdo con ellos, les pregunté por qué estaban volando las tumbas de los profetas, y si ellos también pensaban que era justificable hacer estallar la tumba del Sello de los Profetas en Medina. A pesar de que rápidamente se quedaron en silencio, creo que ayer por fin obtuve mi respuesta.

 

Esta no es la primera vez que los extremistas radicales han atacado los sitios más sagrados del Islam. Pocos recuerdan la toma de la Gran Mezquita de La Meca que alberga la Kaaba en 1979. En este caso, Juhayman Al-Otaibi mantuvo rehenes en el sitio más sagrado del Islam y forzó el derramamiento de sangre en un lugar donde la violencia está totalmente prohibida por la ley islámica. Mucho más atrás en la historia, en el siglo 10, los Qarmatianos, una comunidad de ismaelitas chiíes, atacaron La Meca y profanaron algunos de sus reliquias, incluyendo la captura y extracción de la piedra Negra desde su pedestal y la profanación de los pozos de agua de Zamzam.

Sin embargo, este último ataque contra el Islam y el atentado contra la santidad de la Mezquita del Profeta han acaecido en la era de los medios de comunicación y las redes sociales. Los musulmanes no olvidarán cómo los que dicen ser seguidores devotos del Islam tienen más en común con las sectas desviadas que propagaron el miedo y el terror en los corazones de los musulmanes a través de la Península Arábiga hace más de mil años, si los Qarmatianos o los Khawarijantes, ellos que asesinaron califas y convulsionaron la sociedad con sus ideologías violentas y enfermizas.

Como si el ataque a la mezquita del Profeta no fuera lo suficientemente atroz, Daesh ha estado ocupado con la matanza de gran cantidad de personas este Ramadán, el mes sagrado del calendario islámico. Dispararon a decenas de inocentes en el aeropuerto Ataturk de Estambul; apuñalaron y despedazaron a 20 en Dhaka; y, en su peor ataque hasta la fecha, volaron a más de 200 en Bagdad. De nuevo, y como era de esperar, la gran mayoría de las víctimas de estos actos de terrorismo no eran otros que las personas más injustificadamente vilipendiadas en esta época, los propios musulmanes.

¿Cuándo el mundo, particularmente Europa y EE.UU., se dará cuenta de que el Islam y los musulmanes, que representan más de 1,8 mil millones de personas de la población mundial, son las mayores víctimas del terrorismo? ¿Cuando se dará cuenta de que el mundo sería mucho más productivo si se apoyase a los musulmanes en lugar de demonizarlosen lugar de aprovechar todas las oportunidades posibles para menospreciarlos en los medios? Nunca ha habido pruebas más evidentes de que el Islam es completamente inocente del terror como en los acontecimientos de la semana pasada, y decir lo contrario después de lo que el mundo ha sido testigo sería grotesco e indefendible.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaNoticiasOriente Medio
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines