Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Imparcialidad y buena fe son conceptos ajenos a EE.UU. e Israel; los palestinos deben buscar en otra parte.

Badran fue víctima de una política engañosa de Estados Unidos, ya que sin el hardware militar y el apoyo político de los sucesivos gobiernos norteamericanos, los colonos y soldados israelíes no podrían haber actuado con la impunidad desenfrenada que han tenido hasta la fecha.
Periodistas palestinos son atacados con gases lacrimógenos por fuerzas israelíes

De todas las masacres cometidas por Israel contra el pueblo palestino, la que se llevó a cabo el decimoquinto día de Ramadán en febrero de 1994 fue única. Viniendo como lo hizo pocos meses después de la firma de los Acuerdos de Oslo fue claramente un intento de «descarrilar» lo que el presidente de Estados Unidos Bill Clinton describió como «la paz de los valientes». Esta semana en que se dio muerte a tiros al niño palestino Mahmoud Rafat Badran, de 15 años, por soldados israelíes en la víspera del vigésimo tercer aniversario de la matanza de Hebrón fue un escalofriante recordatorio del fracaso del proceso de Oslo.

Badran no era un «terrorista» y tampoco se le requería por ningún delito. Le dispararon mientras volvía a casa de una visita a una piscina cercana. Después de una rápida investigación inicial el ejército israelí admitió que le disparó «por error» durante la persecusión de un grupo de lanzadores de piedras. Al igual que los 29 fieles que fueron asesinados a sangre fría en la mezquita de Abraham en 1994, 

Badran fue víctima de una política engañosa de Estados Unidos, ya que sin el hardware militar y el apoyo político de los sucesivos gobiernos norteamericanos, los colonos y soldados israelíes no podrían haber actuado con la impunidad desenfrenada que han tenido hasta la fecha.

El día en que los demócratas están ostentando un asiento en el Congreso de Estados Unidos en protesta por sus liberales leyes de armas, es extraño que tantos americanos pidan el endurecimiento del control de armas después de cada asesinato en masa en los EE.UU., sin embargo, nunca sienten la necesidad de realizar protestas similares para una revisión del apoyo militar de Estados Unidos a Israel después de todos los crímenes cometidos contra la población civil palestina. No habría ninguna necesidad de nuevas leyes en este sentido. La Ley de Ayuda Exterior otorga al presidente de EEUU facultades para «reducir sustancialmente o dar por terminada la asistencia de seguridad a cualquier gobierno que se involucre en un patrón consistente de violaciones graves de los derechos humanos reconocidos internacionalmente».

Ningún presidente estadounidense antes o después de Oslo ha tenido ni el valor moral ni la voluntad política para aplicar las cláusulas de la Ley de Cooperación Internacional con respecto a Israel. Por el contrario, el asesinato diario de palestinos ha sido premiado por el Congreso con la aprobación de un flujo constante de armas letales durante muchos años. Como resultado, mientras que los palestinos estaban enterrando y en duelo por el joven Mahmud Badran esta semana, el recientemente designado – y de extrema derecha – ministro de Defensa de Israel, Avigdor Lieberman, fue agasajado en los EE.UU. para celebrar la próxima entrega de EE.UU. de 20 modernos bombarderos F-35 a Israel.

Nadie en el gobierno de Estados Unidos o del fabricante de aeronavegación Lockheed Martin se atreve a cuestionar la sabiduría de este movimiento. Si alguien pensó por un momento que la eliminación de la llamada «amenaza nuclear iraní» iba a reducir el nivel de las transferencias de armas a Israel estaba equivocado. En la misma medida que eran «intocables» en el momento de la masacre de 1994 en Hebrón, los colonos extremistas siguen siendo el grupo político dominante dentro de la política israelí en la actualidad. Lieberman es su líder de más alto perfil y se le acaba de engregar la poderosa cartera de Defensa por parte del primer ministro Benjamin Netanyahu.

En los meses posteriores a la masacre de Hebrón importaba muy poco a los palestinos si los israelíes erigieron un santuario en honor a la memoria del asesino de masas Baruch Goldstein. Tampoco les importaba si el gobierno de Estados Unidos optaba por designar a Kahane Chai, el grupo al que pertenecía, como una organización terrorista. Lo que importaba entonces, y sigue siendo importante hoy en día, fue la decisión sin precedentes de dividir la mezquita de Abraham de una manera que dio a los judios derechos exclusivos para el culto en ella durante ciertas fiestas religiosas y la imposición de un catálogo de restricciones para los musulmanes en otros momentos. Restricciones al derecho de anunciar la llamada a la oración por los altavoces son sólo un ejemplo. Solo durante 2015, el departamento de Waqf islámico (bienes religiosos) en Hebrón registró 600 ocasiones en las que las fuerzas de ocupación israelíes impidieron la llamada islámica para la oración en la mezquita de Abraham. La razón dada fue que perturba a los 500 colonos extremistas que viven en el asentamiento ilegal de Kiryat Arba (donde vivió el conmemorado Goldstein) a unos cientos de metros de la mezquita.

Alentados por su éxito en cambiar el status quo en la mezquita de Hebrón los colonos en los últimos años han intensificado sus esfuerzos para repetir el mismo proceso en la mezquita de Al Aqsa de Jerusalén. Difícilmente pasa un día sin sus ataques al complejo bajo la protección del ejército israelí. Aparte de las tímidas llamadas para la «moderación» de la comunidad internacional, los palestinos se han quedado prácticamente solos para proteger la integridad del Noble Santuario. Los espectadores internacionales, al parecer, están esperando pacientemente por otra matanza al estilo de Hebrón que les proporcione un incentivo para apoyar la división de la mezquita y sus instalaciones.

Si bien muchos pueden sentirse cómodos culpando a los EE.UU. por apoyar a Israel y su movimiento de asentamiento colonial, nunca debemos olvidar que los líderes regionales, incluidos los palestinos, han sido igualmente cómplices. La admisión esta semana por parte del veterano negociador de la OLP, Nabil Shaath, sobre que la Autoridad palestina gasta más dinero en la seguridad de Israel de lo que gasta en la educación palestina es una impactante auto-acusación y admisión de culpabilidad.

El 23 aniversario de la matanza de Hebrón no es sólo un recordatorio oportuno del fracaso de Oslo, sino también una oportunidad para cambiar el sentido de la marcha y buscar soluciones en otros lugares. Los palestinos ya no pueden seguir colocando mal su confianza con nociones de imparcialidad de Estados Unidos o buena fe de Israel; estos conceptos son ajenos a los políticos en ambos países.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelOriente MedioPalestinaReportajes y AnálisisUS
Dr Daud Abdullah

El Dr. Daud Abdullah es el director de Middle East Monitor/Monitor de Oriente

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines