Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Netanyahu juega la carta de la “moderación” para promover la nueva coalición

Avigdor Lieberman.

Benjamin Netanyahu ha expandido su coalición de gobierno incluyendo a Yisrael Beiteinu y nombrando a Avigdor Lieberman, el líder de la formación, ministro de defensa. El primer ministro israelí también aceptó varias demandas más del partido, la más importante de las cuales supone proporcionar pensiones de jubilación a los inmigrantes rusos que han pasado la mayor parte de su vida laboral en Rusia o en los países de la antigua Unión Soviética.

La crisis de Netanyahu con el partido Hogar Judío ha sido superada a través de un acuerdo con su líder Naftali Bennet, con una fórmula que garantiza que los miembros del gabinete permanezcan informados de todas las novedades en materia de seguridad a través de un secretario que mantiene al tanto a los ministros. Al aceptar esto, Netanyahu ha demostrado una vez más que es un político inteligente a la hora de gestionar sus políticas domésticas y de tratar a la vez con sus oponentes y sus aliados.

Con tan sólo 66 miembros en la Knesset, el gobierno sigue siendo relativamente inestable y sensible al chantaje de cualquier miembro de la coalición. La nueva estructura ha planteado una serie de preguntas en relación a las intenciones de Netanyahu, alentando el deseo regional e internacional de ver a la Unión Sionista dirigida por Isaac Herzog integrándose en el gobierno para iniciar un proceso político serio que lleve a un acuerdo político con los palestinos, o al menos para avanzar lo suficiente en el proceso político como para aliviar algo de la presión a la que están sometidos los estados de la región. Otros países de la zona han estado ocupados con otros asuntos, en particular con las crisis de Siria y de Libia y con la cuestión de los refugiados. Estos países favorecen al grupo de Herzog –considerado más “moderado”-, en especial en vista de sus demandas de congelar la construcción de asentamientos y de comenzar las negociaciones con los palestinos en base de las viejas y de las nuevas iniciativas regionales.

Parece que la primera tarea de Netanyahu tras haberle dado algo de estabilidad a su gobierno es promoverlo como “moderado”, dado que el mundo lo considera de extrema derecha y racista. Ha confirmado que está dispuesto a negociar en base a la Iniciativa de Paz Árabe, la cual, en su opinión, “incluye elementos positivos que pueden ayudar a revivir unas negociaciones constructivas con los palestinos”. No obstante, señaló que el inicio de tales negociaciones ha de reflejar los dramáticos cambios que se han producido en la región desde que se propusiera la iniciativa en 2002. También manifestó que el objetivo de las negociaciones es alcanzar una solución con dos estados para dos pueblos, y alabó la iniciativa del presidente egipcio Abdel Fattah Al-Sisi y su propuesta para impulsar la paz y la estabilidad en la región.

La habilidad de Netanyahu recae en el hecho de que eligió hablar de paz en presencia de Lieberman, en una rueda de prensa conjunta; el nuevo ministro de defensa reiteró las declaraciones del premier en relación a la solución de los dos estados y a Al-Sisi. Subrayó que está de acuerdo con todo lo que dijo Netanyahu. Cuando ambos hombres están de acuerdo en el mismo discurso de moderación política, y ambos dirigen un gobierno acusado de extremismo, esto supone un potente mensaje dirigido a los países de la región y a la comunidad internacional, para que descarte las dudas y los miedos ante la política israelí bajo su liderazgo. Lieberman en particular trató de tranquilizar a todo el mundo de que adoptaría “una política de seguridad responsable y equilibrada”.

Sus declaraciones impulsarán a las facciones regionales e internacionales a presionar a los palestinos y a los árabes para darle otra oportunidad a Netanyahu y relanzar las negociaciones bilaterales, quizá auspiciadas por Egipto. Para los líderes palestinos será difícil pasar de largo ante el principio de negociar con los israelíes, a pesar del hecho de que existen dudas y de la sensación de que Netanyahu simplemente quiere ganar tiempo una vez más para aliviar el aislamiento internacional al que está siendo sometido Israel. Puede que haya modificado su postura de cara al mundo exterior, pero en esencia no ha cambiado; en su historial está el haber dicho que la Iniciativa Árabe de Paz ya no está alineada con las presentes circunstancias.

En sus últimas declaraciones, por lo tanto, Netanyahu se ha centrado en los “dramáticos cambios en la región desde 2002,” que es la clave para implicar que los árabes han de modificar la iniciativa de una forma que responda a las demandas de Israel. De hecho, filtraciones del lado israelí afirman que existen estados árabes dispuestos a modificar la iniciativa con respecto a los refugiados palestinos y su derecho de retorno; es posible que también se incluya la cuestión de los intercambios de territorio, puesto que le da a Israel algo de flexibilidad para continuar con la expansión de los asentamientos en vista de que en algún momento del futuro sea posible anexionar esas tierras. Esto ocurre a pesar del hecho de que la Liga Árabe y el liderazgo palestino han rechazado oficialmente la idea de modificar la Iniciativa Árabe. Sin embargo, las posturas en público no reflejan necesariamente las cartas confidenciales y las posturas ocultas de la mirada del público.

Puede que Netanyahu gane algo de tiempo antes de que su política quede al descubierto y vuelva a la postura que en realidad nunca ha abandonado. Puede que nos sorprenda avanzando en dirección del acuerdo, pero, en ese punto, se verá forzado a cambiar a sus compañeros de coalición por aquellos de la Unión Sionista de Herzog, que está desesperado por ser ministro. Sin lugar a dudas, será capaz de aprobar cualquier decisión en la Knesset e incluso ante la opinión pública, cuando se trate de una solución histórica. Entonces será cuando vayan a examen las verdaderas intenciones de Netanyahu, junto con todas las facciones que están tratando con su relativamente nuevo discurso político.

Traducido de Al-ayyam, 1 de junio 2016

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioPalestina
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines