Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Dawabsheh vive con cicatrices emocionales tras el ataque incendiario

A los cinco años de edad, Ahmed es el único superviviente de un incendio provocado en la casa de su familia en Duma el verano pasado cuando colonos extremistas quemaron la propiedad, asesinando a los padres de Ahmed y a su hermano Ali, de dieciocho meses de edad.

Ahmed Dawabsheh, único superviviente del infame ataque incendiario en Duma, se está curando de sus heridas.

Acompañado por su abuelo, Hussein, y su tío Nassr, Ahmed asistió al segundo Foro de Medios de Palestina en Estambul (Turquía), el mes pasado.

Sus cicatrices son evidentes. A los cinco años de edad, Ahmed es el único superviviente de un incendio provocado en la casa de su familia en Duma el verano pasado cuando colonos extremistas quemaron la propiedad, asesinando a los padres de Ahmed y a su hermano Ali, de dieciocho meses de edad. Ahmed sufrió quemaduras en el 60% de su cuerpo durante el ataque.

Mientras que el pequeño Ali murió en el acto, sus padres Ahmed Saad y Riham lucharon por su vida en un hospital, aunque sucumbieron a las quemaduras apenas unas semanas más tarde.

Como Ahmed estaba en la Unidad de Cuidados Intensivos en el Hospital Tel Hashomer no pudo saber del destino de su familia. Cinco meses más tarde, y después de ser trasladado al ala de cuidados infantiles y sometido a un total de diez operaciones, entre las que se incluyen injertos de piel, su abuelo le informó de lo que había sucedido.

“A medida que la familia y amigos comenzaron a visitarlo en el hospital, Ahmed empezó a preguntar por qué sus padres no habían ido todavía a verle”, dijo Hussein a MEMO. “Le dijimos que también resultaron heridos y estaban recibiendo tratamiento al igual que él.”

Su tío, Nassr, declaró que Ahmed aún no comprende completamente que su hermano y sus padres han fallecido, pero sabe que “están en el cielo”.

La mano y parte derechas de la cara de Ahmed todavía portan las cicatrices de las quemaduras sufridas durante el ataque, pero son las secuelas emocionales las que han abierto las peores heridas. Su miedo al fuego y al calor, diceHussein, son tan fuertes que lloró y gritó durante una sesión de tratamiento con láser ensu mano derecha. “El doctor dijo que no era doloroso, yo lo probé y no lo era”, agregó. “Le pregunté a Ahmedpor qué le dolía, dijo que el láser estaba haciendo fuego y que le iba a quemar.”

A principios de este año, la casa de Ibrahim Dawabsheh, pariente de Ahmed y testigo clave en el ataque que acabó con su familia, se incendió en lo que los vecinos describieron como un ataque premeditado por parte de individuos enmascarados que rompieron la ventana del dormitorio y prendieron fuego a la vivienda. Ibrahim resultó ileso, pero su esposa sufrió una intoxicación por inhalación de humo. La policía israelí dijo que la causa del incendio era desconocida, negando que fuese un incendio provocado.

Unos meses después del ataque, Amiram Ben-Uliel, de 21 años, fue acusado del asesinato de la familia Dawabsheh, y un menor no identificado también fue acusado como cómplice en el ataque.

Ben-Uliel forma parte de un movimiento conocido como “Hilltop Youth” o “Juventud de las Colinas”, un grupo de jóvenes colonos israelíes sin líder conocido,que crea puestos fronterizos no autorizados en los montes de Cisjordania y que son acusados de llevar a cabo los ataques conocidos como “price tag attacks”* contra los palestinos y sus propiedades. Según la ONU, al menos 120 de estos ataques perpetrados por colonos israelíes fueron reportados en la Cisjordania ocupada el pasado 2015.

Un informe de Yesh Din, una organización israelí pro derechos humanos, muestra que más del 92.6 % de las denuncias que hacen los residentes palestinos a la policía israelí acaban sin que se presenten cargos.

“Si hubieran sido palestinos quienes hubiesen llevado a cabo tales ataques,los sospechosos rápidamente habrían sido detenidos y procesados bajo la ley marcial y sus casas habrían sido demolidas,” declara el abogado Omar Khamaisi, director del Centro Al-Mezan para los Derechos Humanos, a MEMO.

Khamaisi denuncia la lentitud de los procesos judiciales contra los agresores israelíes y la falta de acción contra los cientos de colonos que llevan a cabo ataques a palestinos en Cisjordania. El abogado,quien también representa a la familia Dawabsheh, insiste que a diferencia de los palestinos, los colonos israelíes están protegidos por las leyes penales del país y que el gobierno de Israel nunca va demoler sus hogares como en el caso palestino.

* Los “Price tag attacks” son ataques organizados por colonos israelíes fundamentalistas contra civiles e instituciones palestinas como si exigieran un precio a los palestinos por negarse a rendirse ante los colonos  (N. del t.)

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEntrevistasEuropa y RusiaOriente MedioPalestinaTurquíaVideos y Fotos Historias