Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Arquitectura forense: la arquitectura de la resistencia en Palestina

¿Tienen memoria los muros? ¿Pueden las ruinas de un edificio desvelar información sobre lo que allí ha sucedido?

La guerra contemporánea se ha convertido en un asunto esencialmente urbano. La mayoría de los conflictos actuales se libran en ciudades; la mayoría de los civiles que mueren lo hacen en sus propias casas.

Los escenarios urbanos destruidos dejan indicios, huellas y pruebas que pueden ser interpretados para reconstruir, a partir de ellos, relatos del conflicto bélico, violaciones de derechos humanos y crímenes de guerra.En torno a esta reflexión surge el concepto de arquitectura forense: los edificios se convierten, así,en testigos de una nueva forma de violencia.

e5540e0b-f834-443b-b475-aa83b314f657-2060x1236

Durante la denominada Operación ‘Margen Protector’ (‘Protective Edge’), 2.251 palestinos murieron y otros 11.200 resultaron heridos, de los cuales 1.462 eran civiles; además, 19.000 hogares quedaron destruidos. Esta intervención, que tuvo lugar entre el 8 de julio y el 26 de agosto de 2014, tenía como objetivo impedir que los combatientes palestinos lanzasen cohetes sobre Israel, así como localizar y destruir la red de túneles empleada por Hamas. Los militares israelíes sostienen que apuntaban a objetivos de Hamás y que los civiles asesinados fueron, esencialmente, daños colaterales. El Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, declaraba un mes después del conflicto que “Israel hizo todo lo posible para reducir al mínimo las víctimas civiles palestinas”. Por su parte, las autoridades de Gaza creen que los civiles fueron objetivos directos.

Con el propósito de materializar la idea de la arquitectura forense nace la Plataforma Gaza, un proyecto científico desarrollado por un equipo de “detectives arquitectónicos” de  Goldsmiths, Universidad de Londres, conjuntamente con Amnistía Internacional. Su objetivo es recopilar, cartografiar y analizar información dispar sobre incidentes individuales que se produjeron durante la última operación militar israelí en Gaza en los meses de julio y agosto de 2014. Para ello se sirven de una gigantesca base de datos que contiene miles de fotografías tomadas por satélite, cientos de testimonios personales, horas de grabaciones realizadas por usuarios y vídeos de servicios informativos. De esta manera, toda esta amalgama documental permite obtener un panorama exacto de lo que sucedió realmente durante los 50 días en los que el ejército israelí atacó Gaza.

Lo que este grupo de arquitectos pretende hacer a través de la Plataforma Gaza es dilucidar entre estas dos versiones enfrentadas y elaborar un análisis independiente. No obstante, las conclusiones parecen apuntar a la Comisión de Crímenes de Guerra, ya que la mayoría de los ataques investigados no mencionan ningún objetivo militar. En palabras de Eyal Weizman, arquitecto israelí y principal investigador de arquitectura forense, “la violencia de Estado es dual porque es violencia contra la gente y las cosas. Y es violencia contra la verdad de que dicha violencia haya, efectivamente, tenido lugar”.

“Cuando la violencia se lleva a cabo en las ciudades, la gente muere en los edificios, y los edificios se convierte en evidencias”.

Son muchos los elementos que sugieren que la estrategia de dominación del Gobierno de Israel gira en torno a la arquitectura y el urbanismo; en torno a construir y destruir. Ya no parecen sentirse satisfechos con su política de ocupación, consistente principalmente en el establecimiento de asentamientos en los Territorios Palestinos Ocupados. Tampoco con su arquitectura de la violencia, donde cada elemento urbanístico presenteen Jerusalén –ya sean árboles, balcones, carreteras, puentes, torres de vigilancia o el sistema de alcantarillado– está deliberadamente diseñado para garantizar la separación entre las dos partes de la ciudad y perpetuar, simultáneamente, el control israelí sobre Palestina. El Estado judío se ha propuesto traspasar aún más, si cabe, los límites del Derecho Internacional. Tras la premisa de la seguridad, Israel deja a un lado las sutilezas y entra, literalmente, hasta la cocina de los hogares palestinos.

Pero es aquí donde la arquitectura forense surge como una forma de rebeldía; como la arquitectura de la resistencia; como una manera de convertir las heridas materiales infligidas por el Ejército israelí en un testimonio que puede ser usado contra el propio Estado para investigar sus cada vez más frecuentes crímenes de guerra.

“Houses are murdered just as their inhabitants are killed and the memories of things are slaughtered, wood, stones, glass, iron, mortar – scattered like human limbs. And cotton silk, linen, notebooks, books – all torn apart like the unspoken words of people who did not have the time to say them.”

Extracto de la obra ‘The House Murdered’, de Mahmoud Darwish

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEscritores InvitadosIsraelOriente MedioPalestinaVideos y Fotos Historias

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba