Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué hay del antisemitismo en Israel?

Mientras Europa evita las comparaciones entre Israel y la Alemania nazi y continúa castigando a aquellos que sugieren esta comparación, nos encontramos con que sionistas de alto rango y miembros de la élite en Tel Aviv no han dudado en admitir que Israel está siguiendo los pasos de la Alemania nazi.

En su intento de aplacar las acusaciones de antisemitismo dentro de sus instituciones, el Partido Laborista británico ha expulsado a algunos de sus miembros más relevantes, ya que éstos habían criticado el comportamiento y el tratamiento de la población palestina de Israel y los han comparado con los crímenes nazis. El problema es que este tipo de decisiones en Gran Bretaña y en Europa en general no están estimulando la cantidad de debate necesaria. De hecho, este tipo de decisiones están siendo tratadas y consideradas como “el merecido castigo” contra aquellos que se atreven a criticar a Israel y le acusan de llevar a cabo actos violentos comparables a los de los nazis.

Mientras Europa evita las comparaciones entre Israel y la Alemania nazi y continúa castigando a aquellos que sugieren esta comparación, nos encontramos con que sionistas de alto rango y miembros de la élite en Tel Aviv no han dudado en admitir que Israel está siguiendo los pasos de la Alemania nazi. El jefe adjunto del ejército israelí advirtió recientemente que la sociedad israelí ha comenzado a adoptar patrones de comportamiento similares a las acciones que prevalecieron en la Alemania de los años treinta (Haaretz, 5/5). El miembro de la extrema derecha del gobierno israelí y Ministro de Medio Ambiente Avi Gabai también ha reiterado los mismo con respecto a los sentimientos que prevalecen en la sociedad israelí (Yedioth Ahronoth, 7/5).

Chemi Shalev, comentarista y periodista israelí, ha desaprobado la decisión del Partido Laborista británico de expulsar al ex-alcalde de Londres por hacer una comparación entre la Alemania nazi y el sionismo. Shalev escribió un artículo sobre el “Acuerdo de Transferencia de 1933, Heskem Haavara en hebreo”, un acuerdo al que se llegó entre la Alemania nazi y los sionistas. Este fue el acuerdo principal que provocó el comienzo de una ola masiva de inmigración judía a Palestina (Haaretz, 1/5).

Además, el profesor Zeev Sternhell, quien actualmente está a cargo del departamento de ciencias políticas en la Universidad Hebrea de Jerusalén y que se ha descrito a sí mismo como un “super-sionista”, hace especial hincapié en los elementos fascistas en Israel. Su opinión es importante no sólo porque él es el autor del libro “El nacimiento de la ideología fascista”, el cual ha sido traducido a siete idiomas, sino también debido a sus antecedentes personales y al hecho de que los nazis exterminaron a todos los miembros de su familia.

Sin embargo, el pensador israelí Eitan Bakerman difiere de Sternhell en que él cree que la absorción de los valores nazis se ha convertido en una característica común. Este racismo institucional es practicado por los israelíes de todos los orígenes y no se limita a un fondo ideológico específico. En un artículo que publicó el 4 de mayo, Bakerman argumentó que “nosotros [los israelíes] somos todos nazis” porque una sociedad en su totalidad no puede permanecer de brazos cruzados mientras toda una familia palestina es quemada viva, por ejemplo. El Dr. Michael Aharoni, un especialista en la historia del Holocausto ha escrito lo siguiente sobre Israel: “Estamos viviendo en un estado que ha practicado un control total sobre las personas de otra nación. Estamos viviendo a la sombra de un estado fascista que está practicando y ejecutando el odio y la intolerancia en todos los rincones de su tierra. Existe odio por cualquier no-judío que vive aquí, les hemos quitado sus derechos como seres humanos “.

A pesar de que muchos miembros de la élite política y cultural están advirtiendo ahora sobre que la conducta de Israel es una reminiscencia de la conducta nazi, fue el destacado filósofo israelí Yeshayahu Leibowitz quien predijo hace cinco décadas que “Israel se convertiría en otra versión de la Alemania nazi”. Paradójicamente, a diferencia de Gran Bretaña, hay más de un discurso crítico en torno a la naturaleza de la conducta sionista y las comparaciones que se podrían hacer. De hecho, algunos escritores han estado escribiendo sobre este fenómeno y han pedido a unos y a otros que paren de acusarse mutuamente de antisemitismo.

La élite cultural y política europea debe tener el mismo sentido del valor que los israelíes que critican las políticas de Israel en el siglo XXI.

Traducido de Al-Araby Al-Jadeed, 18 de mayo de 2016.

Categorías
AlemaniaArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelOriente MedioPalestinaReino Unido

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba