Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Ban Ki Moon: “Turquía merece más ayuda para los refugiados”

Mientras se prepara para dejar el cargo, el secretario general de la ONU Ban Ki-Moon otorgó a la Agencia Anadolu una entrevista para discutir temas que van desde la crisis de refugiados a las conversaciones sobre la reunificación de Chipre.

Mientras se prepara para dejar el cargo, el secretario general de la ONU Ban Ki-Moon otorgó a la Agencia Anadolu una entrevista para discutir temas que van desde la crisis de refugiados a las conversaciones sobre la reunificación de Chipre.

Bann Ki Moon comenzó diciendo que Turquía debería recibir más ayuda para la asistencia que está proporcionando a los refugiados que huyen de la guerra en Siria.

“Turquía y los demás países que acogen a los refugiados sirios (…) han cargado con una enorme cantidad de la responsabilidad () y merecen más ayuda de la comunidad internacional”, según Ban.

“En este momento, tenemos por lo menos 130 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria diaria, incluyendo 60 millones de refugiados y desplazados”, añadió.

Turquía ha sido más que generosa en el alojamiento de más de tres millones de refugiados sirios “, dijo. “En la actualidad acoge a más de 3 millones de refugiados de países vecinos, Turquía tiene la experiencia, el conocimiento y la tradición de responder a la crisis humanitarias”.

El Secretario General instó a una mayor solidaridad internacional con el fin de encontrar nuevas formas para admitir más refugiados sirios y se centró en las contribuciones que podrían otorgarse para el país de acogida de los desplazados.

“Cuando se gestiona adecuadamente, la aceptación de los refugiados es una victoria para todos. Los refugiados son famosos por su devoción a la educación y la autosuficiencia. Aportan nuevas habilidades y dinamismo demográfico y laboral“, dijo. “Los intentos de disminuir su capacidad de integración no sólo son ofensivos; son objetivamente incorrectos. He estado pidiendo a los líderes que contrarresten la xenofobia y el alarmismo con tranquilidad”, agregó.

La Unión Europea y Turquía llegaron a un acuerdo en marzo que estipula que todos los refugiados que llegan a Europa serán devueltos a Turquía. Ankara se beneficiaría así de fondos adicionales para ayudar para lidiar con la crisis y también de la apertura de un área política sobre la adhesión a la UE.

“Espero que este acuerdo se lleve a cabo fielmente. Lo más importante es que haya solución política a través del diálogo”, señaló e líder de la ONU.

La crisis de los refugiados se ve alimentada por los cinco años de guerra que comenzaron durante la Primavera Árabe. Más de un cuarto de millón de personas han sido asesinadas y otros 10 millones se han visto desplazadas en Siria.

Ban condenó la violencia y las violaciones al os derechos humanos en Siria y, aunque la solución al conflicto ha sido difícil de alcanzar hasta el momento, se mantiene optimista respecto a que una respuesta diplomática pueda ser encontrada a través de conversaciones llevadas a cabo por la ONU.

“Pido a las partes en conflicto en Siria que renueven inmediatamente su compromiso con el cese de las hostilidades”, dijo. “En lugar de bombardear zonas civiles, todas las partes sirias deben renovar su enfoque hacia un proceso político.”

Después de que las potencias mundiales fracasaran a principios de esta semana en acordar una fecha para reiniciar las estancadas conversaciones sobre Siria, Ban subrayó que la ONU ha estado concienciando a todas las partes sobre que no existe una solución militar para el conflicto, y sobre la necesidad de encontrar una “solución negociada”.

Desde que se convirtió en cabeza del organismo mundial, Ban ha estado intentando poner fin a una serie aparentemente interminable de conflictos en todo el mundo.

Tal vez el más difícil es el de Israel y Palestina, por otra parte, vecinos de Siria.

En declaraciones a la Agencia Anadolu, Ban cuestionó el compromiso del gobierno de Israel a la paz entre ambos lados con su continua invasión “ilegal” en terrenos destinados a un futuro Estado palestino, lo cual dijo que no sólo entra en conflicto con la ley internacional, sino que imposibilita la solución de los dos estados .

“Las demoliciones y la construcción de asentamientos plantean preguntas sobre si el objetivo final de Israel es, de hecho, conducir a los palestinos fuera de ciertas partes de la Ribera Occidental, lo que socava cualquier posibilidad de transición a un estado palestino viable”, dijo.

Instó a ambas partes a reanudar las negociaciones estancadas.

En referencia a Chipre, el Secretario General dijo que se siente alentado por las negociaciones en curso allí, ya que las partes han expresado su compromiso de intensificar los esfuerzos con el objetivo de alcanzar un acuerdo de solución global a lo largo de este año 2016.

La República Turca del Norte de Chipre fue fundada en 1983, después de que Chipre fuera dividida en territorios turcos en el norte y griegos en el sur, cuando un golpe militar grecochipriota en 1974 para unir la isla a Grecia fue respondido por una intervención de Turquía.

Las conversaciones de reunificación entre grecochipriotas y turcochipriotas se reanudaron en mayo pasado.

“Estoy seguro de que la reunificación pacífica de Chipre va a cosechar beneficios políticos y económicos reales”, dijo Ban. “Como alguien que viene de Corea, en sí misma una nación dividida, Chipre me ofrece esperanza para el futuro.”

Los puntos calientes globales que permanecen mientras el principal de la ONU se prepara para dejar su puesto son una fuente de decepción para Ban. Asegura que él hubiera querido que todos los esfuerzos de paz de la organización hubieran tenido éxito mientras ha ocupado el cargo superior, pero al mismo tiempo de mantiene esperanzado de que, para todas las áreas problemáticas – desde Siria hasta Sudán del Sur y el este del Congo – la paz se pueda lograr con unidad internacional.

Un tipo diferente de punto caliente se está gestando exactamente dentro del cuerpo que conduce Ban, y es que algunos estados miembros de la ONU han exigido la reforma del Consejo de Seguridad.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan volvió a hacer un llamamiento a los cambios el mes pasado, citando un desequilibrio de poder y que no hay ningún miembro permanente de una nación musulmana.

Sobre este tema, el dirigente surcoreano afirma que iría sólo tan lejos como para decir que iba a “fomentar las medidas que puedan mejorar la legitimidad y la eficacia del Consejo de Seguridad” y dejar los posibles cambios a los Estados miembros según lo establecido en Carta de la organización.

En cuanto a su legado, Ban se enorgullece de que la organización haya sido capaz de lograr “nuevos objetivos de desarrollo sostenible y forjado un sólido acuerdo sobre el cambio climático. Esos son logros que pueden ayudar a las generaciones futuras a hacer frente a los desafíos del siglo XXI “, dijo.

Pero él prefiere dejar la cuestión a quienes escriben la historia para que decidan.

Concluyó, sin embargo, diciendo que espera que las reformas que se hicieron en la ONU y el sistema internacional durante su mandato perduren.

Un calendario y un folleto de los Premios de Fotografía de Estambul fueron regalados a Ban Ki Moon por la oficina de la Agencia Anadolu de Nueva York, dirigida por el Editor Jefe de Noticias de EE.UU. Ertugrul Cingil.

Categorías
EntrevistasOrganizaciones InternacionalesOriente MedioSiriaUN
Recordando La Masacre De Rabaa

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines