Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El nuevo sistema de defensa aérea de Irán es una amenaza para el equilibrio de poder regional

En medio de todo esto, los Estados del Golfo y sus aliados en la región, así como Israel, han procedido a forjar una alianza árabe no declarada contra Irán basada en la cooperación regional para beneficio mutuo.

El mes pasado, en el desfile anual del Día Nacional del Ejército en Teherán, la República Islámica de Irán afirmó que un sistema de defensa aérea de misiles S-300 recientemente adquirido a Rusia formaba parte de la demostración. Con el nombre dado por la OTAN de “SA-10 Gruñido”, es un sistema de misiles de largo alcance, tierra-aire que, a pesar de ser antigua generación sigue siendo considerado como uno de los más sofisticados de su tipo .

Se cree que estas piezas llegaron a Irán a principios de abril, cuando el portavoz del canciller Jaber Ansari anunció la recepción de la primera expedición de componentes S-300. Esta fue la primera fase de un contrato del 2007 entre Rusia e Irán. “Ya habíamos anunciado que, a pesar de varios cambios en la fecha de entrega, el acuerdo se dirige hacia la implementación”, afirmó Ansari. “Hoy puedo anunciar que los primeros componentes de este equipo ha llegado a Irán, y la entrega de otras partes continuará”.

Un día después del anuncio de Ansari, el Primer Ministro ruso Smitry Rogozin confirmó que Rusia está cumpliendo sus obligaciones contractuales con Irán. En una entrevista con la emisora de radio Eco de Moscú, dijo: “Estamos actuando en estricto cumplimiento del contrato. Ellos pagan; nosotros vendemos. Ya hemos empezado. Se trata de un suministro de equipos completos “.

La adquisición iraní del sistema ruso S-300 ha provocado preocupación a nivel internacional, ya que pone en peligro la actual relación de fuerzas militares en el Medio Oriente. Refuerza la capacidad de defensa aérea de Irán y reduce la ventaja militar cualitativa de sus adversarios regionales, entre ellos el Reino de Arabia Saudí y el Estado de Israel, quienes han utilizado históricamente sus superiores capacidades militares como medidas preventivas para dirigir el conflicto con la República Islámica.

En noviembre y octubre de 2015, y nuevamente en marzo de este año, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), una rama de las fuerzas armadas de Irán, realizó una serie de pruebas de misiles que ponen en duda el compromiso de Irán con el Plan Conjunto de Acción General (JCPOA), conocido comúnmente como el “acuerdo nuclear iraní”, que fue alcanzado en Viena el 14 de julio el año 2015 entre Irán, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (CSNU) – los EE.UU., Francia, Gran Bretaña, China y Rusia – más Alemania, y la Unión Europea (UE).

Según el JCPOA, Irán debía reducir sus existencias de uranio enriquecido en aproximadamente un 98 por ciento y suprimir dos tercios de sus centrifugadoras – dejando un total de 5,060- y el núcleo de su reactor de agua pesada en Arak. A cambio, se levantaron todas las sanciones en materia nuclear impuestas a Irán por parte de la UE, la ONU y los EE.UU.

De acuerdo con la primera evaluación de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA), la cual fue publicada el 26 de febrero, Irán ha cumplido hasta el momento con estos términos. Se podría argumentar, sin embargo, que la serie de pruebas de misiles realizadas por el CGRI viola la resolución 2231 del Consejo de Seguridad de la ONU, la cual fue aprobada en julio de 2015 y prohíbe a Irán participar en la actividad de misiles balísticos diseñados para entregar armas nucleares.

La demostración de iraní de su poderío militar, tras la firma de la JCPOA, genera un escenario caracterizado por la incertidumbre y la desconfianza, y algunos pidieron a la comunidad internacional restablecer las sanciones completas si Irán sigue contribuyendo a la desestabilización de Oriente Medio.

Por ejemplo, en el primer aniversario del anuncio del acuerdo marco para la JCPOA, el Wall Street Journal publicó un artículo de opinión de Yousef Al-Otaiba, el embajador de EAU en Washington, en el que dijo: “Si los incentivos del compromiso no están funcionando, no hay que tener miedo de traer de vuelta los castigos. Las recientes medidas intermedias contra las violaciones de la prohibición de misiles balísticos de Irán no son suficientes. Si continúa la agresión, los EE.UU. y la comunidad mundial debe dejar claro que Irán se enfrentará a toda gama de sanciones y otras medidas aún disponibles en resoluciones de la ONU y en el propio acuerdo nuclear”.

El escepticismo internacional sobre el futuro compromiso de Irán con sus obligaciones adquiridas en el JCPOA aumentó tras su aparente adquisición del sistema de defensa aérea de Rusia, el cual se puede utilizar para proteger las instalaciones nucleares iraníes de ataques preventivos. En caso de que la teocracia chií violara los términos de la JCPOA, la comunidad internacional se enfrentará a importantes dificultades para deshabilitar las S-300 contra las instalaciones nucleares de Irán; el sistema crea una zona de exclusión aérea para los aviones F-16 y F / A-18, mientras que sólo los B-2 y F-22 son capaces de operar en zonas vigiladas-S-300 por un margen limitado de tiempo.

Por otra parte, si Irán decidiera desplegar sistemas de defensa aérea S-300 en suelo sirio o libanés, Israel se enfrentaría a una seria amenaza militar en sus puertas en forma de la milicia libanesa Hezbolá armada con el sistema y en apoyo al régimen del presidente Bashar Al -Assad.

Hasta el momento, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia no ha aprobado oficialmente el contrato entre Rusia e Irán. Hasta el momento, lo que sí se sabe es que, a principios de abril, Zamir Kabulov, un jefe de departamento en el ministerio, dijo a la agencia de noticias Interfax que Rusia comenzará la entrega de los componentes S-300: “No sé si esto va a suceder hoy , sino que [los componentes S-300] se cargarán [para su envío a Irán]. “

En medio de todo esto, los Estados del Golfo y sus aliados en la región, así como Israel, han procedido a forjar una alianza árabe no declarada contra Irán basada en la cooperación regional para beneficio mutuo.

Con el control sobre el estrecho de Bab al-Mandeb, el cual conecta el Golfo de Adén hacia el Mar Rojo, el Reino de Arabia Saudí, recientemente, también se aseguró el estrecho de Tirán, el cual conecta con el Golfo de Aqaba (Jordania) al norte del Mar Rojo. El 8 de abril, el rey de Arabia Saudí Salman Bin Abdulaziz anunció un acuerdo con el presidente egipcio, Abdel Fattah Al-Sisi por el que Egipto transferirá a los saudíes el control de las islas de Tirán y Sanafir, las cuales están ubicadas en el estrecho de Tirán. Esta vía es de importancia geoestratégica para los países de todo el Golfo de Aqaba, incluido Israel, el cual es un aliado no oficial de Arabia Saudí contra su rival común, Irán.

El objetivo del reino fue obtener el control sobre toda la ruta marítima del Mar Rojo para garantizar su capacidad de diversificar sus rutas comerciales y de exportación si Irán cerrara el estrecho de Ormuz, en el Golfo Pérsico. Tras el anuncio del acuerdo, que también tratará de conectar los países árabes del Medio Oriente con los estados árabes del norte de África con la construcción de un puente sobre el estrecho, representantes árabes egipcios y saudíes firmaron 17 ofertas y memorandos de entendimiento de inversión que ayudarán al crecimiento económico de Egipto, lo cual es la clave para la estabilidad en el país.

Este movimiento es un ejemplo de cómo Arabia Saudí se enfrenta a la amenaza iraní. Se está siguiendo una estrategia que busca la cooperación regional para el beneficio mutuo. Movimientos similares se pueden esperar en un futuro próximo.

Para garantizar la construcción de un orden estable en el Medio Oriente, la comunidad internacional debe ayudar a que las hegemonías regionales lleguen a un equilibrio de convivencia en lugar de perturbar el actual equilibrio de poder militar. La indulgencia internacional hacia Irán no contribuirá a la estabilización de la región; una firme postura global contra las violaciones del derecho internacional, por el contrario, sí lo hará.

Categorías
Arabia SauditaArtículosArtículos de OpiniónEmiratos Árabes UnidosIránIsraelLíbanoOriente MedioPalestinaSiria

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba