Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El plan francés

Nadie espera que el esfuerzo que Pierre Vimont ha comprometido vaya a ser fácil, pero no hay duda de que los pueblos de la región que han sufrido bajo la ocupación de Israel durante décadas están en busca de un proceso que ponga fin a esta pesadilla y otorgue al pueblo de Palestina el derecho a vivir en libertad.
Un manifestante palestino arroja piedras contra un bulldozer israelí en Nablús, Cisjordania.
Un manifestante palestino arroja piedras contra un bulldozer israelí en Nablús, Cisjordania.

La decisión tomada por el gobierno francés de celebrar una reunión de consulta en París el 30 de mayo para preparar una conferencia internacional de paz sobre el conflicto israelí-palestino puede haber tomado a muchos por sorpresa. La iniciativa diplomática francesa se había estado desenvolviendo con demasiada calma y sólo unos pocos la tomaban en serio, hasta que París fijó una fecha para lo que se pretende que sea una reunión preparatoria.

El enviado de paz francés, Pierre Vimont, ya ha comenzado sus acciones diplomáticas con el fin de garantizar el éxito de esta primera ronda de conversaciones. Sin embargo, para tener éxito, el plan francés necesita un número de seguidores para avanzar en lo que muchos llaman un problema insoluble.

Utilizando el éxito de las conversaciones del grupo P5 + 1 que desembocaron en el acuerdo nuclear de Irán como modelo, París quiere reunir a la mayor cantidad de patrocinadores internacionales como sea posible detrás de un plan claro y centrado. Alrededor de veinte países serán invitados a la reunión de mayo, incluyendo todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, la UE, Alemania, Indonesia y varios países árabes; estos últimos incluyen a Egipto, Jordania y Arabia Saudí, así como a la Liga Árabe. Curiosamente, esta reunión preparatoria no incluirá a las delegaciones palestina e israelí para que la comunidad internacional pueda ponerse de acuerdo sobre el marco claro que querría adoptar en la preparación de la conferencia internacional que tendrá lugar el próximo otoño o invierno, posiblemente después de las deliberaciones habituales de las reuniones de la Asamblea General de la ONU. La decisión de no invitar a los israelíes y palestinos en esta etapa fue hecha por los franceses para asegurar el apoyo internacional y evitar el fracaso. París espera que el impulso que puede ser generado por la reunión preparatoria allane el camino para la celebración de la conferencia internacional más tarde.

El anuncio de una fecha para la reunión preparatoria ha dado credibilidad a un proceso en el que muchos no tienen mucha fe. Los líderes palestinos, que han perdido toda esperanza de tanto oír hablar sobre el proceso de paz sin muchos resultados, se habían resistido inicialmente al plan, prefiriendo en su lugar ir de nuevo directamente al Consejo de Seguridad. Sin embargo, el anuncio de una fecha y los contactos discretos llevados a cabo por parte de la diplomacia francesa han conseguido atraer el apoyo palestino rápidamente, según lo expresado por el jefe negociador de la OLP, Saeb Erekat y otros altos funcionarios.

Naturalmente, los palestinos son el eslabón más débil y la gran pregunta es cómo actuarán los israelíes y cuánto esfuerzo invertirá EE.UU. en este proceso. Las autoridades francesas, por el momento, están contentas de que si bien Israel aún tiene que apoyar este proceso públicamente, parce no oponerse en principio a ninguna de las cláusulas del pretendido acuerdo. Los israelíes parecen estar esperando para ver la reacción internacional y, lo más importante, cómo se posiciona Washington frente a  él.

La Casa Blanca, por supuesto, sigue con cierto nerviosismo lo que puede y no puede hacer. Mientras quiere asegurarse de que un demócrata gana la elección presidencial de noviembre, el gobierno de Obama no quiere dar a los republicanos una razón más para avivar el sentimiento anti-pacifista, que ya está siendo controvertido durante la campaña de las primarias.

Si cualquier conversación de paz llega a tener éxito tiene que haber un precio a pagar por la parte que obstaculice el proceso. Durante mucho tiempo, Israel ha intentado girar la situación para hacer que parezca que quiere la paz, y que son los palestinos que viven bajo la ocupación quienes bloquean un retorno a las negociaciones.

En las conversaciones de Camp David, al final de la administración Clinton, los israelíes actuaron en connivencia con los estadounidenses para hacer ver que era Arafat quien había rechazado una “generosa oferta” y por lo tanto echado por tierra las discusiones. Esta narrativa ha sido bien y verdaderamente desacreditada desde entonces. Quien ha de aclarar las cosas no es otro que Robert Malley, que ahora es un miembro del equipo de seguridad nacional interna de Obama.

Los israelíes no serán capaces de evitar la fuerza de un evento que contará con la participación de 20 países, que muy probablemente producirá un plan de ruta de nueve meses colocando el conflicto y las partes involucradas bajo el punto de mira internacional.

Israel también va a estar bajo presión para no abandonar el proceso ya que fallar acarrearía un alto precio. Cuando se anunció esta iniciativa francesa, el entonces ministro de Asuntos Exteriores, Laurent Fabius dejó claro que si la conferencia no logra producir un acuerdo negociado, París se encontrará moralmente obligada a aceptar la voluntad del pueblo francés y a reconocer a Palestina en las fronteras de 1967.

Nadie espera que el esfuerzo que Pierre Vimont ha comprometido vaya a ser fácil, pero no hay duda de que los pueblos de la región que han sufrido bajo la ocupación de Israel durante décadas están en busca de un proceso que ponga fin a esta pesadilla y otorgue al pueblo de Palestina el derecho a vivir en libertad.

Daoud Kuttab es un galardonado periodista palestino y ex profesor de periodismo en la Universidad de Princeton. Síguelo en www.twitter.com/daoudkuttab

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaFranciaIsraelOrganizaciones InternacionalesOriente MedioPalestinaRegiónUN

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines

Revive el Viaje de los refugiados de la Nakba