Espanol / English

Oriente Medio cerca de usted

Sobre la verdad y el voto: libertad de expresión y Palestina

En respuesta a una cuestión sobre Oriente Medio, Sanders pareció salirse del guión oficial seguido por generaciones de candidatos presidenciales. Mientras que permanece siendo “100% pro-Israel”, declaró que cree que los palestinos viven en extramas condiciones de vida bajo una ocupación militar que no debería ser ignorada

Los neoyorkinos han acudido a las urnas esta semana en lo que parece que va a ser el voto más importantes de las primarias presidenciales de EEUU. Tal y como sugieren las encuestas de opinión, serán grandes victorias para los candidatos que las ganen en ambos partidos, haciendo que parezca más probable que las elecciones presidenciales en noviembre sean entre Donald Trump por los Republicanos y Hillary Clinton por los Demócratas, a pesar del hecho de que ambos candidatos posean el ignominioso logro de tener el record de haber ganado con el número más bajo de votos.

Dado el tamaño de Nueva York, la importancia internacional y la diversidad demográfica de la ciudad más grande de América, no es sorprendente que el foco de algunos medios se haya centrado en captar la opinión de los candidatos sobre políticas internacionales. Mientras que los principales candidatos republicanos han adoptado una postura que está, aparentemente, basada en la idea de que podrían ganar apoyo evidenciando el racismo y la xenofobia de su rival, la carrera democrática ha sido más iluminadora.

En particular, ha habido un momento que ha llenado titulares  todo el mundo; ocurrido durante el debate entre Clinton -ex-secretaria de Estado de los EEUU- y su rival el senador de Vermount, Bernie Sanders. En respuesta a una cuestión sobre Oriente Medio, Sanders pareció salirse del guión oficial seguido por generaciones de candidatos presidenciales. Mientras que permanece siendo “100% pro-Israel”, declaró que cree que los palestinos viven en unas condiciones de vida extremas bajo una ocupación militar que no debería ser ignorada.

Además, en relación a la última horrible carnicería llevada a cabo en Gaza por Israel, Sanders explicó que pensaba que fue una respuesta desproporcionada a los cohetes lanzados desde el terreno sitiado: “Israel… tiene todo el derecho del mundo a destruir el terrorismo. Pero tenemos en el área de Gaza, que no es muy grande, a unos 10.000 civiles que fueron heridos y unos 2.200 que fueron asesinados… ¿fue un ataque desproporcionado? Sí, yo creo que lo fue.”

Cuando Clinton fue preguntada sobre qué opinaba de estos temas, ella puso reparos a responder estas preguntas.

Apenas revolucionario

Los comentarios de Sanders apenas fueron revolucionarios. De hecho, en anteriores ocasiones él se ha posicionado de forma mucho más beligerante a favor de Israel, mostrando realmente cuánto de “100% pro-Israel” se siente. Esto se hizo particularmente evidente cuando, en un mitin explosivo en el Ayuntamiento en 2014, Sanders repitió reiteradamente opiniones derechistas pro-Isrel (tanto que provocó la ira de algunos de los asistentes, que protestaron entre la audiencia).

Otro buen ejemplo es la senadora Elizabeth Warren, que fue -antes del ascenso de Sanders- la portavoz más conocida de la izquierda estadounidense (también identificada como una posible compañera de campaña tanto de Clinton como de Sanders), y se ha pegado firmemente a una linea pro-Israel a lo largo de toda su carrera. Como dijo en 2014, “Israel vive en una parte muy peligrosa del mundo, y una parte del mundo donde no hay apenas democracias liberales y controladas por la ley. Y necesitamos mucho a un aliado en esa parte del mundo.”

Hablando de Israel y Palestina en Israel y Palestina

Un refrán muy común entre numerosos liberales sionistas es que el discurso político en el sistema político de Israel es mucho menos restrictivo que en América. Sin embargo, mientras que existe la idea de que algunos israelíes son capaces de hablar de forma más honesta sobre la naturaleza de la ocupación que muchos americanos, esto no garantiza que estemos hablando de libertad de expresión de hecho.

Como indica el informe de la Revista de Periodismo de Colombia: “Multitud de leyes, políticas y resoluciones judiciales en Israel violan prácticamente cada tipo de libertad enumerado en la Primera Enmienda de la Constitución de los EEUU, incluyendo la libertad de religión, de expresión, de prensa, y de reunión pacífica. Si los políticos israelies desean mostrar que la suya es una democracia basada en las occidentales, deben defender las libertades que estas protegen. Y no lo hacen.”

Se pone peor

Quizá el peor lugar para decir verdades acerca de naturaleza real entre las relaciones de Israel y Palestina sean los propios territorios ocupados de Palestina. Un claro ejemplo de ello es la propia Autoridad Nacional Palestina.

Las mayores amenazas a la libertad de expresión en Plestina son las tácticas de mano dura de Israel en sus políticas de ocupación y la intolerancia e imprevisibilidad de los colonos. Tal y como ha explicado el Centro Palestino para la Libertad de Medios y Desarrollo (MADA), el mes de marzo de 2016 fue testigo de “una notable escalada en el número total de violaciones contra la libertad de prensa en Palestina”, incluyendo “el asesinato de Iyad Omar Sajadieh, un estudiante de los medios de comunicación, y el cierre de Palestina Today TV por parte de las fuerzas de ocupación. De auerdo con MADA, “esto puede tener que ver con la decisión del Primer Ministro Benjamin Netanyahu, bajo el pretexto de que ejercitaban la incitación al odio”.

Las condiciones señaladas por la Revista de Periodismo de Colombia, son evidentemente intolerables y una burla a la pretensión de democracia en Israel y Palestina. El hecho de que Bernie Sanders lograra romper el consenso dominante sobre Israel -aunque fuese en muy baja medida- debe servir como un recordatorio oportuno del valor de la libertad de expresión.

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaIsraelPalestinaUS