Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

El gas de Argelia contra la ideología de derechas: ¿Cambiará Italia su postura sobre Jerusalén?

La primera ministra italiana, Giorgia Meloni, da la bienvenida al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, con una ceremonia en el Palacio Chigi en Roma, Italia, el 10 de marzo de 2023. [Oficina de Prensa del Gobierno israelí (GPO) - Anadolu Agency].

Cuando el Primer Ministro israelí, Benjamin Netanyahu, partió de Tel Aviv hacia Roma el 9 de marzo, fue trasladado al aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv en helicóptero porque los manifestantes antigubernamentales bloquearon todas las carreteras de los alrededores.

La visita de Netanyahu tampoco fue recibida con mucho entusiasmo en Italia. Activistas pro palestinos organizaron una sentada en el centro de Roma bajo el lema "Non sei il benvenuto" (No sois bienvenidos). Una traductora italiana, Olga Dalia Padoa, también se negó a traducir su discurso en una sinagoga de Roma, previsto para el 9 de marzo.

Incluso Noemi Di Segni, Presidenta de la Unión de Comunidades Judías Italianas, aunque reiteró sin sorpresa su amor y apoyo a Israel, expresó su preocupación por las instituciones estatales israelíes.

De vuelta en Tel Aviv, el viaje de Netanyahu a Italia fue tachado por el líder de la oposición israelí, Yair Lapid, de "fin de semana despilfarrador e innecesario a costa del país". Pero el viaje de Netanyahu a Italia tenía otros objetivos, aparte de pasar un fin de semana en Roma o distraer la atención de las protestas en curso en Israel.

En una entrevista con el diario italiano La Repubblica, publicada el 9 de marzo, el primer ministro israelí explicaba los elevados objetivos de su viaje a Italia. "Me gustaría que hubiera más cooperación económica", dijo. "Tenemos gas natural: tenemos mucho y me gustaría hablar de cómo llevarlo a Italia para apoyar su crecimiento económico".

En las últimas semanas, la Primera Ministra italiana, Giorgia Meloni, ha viajado de un país a otro en busca de lucrativos contratos de gas. Meloni no sólo quiere asegurar la necesidad de energía de su país tras la crisis entre Rusia y Ucrania, sino que quiere que Roma sea un importante centro europeo de importación y exportación de gas. Israel lo sabe, y está especialmente receloso de que los grandes acuerdos de gas de Italia en Argelia el 23 de enero puedan socavar la posición económica y política de Israel en Italia, ya que Argelia sigue siendo un baluarte de la solidaridad palestina en todo Oriente Próximo y África.

LEER: Las resoluciones de la ONU sobre Palestina y la selectividad europea en materia de derechos humanos 

Netanyahu tenía otros asuntos en mente, aparte del gas. "En el frente estratégico, hablaremos de Irán. Debemos impedir que se vuelva nuclear porque sus misiles podrían alcanzar a muchos países, incluida Europa, y nadie quiere ser tomado como rehén por un régimen fundamentalista con un arma nuclear", dijo Netanyahu con el habitual lenguaje alarmista y estereotipado propio de sus enemigos en Oriente Próximo.

Netanyahu tiene dos exigencias principales de Italia: que no vote en contra de Israel en las Naciones Unidas y, lo que es más importante, que reconozca Jerusalén como capital de Israel. Aunque Jerusalén Este está reconocida por la comunidad internacional como ciudad palestina ocupada, Netanyahu quiere que Roma cambie su postura, que es coherente con el derecho internacional, basándose en la endeble lógica de la "fuerte y antigua tradición entre Roma y Jerusalén".

Utilizando la misma lógica, la de los recursos naturales y la exportación de armas a cambio de lealtad política a Israel en la ONU, Netanyahu ha logrado mucho éxito en la normalización de los lazos entre su país y muchas naciones africanas. Ahora aplica el mismo modus operandi a Italia, potencia europea y novena economía mundial.

Otra cosa es si esta estrategia es el resultado de la creciente sumisión de Europa a Washington y Tel Aviv, o de la incapacidad de Netanyahu para apreciar la cambiante dinámica geopolítica mundial. Pero lo que está claro es que Netanyahu ha percibido a Italia como un país que necesita desesperadamente la ayuda israelí. Durante la reunión con Meloni, Netanyahu prometió convertir a Italia en un centro de gas para Europa y ayudar a Roma a resolver sus problemas de agua, mientras que Meloni, por su parte, reiteró que "Israel es un socio fundamental en Oriente Medio y a nivel mundial".

Sin embargo, la respuesta más entusiasta a la visita de Netanyahu provino del ministro italiano de Infraestructuras, el ultraderechista Matteo Salvini, que respaldó firmemente el llamamiento israelí a reconocer Jerusalén como su capital "en nombre de la paz, la historia y la verdad." Esta respuesta, aunque incoherente con la política exterior italiana, no fue una sorpresa. El líder del partido La Lega ha sido criticado a menudo por su lenguaje racista en el pasado. Salvini, sin embargo, se "reformó" en los últimos años, especialmente tras una visita a Israel en 2018, donde declaró su amor por Israel y sus críticas a los palestinos. Fue entonces cuando Salvini comenzó a ascender en la corriente principal, en contraposición a la regional, de la política italiana.

LEER: En lugar de asistir a otra reunión de seguridad con Israel, la AP debería reforzar la resistencia contra el Estado de ocupación 

Pero esta no es la única postura de Salvni. El gobierno italiano acogió con satisfacción la visita de Netanyahu sin hacer una sola crítica a las políticas extremistas de su gobierno de extrema derecha llevadas a cabo en la Palestina ocupada. Si bien esta postura está en consonancia con la política exterior italiana, tampoco resulta sorprendente desde un punto de vista ideológico.

Aunque la política italiana mostró en el pasado una gran solidaridad con la lucha del pueblo palestino por su liberación y su derecho a la autodeterminación -gracias a las fuerzas revolucionarias que tuvieron un tremendo impacto en la configuración del discurso político italiano durante la Segunda Guerra Mundial y la posterior liberación del país del fascismo-, esa posición fue cambiando a lo largo de los años. A medida que la propia política italiana se replegaba hacia la derecha, su agenda de política exterior en Palestina e Israel se desplazó completamente hacia una postura proisraelí. Los que ahora se perciben como pro palestinos en el gobierno italiano son unos pocos y a menudo se les tacha de políticos radicales.

Sin embargo, a pesar del discurso oficial pro-Israel en Italia, las cosas para Netanyahu no son tan fáciles como parecen, especialmente cuando se trata de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

De hecho, Meloni no expresó un compromiso rotundo con la exigencia israelí. Al contrario, en una entrevista concedida a Reuters el pasado mes de agosto, incluso antes de convertirse en primer ministro de Italia, Meloni se mostró cauto, limitándose a afirmar que se trata de "un asunto diplomático y que debe evaluarse junto con el Ministerio de Asuntos Exteriores".

Hay una razón detrás de las dudas de Meloni. El reconocimiento por Italia de Jerusalén como capital de Israel situaría a Roma fuera del consenso del derecho internacional. En una carta abierta a Meloni, la relatora especial de Naciones Unidas, Francesca Albanese, recordó al gobierno italiano que el reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel constituiría una flagrante violación del derecho internacional.

La política exterior de Italia responde también a las políticas colectivas de la Unión Europea, de la que Roma es miembro integrante. La UE apoya la postura de la ONU de que Jerusalén Este es una ciudad palestina ocupada y que la anexión de la ciudad por Israel en 1980 es ilegal.

Además, el reciente acuerdo histórico de Italia con la compañía estatal argelina de gas, Sonatrach, en enero, hace especialmente difícil que Roma adopte una postura extrema en apoyo de Israel. Los delicados equilibrios geopolíticos resultantes de la crisis del gas, a su vez resultado directo de la guerra entre Rusia y Ucrania, hacen que cualquier cambio en la política exterior italiana sobre Palestina e Israel sea como un acto de autolesión.

LEER: ¿Es la UE un "socio clave" en la hambruna, el desplazamiento y la matanza de palestinos? 

Para Italia, al menos por ahora, el gas árabe es mucho más importante que cualquier cosa que pueda ofrecer Netanyahu. El nuevo acuerdo Roma-Argel concedería a Italia 9.000 millones de metros cúbicos de gas, además del suministro de gas que ya fluye a través del gasoducto TransMed, informó "BNE Intellinews". Esta infraestructura vital conecta Argelia con Italia a través de Sicilia que, a su vez, fluye por gasoductos bajo el mar Mediterráneo. "Ya se ha planificado la ampliación de estas rutas vitales, con el objetivo de aumentar la capacidad actual de 33,5 bcm al año", añadió el sitio web de noticias empresariales.

Meloni, aunque es un político de extrema derecha sin especial afinidad ni respeto por las normas internacionales establecidas, entiende que los intereses económicos se imponen a la ideología. "Hoy Argelia es nuestro primer proveedor de gas", declaró Meloni en una rueda de prensa en Argel tras la firma del acuerdo. El acuerdo, dijo, suministrará al país "una combinación energética que podría proteger a Italia de la actual crisis energética".

Este hecho haría imposible que Italia se desviara, al menos por ahora, de su postura actual respecto a Jerusalén y a la ilegalidad de la ocupación israelí de Palestina. Mientras que a Israel le resultaría difícil persuadir a Italia para que cambie su postura, Argelia, Túnez y otros países árabes podrían encontrar por fin una apertura para disuadir a Italia de su apoyo ciego a Israel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEuropa y RusiaIsraelItaliaOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines