Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

No preservamos, protegimos ni cuidamos adecuadamente la revolución; esa es la realidad

Egipcios unidos, participando en la revolución del 25 de enero [Twitter]

A medida que nos acercamos al 12º aniversario de la revolución egipcia del 25 de enero de 2011, las condiciones en el país son mucho peores que entonces. Hoy, el pueblo egipcio sufre más la inflación y la pobreza en medio de una grave crisis económica, junto con la depreciación de la libra egipcia, que ha caído a su nivel más bajo de la historia frente al dólar estadounidense. Ahora que un dólar equivale a 30 libras egipcias, los ciudadanos no pueden permitirse comprar alimentos ni pagar el gas y la electricidad.

La tasa de pobreza ha alcanzado su nivel más alto y afecta tanto a la clase media como a la población oficialmente pobre de Egipto. El país vive ahora de los préstamos del Fondo Monetario Internacional en lugar de los préstamos obtenidos de otros países. Según datos del Banco Central de Egipto del pasado septiembre, la deuda externa rondaba los 157.800 millones de dólares, y la deuda total del gobierno superaba los 4,7 billones de libras.

Este dinero se gastó en proyectos sin ningún beneficio económico, como la nueva capital administrativa, el ramal del Canal de Suez y el llenado de canales de riego. El ministro de Riego admitió que este último era un proyecto fallido, pero sólo después de gastar miles de millones de libras. También estaba la "ciudad-mueble", que el presidente Abdel Fattah Al-Sisi también admitió que era un fracaso, así como otros costosos proyectos fallidos.

Si dejamos de lado la miserable situación económica y nos fijamos en la política, nos encontramos con que es aún peor. La vida política en Egipto es casi completamente inexistente. No hay partidos de oposición ni medios de comunicación de oposición. Todo el mundo ha sido amordazado; no hay más voz que la del dictador, sus partidos y su parlamento elegido a dedo. Las cárceles están llenas de decenas de miles de opositores y activistas políticos.

La Revolución del 25 de Enero luchó contra la injusticia y la corrupción, pero la injusticia y la corrupción son ahora más fuertes y más feas que antes. En la revolución participaron personas de todas las procedencias políticas, intelectuales e ideológicas, abandonando sus afiliaciones, excepto su afiliación a Egipto. Pidieron al unísono la caída del régimen bajo el lema "Pan, libertad, justicia social y dignidad humana". Sus gritos resonaron en todo el mundo árabe. No fue ninguna sorpresa, ya que somos una sola nación árabe que ha sido dividida por los colonialistas.

LEER: Al Sisi está en peligro y el Ejército en el banquillo de los acusados 

El sueño egipcio de derrocar al dictador corrupto se hizo realidad. Sin embargo, no se derrocó al Estado profundo, lo que fue un error. Se dejó la puerta abierta para que volviera el régimen opresor conspirando con las potencias imperialistas y regionales que temían que los vientos de cambio llegaran a sus propios países y derribaran sus tronos. Me refiero al Reino de Arabia Saudí y al centro de las conspiraciones israelíes, los EAU, cuartel general de las contrarrevoluciones desde donde se gestionan todas las conspiraciones contra el mundo árabe e islámico. Estos dos países en particular convirtieron el sueño egipcio en una pesadilla, como hicieron con las otras revoluciones de la "primavera árabe", aunque la contrarrevolución adoptó una forma diferente en Egipto por temor a que su pueblo se contagiara del deseo de democracia y cambio; Egipto siempre está a la vanguardia, y otros le siguen.

Se gastaron cientos de miles de millones de dólares para derrocar a un presidente elegido democráticamente en Egipto tras las primeras elecciones abiertas, libres y justas de la historia egipcia, de cuya integridad fue testigo el mundo entero. El golpe militar que tuvo lugar en 2013 recibió sin duda la luz verde de Estados Unidos porque la revolución egipcia no gustó a los dirigentes sionistas, incluidos los gobernantes árabes dictatoriales. Además de que querían que Israel siguiera siendo la "única democracia" de la región, también temían el despertar del pueblo árabe y posibles golpes de Estado contra sus gobernantes, sus agentes en la región y los guardianes de sus Estados usurpados.

No podemos perdonar a las élites que participaron en la revolución de 2011 y luego se unieron a sus enemigos simplemente porque sus adversarios políticos llegaron al poder, lo que les hizo volverse contra la democracia de la que habían despotricado. Se contentaron con dejar que los militares se hicieran con el control del país con un barniz civil.

LEER: La subida de precios en Egipto agrava las dificultades económicas 

La revolución de enero no puede compararse en modo alguno con la farsa del golpe de Estado que sigue contaminada de dólares y riyales, y empapada de sangre de inocentes. Fueron las élites corruptas oportunistas las que facilitaron el retroceso de la revolución y las que deben asumir la responsabilidad de la horrible situación en la que se encuentra Egipto hoy.

Doce años después, los revolucionarios se han dividido en sectas y partidos, cada uno por su lado, y se lanzan acusaciones unos a otros. La polarización se ha convertido en una característica del pueblo egipcio, incluso dentro de la misma familia. La canción "Nosotros somos un pueblo y vosotros sois un pueblo" que salió después del golpe era cierta. La denunciamos en su momento, pero reflejaba una realidad planeada con gran malicia. Dividieron al pueblo en sectas, cada una con sus mártires y detenidos a los que defienden, pero no les importan los del otro bando. En cambio, se regodean en las desgracias de los demás, convirtiendo a sus hermanos del mismo suelo y religión en el "otro". Este es el lenguaje que han empezado a utilizar los egipcios.

Este plan fue elaborado por el régimen tras el éxito de la revolución y el derrocamiento de Mubarak, pero se pospuso hasta que la llama de la revolución se hubiera apagado. Entonces fue más fácil atacarla y abortarla mediante su golpe de Estado, incluso antes de que sembraran la semilla del odio entre el pueblo.

Visto en el contexto de esta polarización, exclusión y odio, ¿es posible que la armonía vuelva al pueblo egipcio, y que esté unido, como lo estaba en 2011? ¿O seguiremos en un interminable círculo vicioso de acusaciones y contraacusaciones? Un bando perdió la revolución con su estupidez, y el otro la vendió con su oportunismo. Estas y otras acusaciones similares harán que sigamos convirtiendo los aniversarios de la Revolución del 25 de enero en un momento de llanto y angustia.

Se necesita que los mismos millones de egipcios que protagonizaron una revolución entonces dejen a un lado sus diferencias ahora y salgan a la calle una vez más para salvar a su país. Todos han contribuido de un modo u otro a la situación actual de Egipto, ya que todos han perdido la visión. La falta de un líder revolucionario ha contribuido a que esto ocurra; fue uno de los puntos débiles de la revolución de 2011. Todo el mundo quería ser su padre, así que la revolución se perdió entre padres legítimos e ilegítimos que aparecieron tan de repente tras su éxito. Ay de esos padres ilegítimos con cuello blanco que malgastaron en vano la sangre de los mártires. No preservamos, protegimos ni cuidamos debidamente la revolución, por lo que nos merecemos la situación en la que nos encontramos ahora. Esa es la triste realidad.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ÁfricaArtículosArtículos de OpiniónEgiptoRegión
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines