Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La subida de precios en Egipto agrava las dificultades económicas

Egipcios compran azúcar en un camión en la capital, El Cairo, el 26 de octubre de 2016 [ KHALED DESOUKI/AFP via Getty Images].

En tiempos mejores, la familia de Om Mohamed solía ir de vacaciones a los complejos turísticos de la costa egipcia del Mar Rojo.

Ahora no hay dinero para vacaciones. Om Mohamed, de 61 años, y su marido, que viven con dos hijos mayores en un apartamento cerca de la circunvalación de El Cairo, están recortando gastos en productos como la carne, mientras intentan salir adelante con la escasa pensión de él, que trabaja en una empresa energética.

En los últimos meses, la aceleración de la inflación ha mermado el poder adquisitivo de los egipcios, que ya habían soportado repetidas crisis económicas y años de austeridad.

Junto con la crisis monetaria, ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de una economía sostenida durante mucho tiempo por los prestamistas internacionales y los aliados del Golfo, que ven a Egipto como un eje de la seguridad regional.

LEER: A Dbeibeh apenas le quedan opciones tras suspender un tribunal libio su acuerdo de hidrocarburos con Ankara 

El Gobierno afirma que está haciendo lo que puede para contener los precios y ampliar el gasto social, a menudo achacando las presiones actuales a factores externos relacionados con la guerra de Ucrania.

También señala el auge de las infraestructuras dirigidas por el Estado, que ha dado lugar a nuevas carreteras y ciudades y ha ayudado a la economía egipcia a mantener el crecimiento durante la pandemia del coronavirus.

Para Om Mohamed, eso es poco consuelo. Su marido ahora se levanta temprano para hacer cola y comprar pan fuertemente subvencionado. Una de sus hijas, que vive cerca, ha estado vendiendo joyas para pagar la escolarización de sus hijos pequeños, después de no encontrar opciones de educación estatal en la zona.

"No tenemos alcantarillado ni agua potable. A veces abro el grifo y el agua huele a cloaca, y no puedo permitirme comprar agua embotellada todos los días", dijo Om Mohamed durante una entrevista en su apartamento de una calle llena de basura en las afueras del norte de El Cairo.

"Ya no hay clase media, ahora sólo puede vivir la gente de clase alta", añadió.

Devaluaciones

Las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania en febrero de 2022 agravaron la crisis de divisas en Egipto, ya que los inversores extranjeros, que ya se estaban enfriando, retiraron rápidamente más de 20.000 millones de dólares, la recuperación del turismo se vio truncada y la factura de las importaciones clave se disparó.

El Banco Central autorizó la primera de una serie de fuertes devaluaciones y Egipto solicitó la última ronda de ayudas a los países del Golfo ricos en petróleo y al Fondo Monetario Internacional.

La libra egipcia ha caído casi un 50% desde el pasado marzo y la inflación general anual ha superado el 20%, su nivel más alto en cinco años, aunque los consumidores notan subidas de precios mucho más pronunciadas en muchos productos, incluidos los alimentos básicos que algunas tiendas han empezado a racionar.

Mientras muchos países luchan por contener la inflación galopante, Egipto, con una población de 104 millones de habitantes, es uno de los más afectados.

Alrededor del 30% de los egipcios vivían en la pobreza en 2020, según datos oficiales. Aunque no se han publicado cifras oficiales desde antes de la pandemia, los economistas estiman que la pobreza va en aumento y que son muchos más los que viven cerca del umbral de la pobreza.

Dos organizaciones benéficas, contactadas por Reuters, afirmaron que les estaba resultando difícil recaudar fondos y temían tener que recortar servicios.

El director de una de ellas, la Fundación Abwab El Kheir, declaró que algunas de las personas que solían hacer donaciones ahora buscaban ayuda por sí mismas, lo que ponía a prueba su capacidad para proporcionar comidas, tratamiento médico y otras ayudas en 15 ciudades egipcias.

LEER: Aprovechando su pertenencia a la OTAN, Turquía le da a la UE una cucharada de su propia medicina 

"Las peticiones de ayuda de los últimos tres meses duplican las del mismo periodo del año pasado. Se trata de personas que tienen una fuente de ingresos, pero que cada vez es más escasa para subsistir", declaró Haitham El-Tabei antes de la entrega de comidas en un barrio obrero del centro de El Cairo.

Basta de cháchara

El presidente Abdel Fattah Al-Sisi, ex jefe del Ejército que derrocó al primer líder egipcio elegido democráticamente en 2013, ha reconocido que la situación es difícil, pero ha afirmado que los problemas no son obra del Estado.

Los comentarios de Sisi la semana pasada, en los que decía a los egipcios que "dejaran de parlotear" sobre la economía, suscitaron burlas satíricas en las redes sociales, al igual que una reciente directiva gubernamental que sugería las patas de pollo como una opción barata y rica en proteínas para los hogares con dificultades.

De momento, hay pocos signos externos de disidencia pública, lo que sería arriesgado. Las estrictas medidas de seguridad impuestas durante la profunda represión de la oposición política bajo el mandato de Sisi prohíben de hecho las protestas públicas y las cuentas de las redes sociales están sometidas a vigilancia.

Sin embargo, una mayor agitación económica a corto plazo complica los planes de Egipto para intentar enderezar el rumbo tras las turbulencias políticas y económicas que siguieron al levantamiento de la Primavera Árabe de 2011.

El país ha iniciado recientemente un nuevo acuerdo con el FMI, que incluye una financiación de 3.000 millones de dólares que se pagará a plazos tras las revisiones, y cuyo objetivo es presionar a las autoridades para que reduzcan el gasto y la carga de la deuda, cambien permanentemente a un tipo de cambio flexible y emprendan reformas estructurales, incluida la reducción del papel económico del Estado y el ejército.

El acuerdo también prevé aumentar el gasto social para proteger a los más vulnerables. Sin embargo, si la inflación de este año sigue siendo más alta de lo previsto, esto podría desencadenar consultas con el FMI y aumentar las presiones presupuestarias al empujar al gobierno a gastar más en subsidios.

El gobierno, que subvenciona en gran medida el pan para más de 70 millones de ciudadanos, ha empezado esta semana a suministrar panes a precio de coste a quienes no posean tarjetas de subvención. Las autoridades afirman que el subsidio en metálico para las familias más pobres del país se ha ampliado a más de cinco millones de familias.

Para muchos, sin embargo, estas ayudas se quedan cortas.

"Las organizaciones benéficas cubren una gran parte de las necesidades en Egipto, incluso para quienes reciben pensiones y los diversos subsidios del gobierno", afirma El-Tabei, director de la organización.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónEgiptoSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines