Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Es Jordania realmente el guardián de los lugares sagrados de Jerusalén?

Jordanos gritan consignas durante una protesta contra el cierre de la mezquita de Al Aqsa en Ammán, Jordania, el 15 de julio de 2017 [Salah Malkawi/Anadolu Agency].

Las fuerzas de ocupación israelíes detuvieron el martes al director de la mezquita de Al Aqsa, el jeque Omar Al-Kiswani, cuando entraba en el Noble Santuario. Fue humillado y registrado antes de que se le permitiera entrar en el lugar sagrado islámico.

La semana pasada, las fuerzas de ocupación israelíes retuvieron durante más de media hora al ministro británico para Oriente Próximo, Lord Tariq Ahmad, mientras visitaba la mezquita de Al Aqsa. El ministro fue sometido a un prolongado control de seguridad en la Puerta de los Leones (Bab Al-Asbat).

El Estado de ocupación fue más lejos el miércoles, cuando impidió al embajador de Jordania en Israel, Ghassan Majali, entrar en la mezquita de Al-Aqsa, alegando que no había habido coordinación para su visita. Testigos vieron a la política militar israelí rodeando a Majali mientras sus guardaespaldas intentaban impedir que tocaran al embajador y despejarle el camino, pero la policía insistió en hacerle retroceder.

En respuesta, Ammán convocó al embajador israelí para protestar por la humillación de su embajador. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores jordano, Sinan Majali, declaró que se había entregado al embajador israelí una "carta de protesta redactada en términos enérgicos" "para que la entregue inmediatamente a su gobierno".

Afirmó que en la carta se dejaba claro que "el Reino condena todas las medidas encaminadas a una injerencia inaceptable en los asuntos de la mezquita de Al-Aqsa, y recuerda a Israel que el Departamento de Asuntos de Al-Aqsa y Awqaf de Jerusalén, dirigido por Jordania, tiene autoridad exclusiva para administrar los asuntos del lugar sagrado y gestionar las entradas al mismo."

LEER: ¿Estallará una guerra civil en Israel? 

Majali señaló que en la carta se subrayaba la importancia de que "Israel, como potencia ocupante, cumpla los compromisos contraídos en virtud del derecho internacional... en relación con Jerusalén y sus lugares santos y la mezquita de Al Aqsa en particular". La carta señalaba que Jordania es el custodio oficial e internacionalmente reconocido de los lugares santos musulmanes y cristianos de Jerusalén.

Esto puede ser cierto en términos de la letra de la ley, pero la realidad sobre el terreno es muy diferente. Informo casi a diario sobre las violaciones israelíes contra el pueblo palestino y sus tierras y propiedades, así como contra los lugares santos "bajo custodia jordana". Por lo que observo, puedo decir que Jordania está bajo el poder de la ocupación israelí y no tiene nada que ver con Jerusalén. Ni siquiera ha sido capaz de proteger allí su propio honor y dignidad nacionales, como demostró el incidente con el embajador.

Desde que expulsó a los jordanos de Jerusalén Este en 1967, Israel domina a la población, la tierra y los lugares sagrados del territorio ocupado, incluida la mezquita de Al Aqsa, el tercer lugar más sagrado de la tierra para todos los musulmanes, y la iglesia del Santo Sepulcro, uno de los lugares más sagrados para los cristianos.

Como potencia ocupante, el apartheid israelí tiene la obligación, en virtud del derecho internacional, de mantener el statu quo en la Jerusalén ocupada hasta que se determine su estatuto definitivo mediante negociaciones pacíficas. Ese statu quo surgió de los acontecimientos de 1948 en adelante.

En 1948, las bandas terroristas sionistas ocuparon Jerusalén Oeste y sus barrios, apoderándose del 85% de la ciudad. Jordania controlaba la Ciudad Vieja y algunos barrios y pueblos, que representaban el 11%. El 4% restante se consideró tierra de nadie, donde la ONU situó su cuartel general. Según el Plan de Partición de Palestina de la ONU de 1947, Jerusalén debía ser una ciudad internacional.

Tras la creación del Estado de ocupación, Israel declaró Jerusalén Oeste como su capital y Jordania anexionó Jerusalén Este a Cisjordania, que estaba bajo su control. Ambos actuaron desafiando la resolución de partición de la ONU.

LEER: Bibi y su socio, Itamar Ben-Gvir 

En 1967, Israel ocupó el resto de Palestina, incluida la Franja de Gaza, que había estado controlada por Egipto, y Cisjordania y Jerusalén Este. El Estado ocupante se anexionó debidamente Jerusalén Este y extendió su soberanía a toda la ciudad santa. Esta anexión nunca ha sido reconocida por el derecho internacional.

De hecho, según el derecho internacional, Israel es un ocupante beligerante de los territorios situados más allá de las fronteras reconocidas a principios de junio de 1967, que se basaban en la Línea del Armisticio ("Verde") de 1949. Como tal, está obligado, según la ONU y los expertos jurídicos, a actuar de acuerdo con el derecho internacional humanitario en los territorios ocupados.

Los artículos 4 y 47 del IV Convenio de Ginebra impiden a los ocupantes beligerantes anexionarse los territorios ocupados o imponer su soberanía sobre ellos. Debe mantenerse el statu quo antes mencionado.

La custodia jordana se produjo tras la decisión adoptada en 1924 por el Consejo Supremo Musulmán, máximo órgano musulmán encargado de los asuntos de la comunidad musulmana en la Palestina del Mandato, de elegir a Hussein Bin Ali, abuelo del rey Abdullah II de Jordania, como custodio de la mezquita de Al-Aqsa. La custodia se convirtió en un legado hachemí administrado por los consecutivos monarcas jordanos.

En 1994, cuando Jordania firmó un acuerdo de paz con el Estado de ocupación israelí, el tratado reconoció el papel de Jordania como custodio de los lugares santos cristianos y musulmanes de Jerusalén. En 2013, el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y el rey Abdalá II firmaron un acuerdo para "defender Jerusalén y sus lugares santos". El acuerdo entre Abbas y Abdalá confirmaba la decisión de 1924 de elegir a los hachemitas como custodios de Jerusalén.

Sin embargo, Israel no respeta las leyes ni los acuerdos internacionales. Si la comunidad internacional no hace nada para frenar al Estado ocupante y el Consejo de Seguridad de la ONU no está dispuesto a aplicar el capítulo 7 de la Carta de las Naciones Unidas ("Acción frente a las amenazas contra la paz..."), ¿por qué Jordania no toma medidas serias para proteger la mezquita de Al Aqsa y su propia custodia en la ciudad santa?

Israel permite que sus ministros de extrema derecha y sus colonos ilegales invadan impunemente la mezquita de Al-Aqsa, y ahora ha impedido que un embajador jordano entre en el Noble Santuario. ¿Qué más podemos esperar? Lamentablemente, veo la ocupación total de la ciudad santa por Israel. Ya ha declarado que Jerusalén es la capital "indivisa" del Estado, la anexión de facto ya se ha producido. Ante la impotente mirada de la ONU, Israel muestra su desprecio por Jordania, los palestinos y el derecho internacional, sabiendo perfectamente que también puede actuar con impunidad.

LEER: ¿Qué se exige a los palestinos para enfrentarse al gobierno fascista de Netanyahu? 

"Todas las decisiones relativas al Monte del Templo [mezquita de Al Aqsa] y Jerusalén serán tomadas por el gobierno israelí", declaró el año pasado el entonces primer ministro israelí, Naftali Bennett. "Tiene la soberanía sobre la ciudad, sin ninguna consideración extranjera. Desde luego, rechazamos cualquier injerencia extranjera en las decisiones del gobierno israelí. Una Jerusalén unida es la capital de un solo Estado: el Estado de Israel".

Jordania no ha hecho nada para proteger su custodia histórica sobre los lugares santos islámicos y cristianos de la ciudad de Jerusalén, así que ¿es realmente hoy el Reino Hachemí el custodio? Tal vez sólo lo sea de nombre, pero la realidad sobre el terreno cuenta una historia completamente distinta.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelJordaniaOriente MedioPalestinaRegiónSmall Slides
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines