Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Por qué importa la democracia israelí y no la palestina?

Yahya Sinwar, líder palestino de Hamás en la Franja de Gaza, en la ciudad de Gaza, Gaza, el 14 de diciembre de 2022. [Ali Jadallah/Anadolu Agency].

En enero de 2006, el Movimiento de Resistencia Islámica Palestina, Hamás, obtuvo una rotunda victoria en las elecciones parlamentarias, con 74 de los 132 escaños. Su principal rival, el laico Movimiento Palestino de Liberación Nacional, Al Fatah, obtuvo 45 escaños. Según Hana Naser, directora de la Comisión Electoral Central, el 77% de los palestinos con derecho a voto emitieron su voto en estas históricas elecciones, que fueron supervisadas por varios organismos internacionales.

El Informe Emory informó de que: "El Centro Carter, en colaboración con el Instituto Nacional Demócrata, envió un equipo de 85 miembros para observar las elecciones, que resultaron pacíficas, competitivas y genuinamente democráticas".

Entre los observadores del Centro Carter se encontraban el ex Presidente estadounidense Jimmy Carter, el ex Presidente albanés Rexhep Meidani, el ex Primer Ministro sueco Carl Bildt y la ex Ministra española de Asuntos Exteriores Ana Palacio. "[Fueron] testigos de una jornada electoral ordenada y pacífica, en la que los residentes mostraron una clara preferencia por los candidatos de Hamás incluso en comunidades históricamente fuertes de Al Fatah".

Muchos otros observadores certificaron que las elecciones habían sido transparentes y democráticas - "libres y justas"-, pero Israel, Estados Unidos y Occidente se negaron a aceptar el resultado. Acusaron a Hamás de ser una organización terrorista que adoptaba la violencia para conseguir sus objetivos.

Estados Unidos y la comunidad internacional impusieron tres importantes condiciones al reconocimiento, que en realidad no eran más que un pretexto para continuar su boicot a Hamás, elegida democráticamente. El Cuarteto para Oriente Próximo -Estados Unidos, la UE, la ONU y Rusia- encabezó estas condiciones: reconocer a Israel; respetar los acuerdos diplomáticos previos entre Israel y la OLP; y renunciar a la violencia. La legítima resistencia palestina contra la ocupación militar israelí sigue siendo denunciada como "terrorismo" y "violencia".

LEER: Privilegio y libertad de circulación de la Autoridad Palestina 

Hamás, de hecho, no rechazó estas condiciones. Afirmó que si Israel también respetaba los acuerdos anteriores; rechazaba la violencia y ponía fin a sus matanzas diarias de palestinos; y permitía regresar a los palestinos expulsados de sus hogares desde 1948 según el derecho internacional, las tendría en cuenta. El movimiento insiste hasta hoy en que reconsideraría sus políticas si Israel respeta los derechos palestinos y demuestra que está comprometido con la legitimidad internacional.

En cambio, Israel y la comunidad internacional ayudaron a la Autoridad Palestina dirigida por Al Fatah a expulsar a Hamás de Cisjordania ocupada. Cuando no pudo hacer lo mismo en la Franja de Gaza, el Estado ocupante impuso un estricto asedio y desde entonces ha lanzado varias ofensivas militares de gran envergadura contra los palestinos del enclave en un intento de que la población se vuelva contra el gobierno de facto, Hamás. Esta estrategia también ha fracasado hasta ahora.

La respuesta a la democracia palestina es muy diferente a lo que pasa por democracia en Israel, donde el 20% de la población que no es judía es tratada como ciudadanos de segunda clase. Cuando un extremista israelí condenado por cargos penales relacionados con el racismo, el fascismo y la violencia contra los palestinos e incluso contra los judíos laicos, obtuvo un escaño en el parlamento israelí -la Knesset- y se unió a un gobierno de coalición con un primer ministro corrupto, las felicitaciones llegaron desde el extranjero.

El último gobierno israelí ha sido descrito como el de extrema derecha más extremo de la historia; el listón del extremismo ya estaba muy alto antes de que Benjamin Netanyahu formara su nueva coalición. Entre sus ministros figuran Itamar Ben-Gvir y Bezalel Smotrich, dos extremistas de extrema derecha que han defendido abiertamente el asesinato y la limpieza étnica de palestinos.

Ben-Gvir está vinculado a la organización fundada por el rabino extremista judío de origen estadounidense Meir Kahane, que defendió abiertamente la expulsión violenta de los palestinos de sus hogares en la Palestina ocupada. Fue miembro del partido Kach de Kahane, prohibido por Estados Unidos en virtud de las leyes antiterroristas (e incluso fue prohibido en Israel por ser demasiado extremista), y actualmente es jefe del partido Poder Judío, formado por muchos kahanistas.

Smotrich y Ben-Gvir, según el Middle East Institute, "son considerados radicales incluso para los estándares de la derecha israelí... Han exigido que se flexibilicen las reglas de enfrentamiento para facilitar que las fuerzas israelíes disparen a los palestinos... Ben-Gvir se comprometió en repetidas ocasiones a reubicar a los beduinos y a los ciudadanos palestinos israelíes en los Estados árabes vecinos." ¿Qué es esto sino terrorismo?

El recién nombrado ministro de Seguridad Nacional de Israel, Itamar Ben-Gvir, irrumpió en los patios de la mezquita de Al-Aqsa - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

La resistencia de Hamás y otras facciones es calificada por Estados Unidos y Occidente de "terrorismo" y, sin embargo, es completamente legítima según el derecho internacional. A pesar de ello, no se habla de boicotear al gobierno israelí en el que estos monstruos de derechas ejercen su malvado oficio.

El martes, el embajador de Estados Unidos en Israel, Tom Nides, negó que la administración Biden haya impuesto un boicot a Ben-Gvir. "No hay boicot. Yo no hago boicots... Vamos a trabajar con el gobierno israelí", dijo Nides a la emisora pública Kan de Israel. "Trabajaremos con todos [en el gobierno israelí]... Es un gobierno elegido democráticamente".

El primer ministro británico, Rishi Sunak, felicitó a Netanyahu, que armó su coalición sólo consiguiendo el apoyo de los partidos extremistas. "En nombre del Reino Unido, me gustaría felicitar a @netanyahu por su victoria en las elecciones israelíes", tuiteó Sunak. "A través de áreas como el comercio, la seguridad y la tecnología hay una enorme cantidad de cosas que nuestros países hacen juntos y espero con interés trabajar con el primer ministro que regresa".

El jefe de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, ignoró todo lo que sabemos sobre el gobierno israelí y el terrorismo y extremismo de sus ministros. "Israel", insistió, "es uno de los socios más estrechos de la UE en Oriente Próximo".

Sin embargo, Simon Tisdall dijo lo siguiente en The Guardian sobre el gobierno israelí: "Obstaculiza una solución de dos Estados al conflicto palestino y desprecia a la ONU y el derecho internacional. Se niega a respaldar las sanciones a Rusia por Ucrania. Rechaza el acuerdo nuclear con Irán de 2015 mientras amenaza con la guerra. Vende programas espía y armas a regímenes autoritarios que violan los derechos humanos.

"Peor aún, tal vez, la banda de fanáticos de Netanyahu está socavando activamente las instituciones democráticas y los derechos civiles de Israel, como la protesta pacífica y los derechos LGBTQ. Muchos israelíes, tanto judíos como árabes, se oponen apasionadamente al gobierno. Políticos de alto nivel advierten de una "guerra civil"".

En lo que respecta a Sunak, sin embargo, se limitó a instar a los ministros israelíes a "abstenerse de utilizar un lenguaje incendiario y demostrar tolerancia y respeto por los grupos minoritarios". Funcionarios estadounidenses y de la UE se hicieron eco de su llamamiento. Comparando estas reacciones y posturas con las reacciones a la elección de Hamás en 2006, no veo más que injusticia.

LEER: Bibi y su socio, Itamar Ben-Gvir 

Cuando Hamás ganó en 2006, Jimmy Carter aconsejó a la administración estadounidense y a Occidente: "Si patrocinas unas elecciones o promueves la democracia y la libertad en todo el mundo, entonces, cuando la gente tome su propia decisión sobre sus líderes, creo que todos los gobiernos deberían reconocer esa administración y dejarles formar su gobierno".

El consejo de Carter respecto a Hamás cayó en saco roto. Sin embargo, el movimiento le dijo que se moderaría y que cambiaría su política. Los actuales ministros israelíes insisten en su extremismo y violencia, y tienen un historial espantoso, y sin embargo son aceptados por Occidente.

¿Por qué importa la democracia israelí y no la palestina? Se nos dice que Israel tiene valores y cultura en común con Estados Unidos y Occidente. Si esto es así, nos dice más sobre Occidente de lo que Washington, Londres, Berlín y París admitirán jamás.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

Categorías
ArtículosArtículos de Opinión
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines