Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

Los 25 asesinatos del príncipe Harry lo dicen todo sobre los ataques aéreos de Occidente contra países de mayoría musulmana

El príncipe Harry se dirige a la asamblea general de las Naciones Unidas (ONU) durante la celebración anual del Día Internacional de Nelson Mandela en Nueva York, Estados Unidos, el 18 de julio de 2022. [ Lokman Vural Elibol - Anadolu Agency]

Enviar a Harry, un Príncipe del Reino, a ayudar a llevar la democracia a Afganistán fue siempre una idea burda. El hijo del Rey del Reino Unido debe todo en su vida al privilegio hereditario y no al mérito, por no hablar de la igualdad o la justicia. En sus memorias, escritas por un fantasma y plagadas de inexactitudes y acusaciones no probadas, es evidente que ignora o desprecia todos los principios éticos complejos.

Tanto es así, que Harry se jacta de los tiroteos en los que masacró a más de dos docenas de afganos no identificados en su propio país desde la posición extremadamente segura de un helicóptero de ataque Apache de 52 millones de dólares. Se trata del tipo de aeronave con misiles que puede liquidar a seres humanos a más de ocho kilómetros de distancia, o despedazar sus cuerpos con una escopeta de cadena.

Harry nos ahorra los detalles operativos concretos de por qué eran necesarias estas ejecuciones desde las alturas, salvo para decir que no veía a sus víctimas como "personas", sino como "piezas de ajedrez" que había que eliminar.

"Así que, mi número: Veinticinco", afirma inequívocamente en su libro, añadiendo: "No era un número que me diera ninguna satisfacción. Pero tampoco era un número que me avergonzara".

Los veteranos militares fueron de los muchos que condenaron la insensibilidad de Harry: es muy poco habitual que los soldados profesionales se detengan en el recuento de muertes, y menos aún que deshumanicen a sus víctimas como piezas de ajedrez.

A pesar de ello, la autocomplaciente celebridad afirmó más tarde cínicamente que su humilde fanfarronada - "compartir ese detalle"- pretendía de algún modo evitar que otros soldados se suicidaran. Como de costumbre, nada era culpa suya, y culpó a la prensa de que nadie pensara mal de él.

Semejante engaño es típico de la estrategia de comunicación de Harry: vierte afirmaciones selectas sobre sus odiosas aventuras y luego trata de mitigarlas con más palabras comodín. Sin embargo, lo que es mucho más importante que la chapucera imagen de relaciones públicas de Harry es lo que este gárrulo fanfarrón nos dice sobre los conflictos asimétricos de Occidente en los países de mayoría musulmana.

Sin mencionarlos todos -y son muchos, desde Irak hasta Libia- podemos decir que el desastre de Afganistán es igual que la barbarie al estilo Harry. Según el Departamento de Defensa estadounidense, se gastó casi un billón de dólares en la guerra de dos décadas que finalmente terminó en derrota en agosto de 2021. Y lo que es más pertinente, al menos 114.000 afganos murieron -incluidas decenas de miles de civiles- frente a los 3.587 militares que lucharon para los estadounidenses y sus aliados.

La gran mayoría de las muertes afganas, junto con muchos más heridos, fueron causadas por armas aéreas. Los insurgentes calzados con sandalias que blandían fusiles soviéticos o incluso de la época victoriana no tenían ninguna posibilidad, ni tampoco las mujeres y los niños que permanecían cerca de ellos.

Harry, que da la impresión de ser un obseso de Hollywood educado en una moralina infantil de blanco y negro y videojuegos, afirma que los afganos a los que masacró eran "'malos' a los que quitaron la vida antes de que pudieran matar a los 'buenos'", pero no hay prueba alguna de ello.

Dice que eran miembros de los talibanes, pero el grupo islamista extremista es bien conocido por mezclar a sus combatientes con civiles inocentes y, de hecho, por obligar a los no comprometidos a tomar las armas en su nombre so pena de muerte.

LEER: La OCI enviará una delegación a Afganistán para mantener conversaciones sobre los derechos de la mujer 

Lo cierto es que las tribus que dominan las cordilleras de Afganistán, uno de los países más pobres del mundo, han repelido invasiones durante siglos, y -ya sean británicos, estadounidenses o rusos- los ejércitos extranjeros son vistos naturalmente como enemigos, sobre todo cuando su misión última es tan imprecisa.

Mientras servía en el ejército de su abuela -la soberana del Reino Unido es comandante de todas las fuerzas británicas-, Harry se refirió infamemente a esos combatientes como "ragheads" (cabezas de trapo), un insulto racista que hace referencia al tipo de tocado que llevan numerosos musulmanes. Su intolerancia hacia los musulmanes se extendió a llamar "pakis" a los paquistaníes. La patética justificación que ofrece en su libro es que no sabía que la palabra era peyorativa.

De hecho, los tropos racistas de Harry son comparables a los de los fanáticos que se deleitan en difundir la culpa colectiva, y que consideran que arrojar fuego sobre los países musulmanes está moralmente justificado. El propio Harry confirma que en un momento dado le hicieron creer que formaba parte de un "ejército cristiano, que luchaba contra una milicia simpatizante de los musulmanes".

También da a entender que estaba en Afganistán para vengarse de algún modo de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos, aunque ni un solo afgano participó en las atrocidades del 11 de septiembre.

Harry incluso se refiere a sus víctimas afganas como "Otros", un lenguaje que, en el peor de los casos, evoca la categoría infrahumana adoptada por los nazis. (Harry vistió una vez un uniforme del Afrika Korps con una esvástica en una fiesta de disfraces). A pesar de las alegaciones de Harry, no es así como se entrena a los soldados profesionales del moderno ejército británico. Al contrario, la Convención de Ginebra ordena a los soldados que respeten a sus enemigos.

Se dedicaron enormes esfuerzos a la campaña "corazones y mentes" en Afganistán, que pretendía presentar a los soldados occidentales como pacificadores encargados de reconstruir una nación destrozada, no como cruzados fanáticos centrados en la muerte y la destrucción.

La prosa púrpura desplegada por el escritor fantasma de Harry hace que el joven príncipe (basta con ver lo joven y tranquilo que parecía en todas sus imágenes de relaciones públicas de Afganistán) suene como el lúgubre narrador de clásicos militares como Sin novedad en el frente occidental. De hecho, no hubo trincheras, ni combates cuerpo a cuerpo, ni últimas batallas en madrigueras aisladas durante la carrera militar de Harry.

Incluso dijo que su paso por el Ejército fue una terapia personal. "Pude centrarme en un propósito más grande que yo mismo", y añadió, aparentemente sin ironía: "Sentí que estaba convirtiendo el dolor en un propósito".

LEER: Los talibanes tienen que cambiar sus costumbres, porque el reloj de la igualdad no se detiene 

Harry empezó a alardear de matar afganos en 2013, cuando dijo a los periodistas: "Quitar una vida para salvar otra", sin dejar entrever que iba camino de los 25 muertos.

Un vídeo de acrobacias ridículamente elaborado de la época muestra a Harry sonriendo mientras maneja una ametralladora desde lo que parece una posición de fuego en el campo de batalla, pero es tan obvio que no hay enemigos frente a él. No, sólo durante breves estancias en la fortaleza de un helicóptero blindado Harry entró realmente a matar.

Poco antes, Harry se había saltado misteriosamente un control de drogas en su base de las Fuerzas Aéreas en Gran Bretaña, y desde entonces ha admitido ser consumidor habitual de todo tipo de sustancias ilegales, incluida la cocaína, y ser un bebedor empedernido con problemas psicológicos.

Esbozar a cuántos afganos se permitió que un oficial subalterno con tantos problemas personales graves matara a golpes impunemente no refleja bien la imagen de las fuerzas armadas del Reino Unido.

Las revelaciones de Harry han amenazado sin duda la seguridad del personal militar pasado y presente, incluidos los veteranos que compiten en los Juegos Invictus, el evento deportivo para soldados sin extremidades o heridos de otro modo del que es patrocinador.

El objetivo último de la verborrea de Harry es, por supuesto, aumentar las ventas de libros, y así ganar tanto dinero como sea posible. Esto excluye cualquier tipo de compasión por los 25 afganos anónimos que masacró. Al igual que él, es probable que alguna vez hayan formado parte de familias amorosas, pero tales hechos son claramente irrelevantes para el egoísmo miserablemente destructivo de Harry.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
AfganistánArtículosArtículos de OpiniónAsia y AméricaOriente MedioRegión
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines