Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

La nadadora siria que inspiró la película de Netflix será juzgada en Grecia por tráfico de personas

La refugiada siria Sarah Mardini, que estuvo detenida en Grecia acusada de tráfico de migrantes, responde a las preguntas de los periodistas mientras habla por primera vez desde su liberación de la detención preventiva el 12 de diciembre de 2018 en Berlín. [JOHN MACDOUGALL/AFP vía Getty Images]

El juicio de una refugiada siria y famosa nadadora de competición está a punto de abrirse en Grecia, mientras Atenas sigue acusándola a ella y a otros voluntarios humanitarios de contrabando de personas.

Sarah Mardini, nadadora y destacada defensora de los derechos humanos que inspiró la película de Netflix "Los nadadores", huyó de una Siria devastada por la guerra con su hermana, Yusra Mardini, durante el éxodo de sirios a los países vecinos y a Europa.

Durante su tumultuoso viaje, nadaron para salvar sus vidas tras saltar de un bote hinchable lleno de agua, mientras transportaban refugiados a Grecia.

Mientras Yusra acabó compitiendo en el equipo de natación de refugiados en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro (Brasil) en 2016, y en los de Tokio (Japón) en 2021, Sarah ha estado a la espera de juicio a manos de las autoridades griegas como una de los 24 cooperantes y voluntarios en la isla griega de Lesbos.

Sarah y los otros voluntarios habían sido detenidos inicialmente en 2018 durante varios meses bajo sospecha de tráfico de personas, así como una serie de otros cargos que incluyen espionaje, acceso ilegal a comunicaciones estatales, lavado de dinero y asistencia a actividades delictivas.

LEER: Un refugiado palestino desarrolla una cámara submarina como proyecto de graduación

En 2018, la policía griega había acusado a los voluntarios de recopilar información sobre los flujos de refugiados desde la costa turca hacia las islas griegas de Lesbos y Samos, y de haber prestado ayuda directa a grupos organizados de traficantes.

Todos ellos niegan esas acusaciones e insisten en que solo intentaron ayudar a personas cuyas vidas corrían peligro. Su juicio -cuyo caso fue denunciado en un informe del Parlamento Europeo como el "mayor caso de criminalización de la solidaridad" en Europa- se inició el martes, pero fue aplazado para mañana.

Un voluntario irlandés llamado Sean Binder, que pasó más de tres meses encarcelado en Lesbos tras su detención en 2018, dijo el martes a los periodistas a las puertas del tribunal que "lo que se juzga hoy son los derechos humanos. Ese es el problema fundamental".

Haciendo hincapié en que el grupo estaba "desesperado" por ir a juicio porque lo que hicieron fue "legal", dijo que "Necesitamos que el juez reconozca que necesitamos salir de esto porque hasta entonces, hay una sombra de duda, no solo sobre mí, sino sobre cualquiera que haga búsqueda y rescate."

Categorías
GreciaNoticiasSiria
Show Comments
Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines