Portuguese / Spanish / English

Oriente Medio cerca de usted

¿Qué ocurrirá después de que la CIJ deslegitime la ocupación israelí de Palestina?

Una vista interior de la Corte Internacional de Justicia en La Haya, Países Bajos, el 23 de julio de 2018 [Abdullah Asiran/Anadolu Agency/Getty Images].

Una vez más, la Corte Internacional de Justicia (CIJ) se dispone a emitir un dictamen jurídico sobre las consecuencias de la ocupación israelí de Palestina. El 31 de diciembre, una votación histórica de la ONU pidió a la CIJ que examinara la ocupación desde el punto de vista de las consecuencias jurídicas, los derechos del pueblo palestino a la autodeterminación y la responsabilidad de todos los Estados miembros de la ONU de poner fin a la prolongada ocupación israelí. Se hará especial hincapié en la "composición demográfica, el carácter y el estatus" de la Jerusalén ocupada.

La última vez que se pidió a la CIJ que emitiera un dictamen jurídico sobre este asunto fue en 2004. Sin embargo, entonces el dictamen se centró en gran medida en las "consecuencias jurídicas derivadas de la construcción del muro [del apartheid israelí]".

Si bien es cierto que el TIJ llegó a la conclusión de que la totalidad de las acciones israelíes en los Territorios Palestinos Ocupados son ilegales en virtud del derecho internacional -el Cuarto Convenio de Ginebra, la disposición pertinente del anterior Reglamento de La Haya y, por supuesto, numerosas resoluciones de la Asamblea General y del Consejo de Seguridad de la ONU-, en esta ocasión el tribunal ofrecerá su opinión sobre el intento de Israel de convertir en permanente lo que se supone que es una ocupación militar temporal.

En otras palabras, la CIJ podría deslegitimar -y muy probablemente lo hará- todas y cada una de las acciones israelíes emprendidas en la Palestina ocupada desde 1967. Esta vez, las consecuencias no serán simbólicas, como suele ocurrir en las decisiones sobre Palestina relacionadas con la ONU.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, que ha hecho más que ningún otro dirigente israelí para "normalizar" la ocupación israelí de Palestina, estaba comprensiblemente enfadado tras la votación de la ONU. La calificó de "despreciable".

LEER: ¿Nos está engañando Al Sisi sobre sus vínculos con Israel? 

Sus socios de coalición se mostraron igualmente intransigentes. "La ocupación [israelí] de Cisjordania es permanente e Israel tiene derecho a anexionársela", declaró el 1 de enero Zvika Fogel, miembro de la Knesset, en una entrevista concedida a la radio israelí 103FM. Más que cualquier otra cosa, las palabras de Fogel encapsulan la nueva realidad en Israel y Palestina. Atrás quedaron los días de ambigüedad política respecto a los motivos últimos de Israel en los Territorios Palestinos Ocupados.

De hecho, Israel intenta ahora gestionar una fase completamente nueva de su proyecto colonial en Palestina, un empeño que comenzó en serio en 1947-48 y que, según los propios cálculos de Israel, está a punto de terminar con la colonización total de Palestina. Esta es la versión israelí de la "solución de un solo Estado", basada en el apartheid y la discriminación racial.

El partido de Fogel, Otzma Yehudit, es un miembro importante de la nueva coalición de derechas de Netanyahu. Sus palabras no reflejan únicamente sus opiniones personales o las de su campo ideológico.

El nuevo gobierno está repleto de extremistas -como Bezalel Smotrich, Itamar Ben-Gvir y Yoav Galant, entre otros- y ahora está comprometido con una agenda antipaz como cuestión de política. Nada más jurar su cargo el 28 de diciembre, el nuevo gobierno anunció que "el gobierno avanzará y desarrollará los asentamientos en todas las partes de Israel". No se hizo ninguna distinción entre "Israel", tal como lo reconocen los países de todo el mundo, y los Territorios Palestinos Ocupados. La anexión ya se ha producido en las mentes de la coalición.

Ben-Gvir, cuya incursión en la mezquita de Al-Aqsa, en la Jerusalén Oriental ocupada, suscitó muchas críticas en todo el mundo, está enviando mensajes claros a los palestinos y a la comunidad internacional en general: en lo que respecta a Israel, ninguna ley internacional es relevante, nada es sagrado y ningún centímetro de Palestina está fuera de los límites.

El recién nombrado ministro de Seguridad Nacional de Israel, Itamar Ben-Gvir, irrumpió en los patios de la mezquita de Al-Aqsa - Caricatura [Sabaaneh/Monitor de Oriente].

Esta vez, sin embargo, no se trata de lo de siempre. Sí, la expansión territorial de Israel a expensas de la Palestina ocupada ha sido el denominador común de todos los gobiernos israelíes a lo largo de los últimos 75 años, pero diversos gobiernos, incluidos los primeros gobiernos de Netanyahu, encontraron formas indirectas de justificar la construcción de asentamientos ilegales. La llamada "expansión natural" y las "necesidades de seguridad" fueron sólo dos de los muchos pretextos proporcionados por Israel para justificar su constante impulso de adquisición de tierras por la fuerza.

En la práctica, nada de esto habría sido posible sin el inagotable apoyo financiero, militar y político de Estados Unidos a Israel. Además, los vetos estadounidenses en el Consejo de Seguridad de la ONU y la incesante presión sobre los miembros de la Asamblea General de la ONU han permitido a Israel eludir el derecho internacional sin sufrir daños. Puede actuar con total impunidad. El resultado es la trágica realidad de hoy.

Según el sitio web oficial de noticias de la ONU, en la actualidad hay casi 700.000 colonos judíos ilegales viviendo en territorio palestino ocupado. La ONG israelí Paz Ahora afirma que estos colonos judíos viven en 145 colonias ilegales en Cisjordania ocupada, así como en 140 puestos avanzados de asentamientos, ilegales incluso según la legislación israelí, pero que probablemente serán oficializados por el nuevo gobierno.

La coalición dirigida por Netanyahu se ha formulado en el entendimiento de que los puestos de avanzada serán efectivamente legalizados en el futuro y, por tanto, recibirán financiación oficial del gobierno. Esto no debería suponer un gran problema político para Netanyahu que, en 2020, consiguió vender la idea a la Knesset israelí de anexionarse gran parte de Cisjordania y ahora está decidido a llevar a cabo un proceso de "anexión suave"; una anexión de facto que probablemente se legalice como anexión de iure más adelante.

La colonización total de Palestina tampoco resultaría ser un problema legal. La Ley del Estado-Nación de Israel de 2018 ya ha proporcionado la cobertura legal para que Tel Aviv viole el derecho internacional y haga lo que le plazca en términos de colonizar toda Palestina y marginar los legítimos derechos palestinos. Según la nueva Ley Fundamental de Israel, "El Estado de Israel es el Estado-nación del pueblo judío en el que realiza su derecho natural, cultural, religioso e histórico a la autodeterminación." Fue esta referencia concreta la que se citó en la declaración del nuevo gobierno el 29 de diciembre.

LEER: Un gobierno sionista extremista frente a una Autoridad Palestina débil 

No hay mucha gente en Israel que proteste contra esto. En un reciente artículo publicado en el Palestine Chronicle, el historiador israelí Ilan Pappe explicaba cómo las actuales formaciones sociopolíticas de la sociedad israelí hacen casi imposible que surja una corriente política principal alternativa, aparte de las tres corrientes dominantes de derecha y extremistas que actúan en la coalición de Netanyahu: Los judíos ultraortodoxos, los judíos religiosos nacionalistas y los judíos laicos del Likud.

Esto significa que el cambio en Israel nunca podría venir del interior del propio Israel. Mientras los palestinos siguen resistiendo, los gobiernos árabes y musulmanes, y la comunidad internacional en general, deben enfrentarse al Estado de ocupación, utilizando todos los medios a su alcance para poner fin a esta parodia. El dictamen de la CIJ es muy importante, pero sin una acción significativa, un dictamen jurídico por sí solo no invertirá la siniestra realidad sobre el terreno en Palestina, especialmente cuando esta realidad está financiada, apoyada y sostenida por Washington y otros aliados occidentales de Israel.

Las opiniones expresadas en este artículo pertenecen al autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Monitor de Oriente.

 

Categorías
ArtículosArtículos de OpiniónIsraelOriente MedioSmall Slides
Show Comments
Ramzy Baroud

Ramzy Baroud es periodista, autor y editor de Palestine Chronicle. Es autor de varios libros sobre la lucha palestina, entre ellos "La última tierra": Una historia palestina' (Pluto Press, Londres). Baroud tiene un doctorado en Estudios Palestinos de la Universidad de Exeter y es un académico no residente en el Centro Orfalea de Estudios Globales e Internacionales de la Universidad de California en Santa Bárbara. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Show Comments

Mantente [email protected]

Subscríbete para recibir nuestros boletines